El vínculo entre la depresión posparto y la falta de sueño

Este artículo fue redactado y avalado por la psicopedagoga María José Roldán
· 23 diciembre, 2016
Durante cualquier proceso de recuperación es importante descansar, pero en el caso de la mujer, sobre todo en el posparto. 

Siempre se ha afirmado que un buen descanso es fundamental para gozar de salud y bienestar en cualquier etapa de la vida. Por ello, los investigadores han hecho énfasis en averiguar si podría existir un vínculo entre la falta de sueño y la depresión posparto.

La llegada de un nuevo bebé implica una gran cantidad de cambios de diversa índole. Aunque se trata de un acontecimiento feliz, inevitablemente resulta agotador para la madre. Ella debe pasar por un proceso de recuperación a la vez que aprende a cuidar de su hijo. A la par, vive con intensidad una montaña rusa de emociones que a menudo es difícil de gestionar correctamente.

Debido a todos los cambios que ocurren en su organismo es normal que la mujer se sienta abrumada e incluso triste y desanimada. La depresión posparto acecha.

La depresión posparto

La depresión posparto es un trastorno del ánimo muy común, aunque no todas las pacientes llegan a ser diagnosticadas. De hecho, muchas mujeres no saben que están sufriéndola hasta que tienen que hacer frente a una situación y de pronto sienten que no pueden más y tienen que ir al médico.

Al igual que en otros casos, no tiene una única causa, sino que ocurre como consecuencia de varios factores (físicos y emocionales). Ahora bien, se ha comprobado que uno de los agravantes más destacados es la falta de descanso o, mejor dicho, la falta de sueño.

La falta de sueño genera todo tipo de molestias. Es más, las maximiza. Sobre todo el agotamiento. Con lo cual, no es de extrañar que a la madre le resulta aún más difícil gestionar sus emociones y sentimientos correctamente.

depresion-posparto

Cabe destacar que la depresión posparto es algo normal y que con ayuda profesional puede superarse. Por ello, es importante que la madre procure no reprimirse y, en lugar de ello, se anime a conversar sobre aquello que le causa preocupación, inquietud o desasosiego.

La falta de sueño como factor de riesgo

Es un hecho que después del nacimiento del bebé, la madre debe interrumpir constantemente sus ciclos de sueño para atenderlo. Por ello, la calidad de su descanso se ve perjudicada. Día a día, noche tras noche, semana a semana, mes a mes… el cuerpo comienza a desgastarse y también, la mente. 

Los investigadores han comprobado que la falta de sueño es un factor de riesgo para el desarrollo de trastornos del ánimo, entre los cuales se destaca la depresión posparto.

El vínculo de la falta de sueño y la depresión posparto

Alison Lawson y sus colegas publicaron un estudio en el Journal of Affective Disorders y advierten que la falta de sueño puede estar vinculada con la depresión posparto. Para ello, estudiaron varios casos. Las conclusiones fueron las siguientes:

  • Los resultados de los 15 estudios que examinaron del sueño durante el embarazo y el desarrollo posterior de la depresión posparto, concluyó con que 9 estudios tenían relación.
  • Examinaron otros 31 estudios sobre el sueño después del nacimiento del bebé y 24 de los estudios encontraron una relación.
  • Por lo tanto, parece claro que el descanso de mala calidad durante el embarazo así como en el período posnatal puede llevar a la depresión posparto.

¿Qué hacer al respecto?

poslerodovaya-depressiya-1

Se ha comprobado que existe un vínculo entre la falta de sueño y la depresión posparto. Ahora bien, ¿qué se puede hacer al respecto?

Siempre que sea posible, la madre debe solicitar ayuda a las personas más cercanas a ella para que pueda tener, al menos durante unas cuantas horas al día, la oportunidad de descansar sin interrupciones. Por lo general, la pareja o un familiar son quienes suelen hacerse cargo del bebé mientras ella descansa.

Los expertos recomiendan a las madres que procuren dormir cuando su bebé lo haga. Y en caso de que la madre tenga más hijos, debe intentar descansar mientras estos van al colegio o bien, cuando ellos duerman.

Ante todo, la madre debe tener en cuenta que en la medida que descanse, más fácil se le hará el día a día y criará a sus hijos en un entorno saludable y feliz. 

Te puede interesar: ¿Por qué el ruido blanco nos beneficia a todos?

Conclusión

En conclusión, la presión que genera la maternidad, los cambios en el organismo, los cambios en la rutina, la interrupción continua del periodo de descanso (sobre todo el nocturno) y otros factores, puede llevar a la madre a sufrir depresión posparto. Sin embargo, es posible superarla con ayuda profesional y procurando descansar en la medida de lo posible.

  • Evans, M., Vicuña, M., & Marín, R. (2003). Depresión postparto realidad en el sistema público de atención de salud. Revista chilena de obstetricia y ginecología, 68(6), 491-494.
  • Hasbún Hernández, J., Risco Neira, L., Jadresic Marinovic, E., Galleguillo U, T., González A, M., & Garay S, J. (1999). Depresión postparto: prevalencia y factores de riesgo. In Rev. chil. obstet. ginecol.
  • Instituto Nacional de la Salud Mental. (2014). Información sobre la depresión posparto.
  • Medina, E. (2013). Diferencias entre la depresión postparto, la psicosis postparto y la tristeza postparto. Perinatología y Reproductiva Humana.
  • Mendoza, C., & Saldivia, S. (2015). Actualización en depresión postparto: el desafío permanente de optimizar su detección y abordaje. Revista médica de Chile, 143(7), 887-894. https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?pid=S0034-98872015000700010&script=sci_arttext
  • Miranda Moreno, M. D., Bonilla García, A. M., & Rodríguez Villar, V. (2015). Depresión Postparto. Trances.