Vientre de alquiler: ¿en qué consisten?

A continuación te comentamos todo lo que debes saber acerca de este tema. Al final podrás sacar tus propias conclusiones y tener una posición clara. 

Un vientre de alquiler es un tema polémico. No obstante es necesario conocer un poco más acerca de este tema para alejar de nuestra mente los mitos urbanos y los conceptos erróneos.

Hoy en día, diversas causas pueden llevar a una mujer a buscar un vientre en alquiler. No solo por temas de salud, también puede ser por alguna condición psico-emocional, u otra circunstancia extraordinaria. Otros conceptos relaciones son: la gestación por sustitución, madre de alquiler, madre subrogada, entre otros.

Un vientre de alquiler es la expresión que indica que, una mujer acepta llevar en su vientre el producto de una fecundación, para que, pasados nueve meses, nazca un bebé que será el hijo de otras personas.

El procedimiento se lleva a cabo bajo supervisión sanitaria y, en el mejor de los casos, con asistencia médica responsable.

Por otra parte, la pareja que ha ”contratado” a la mujer, se asegura de que esta acuda a control de manera constante para asegurarse de que el feto se desarrolla de manera saludable.

En el caso de los vientres de alquiler, lo más común es que no se continúe el contacto una vez ha ocurrido el alumbramiento del bebé. La mujer recibe un pago por su ”servicio” prestado y los padres del bebé continúan adelante con su vida.

¿Por qué una pareja o persona soltera decide buscar un vientre de alquiler?

Entre los motivos más comunes por los cuáles una persona o pareja decide “contratar” un vientre de alquiler, podemos citar:

Problemas de salud

  • Infertilidad. Parejas en donde uno o ambos miembros se encuentran incapacitados para procrear, o bien, lo han intentado durante varios años sin logro alguno.
  • Fecundación in vitro no exitosa.
    Una mujer pensando en buscar un vientre en alquiler.
  • Otros problemas o padecimientos físicos que impidan que la mujer geste el embarazo y lo lleve a buen término.
    • Anomalías en el aparato reproductor femenino.
    • Riesgo de abortos espontáneos.
    • Embarazos de riesgo.
    • Abortos previos.
    • SIDA.
  • Inestabilidad mental de la madre que puedan poner en riesgo la salud del feto durante el embarazo.
    • Trastorno bipolar.
    • Tendencias suicidas, entre otros.

Parejas o personas con orientación homosexual

Se considera que el contrato de un vientre de alquiler es una realidad más común en parejas homosexuales del sexo masculino. En el caso de las parejas lesbianas, siempre y cuando una de las dos pueda concebir, pueden optar por gestar. O bien inseminándose con el esperma de un banco de semen o mediante otros métodos.

Mujeres que no desean embarazarse

Hay mujeres que, por diversos motivos, no desean concebir un hijo en su vientre y optan por contratar un vientre de alquiler para convertirse en madres sin someterse a los rigores del embarazo y el parto.

¿Cuáles son los motivos que llevan a una mujer a prestar su útero para gestar un hijo de otra?

1. La motivación económica

Mujeres que, por diversas razones, necesitan y desean ser recompensadas económicamente.

2. Motivos sentimentales

Son frecuentes los casos de mujeres que se sacrifican por altruismo o amor a sus seres queridos: hijas, primas, tías, amigas… que por una u otra razón no pueden concebir.

Por otro lado también está la que no conoce verdaderamente a la pareja que desea tener un hijo, pero que por motivos altruistas considera que ella puede darle ese hijo que tanto desea.

¿El bebé que crece en un vientre de alquiler lleva su ADN?

No siempre. Hay quienes deciden contratar una mujer para implantarle un óvulo de otra fémina, fecundado con esperma también elegido por la pareja. En este caso la madre subrogada solo presta su vientre para que el feto crezca dentro de él.

Otro caso es el de buscar un vientre de alquiler para que geste un gameto que lleva la información genética de la pareja. En este caso, se trataría de un hijo biológico de la misma parido por otra persona.

Y una última posibilidad es la de usar un óvulo de la mujer que gestará al feto mediante el uso de los espermatozoides del hombre de la pareja o el de otro elegido por la misma.

¿Sabes lo que implica un vientre de alquiler?

¿Los contratos de madres subrogadas están amparados por la ley?

Sí, aunque cada país tiene sus particularidades al respecto. Pero lo cierto es que toda vez que una pareja o persona soltera desea contratar un vientre de alquiler, todo el acuerdo queda plasmado en un documento legal que ampara tanto a los futuros padres y a la gestante como a la criatura que nacerá.

Este contrato de subrogación obliga a todas las partes a cumplir con lo acordado durante todo el tiempo que esté en vigencia el contrato.

Velando que se cumplan las responsabilidades de cada uno y no se violen sus derechos, recogiendo además soluciones a los posibles contratiempos que “en el camino” puedan existir. Por ejemplo, lo que pasaría si los padres que contratan mueren antes del nacimiento del bebé.

Categorías: Infertilidad Etiquetas:
Te puede gustar