¿Por qué el ruido blanco nos beneficia a todos?

Francisco María García · 5 octubre, 2017

Pocas veces se suele asociar un determinado tipo de ruido con un color. Pensar en un ruido blanco puede resultar extraño. Sin embargo, los colores sirven para catalogar a los ruidos o sonidos.

¿Qué es un ruido blanco?

La palabra ruido posee diversas acepciones. Un ruido puede ser una interferencia, también una distorsión o una sensación no articulada a nivel auditivo. Esta palabra tiene su origen en el latín. Rugitus era la manera de referirse a un sonido normalmente desagradable e inarticulado.

El ruido blanco es una señal que no posee un patrón determinado. Es el resultado de la combinación de la totalidad de frecuencias audibles. Estas frecuencias van desde los 20 hasta los 20.000 Hertzios.

Es una característica del ruido blanco que sus frecuencias (bajas, medias y altas) poseen un nivel de amplitud igual al mismo tiempo. Esto mismo ocurre a nivel óptico con la luz blanca. Es por ello que se le bautizó con ese nombre.

El sonido de la lluvia es un ruido blanco.

El ruido blanco y la salud

Existen varias investigaciones sobre los efectos del ruido blanco en la salud, sin embargo, ninguna de ellas es concluyente. Aún hacen falta mayores estudios al respecto, para determinar sus efectos en el cuerpo humano.

Se dice que el ruido blanco contribuye con la salud, porque propicia la meditación y la concentración. Del mismo modo estos ruidos ayudan a combatir el insomnio al fomentar la relajación.

Hay estudios realizados en animales cuyos resultados muestran que los que fueron expuestos otros ruidos, retuvieron menos cosas en la memoria a diferencia que los que fueron expuestos al ruido blanco.

La relación entre diversas clases de ruidos

El ruido blanco integra a los otros ruidos, no los elimina. Dado que el cerebro escucha miles de frecuencias a la vez, no es capaz de distinguir alguno en particular en ese momento.

El uso correcto del ruido blanco puede ayudar a esconder determinados ruidos provenientes de la calle. Entre ellos se destacan los ruidos del tráfico, de vecinos o de trabajos de construcción en la vía pública. De este modo se puede descansar, estudiar o trabajar, ya que se eleva el nivel de concentración.

Los acúfenos son fenómenos auditivos que se caracterizan porque algunas personas escuchan ruidos que no son producidos en el exterior. Y estos sonidos les genera angustia e insomnio. Con la ayuda del ruido blanco esta afección puede ser reducida de manera importante.

El ruido blanco en los bebés

Se habla con frecuencia de los beneficios que el ruido blanco puede tener en los bebés. Algunos expertos afirman que posee una capacidad relajante para los más pequeños de la casa. Se integran o absorben cualquier ruido que pudiese perturbar al niño. Después de unos minutos, los bebés podrán alcanzar la relajación y lograr tener calma.

Al aumentar el grado de relajación, este ruido ayuda a que los niños duerman por más tiempo. Estos factores ayudan a reducir el estrés en los bebés. El cansancio producto de la actividad y movimientos durante el día o una sobre estimulación pueden estresar a un recién nacido.

El ventilador también emite un ruido blanco.

Otra hipótesis sobre los beneficios del ruido blanco en los recién nacidos indica que el ambiente sonoro al interior del útero durante el embarazo asemeja mucho al ruido blanco. Por ello genera en el bebé una sensación de placer, seguridad y calma.

Otro de los beneficios de los ruidos blancos en bebés es calmar el llanto. Como consecuencia, se evita que se alteren por demasiado tiempo.

Los especialistas manifiestan que es importante que no se acostumbre a los niños a dormir con ruidos blancos. Su uso debe ser ocasional y no la regla.

El ruido blanco en adultos

En los adultos, durante la etapa del sueño llamada REM el contacto con el ruido blanco funciona como estimulante del cerebro. Se llega a un estado de relajación que crea un escenario beneficioso para el sueño.

En la actualidad se puede encontrar mucha oferta de dispositivos que emiten este tipo de ruido. Cabe resaltar que ya existen aplicaciones para dispositivos móviles que cuentan con varias opciones de ruido blanco para elegir. Por el momento todas estas innovaciones suelen enfocadas en ofrecer una solución para poder conciliar el sueño.

Los especialistas recomiendan no incluir una frecuencia muy alargada de contacto con este tipo de ruido a alto volumen. En los niños las precauciones deben ser mayores, no debiendo exceder los 50 decibelios.