La vida familiar es imprescindible para una buena salud mental infantil

09 Febrero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicopedagoga María José Roldán
La vida familiar es imprescindible para el buen desarrollo de los niños y para una buena salud mental.

Todos los padres del mundo quieren que sus hijos sean felices, que tengan salud y se adapten bien al medio en el que viven. Los niños, cuando llegan al mundo, no lo hacen con manual de instrucciones, y es que nadie te enseña a ser un buen padre o una buena madre, simplemente tienes que ir aprendiendo sobre la marcha, pero siempre desde el corazón. La vida familiar forma parte de todo esto.

Son muchos los padres que buscan información por internet, libros u otros recursos relacionados con el desarrollo infantil, la psicología infantil y la crianza de los hijos para intentar ayudar a tener éxito en el logro de sus objetivos.

Sin embargo, los padres pueden pasar por alto la importancia de la interacción cotidiana con los niños y adolescentes, así como la influencia de la vida familiar cotidiana como un papel esencial en el apoyo a la salud mental y el bienestar de todos los miembros de la familia.

Tener un hogar seguro para una buena vida familiar

Tener un hogar seguro y estable, pasar tiempo en familia jugando, halando, compartiendo experiencias, velando sobre la salud física y emocional de los hijos es lo que los niños necesitan para que su salud mental esté en el camino de un buen desarrollo. La vida familiar es imprescindible para una buena salud mental en los niños.

Padres cocinando con su hija como parte de la vida familiar.

La participación constante y continua en el ocio familiar sigue siendo importante para la cohesión familiar, la adaptabilidad, funcionamiento y satisfacción con la vida familiar. Sin embargo, se debe poner más énfasis en crear experiencias de ocio familiar satisfactorias en lugar de simplemente altos niveles de participación en el ocio familiar.

5 tipos de experiencias en la vida familiar

Existen cinco tipos de experiencias en la vida familiar que no pueden faltar para que haya éxito en el núcleo del hogar:

  1. Fomentar las relaciones entre los miembros de la familia.
  2. Establecer rutinas.
  3. Mantener expectativas realistas.
  4. Adaptarse a los cambios.
  5. Conectarse con la comunidad.

Las cinco experiencias pueden ser fuertes predictores de calidad de vida familiar y resiliencia. Los padres pueden pensar que mantener a sus hijos involucrados en actividades extracurriculares y ayudarlos con sus tareas son las acciones más importantes que pueden tomar para asegurar que sus hijos y adolescentes se conviertan en adultos exitosos.

Unión entre padres e hijos en la vida familiar

Sin embargo, pueden pasar por alto la importancia de pasar tiempo interactuando personalmente con sus hijos. Cuando los padres y los niños pasan tiempo interactuando y divirtiéndose juntos, los resultados son muy valiosos. A partir de esta experiencia a lo largo de los años, los niños se sienten importantes y amados. Tienen la oportunidad de adoptar valores esenciales de sus padres.

Los padres tienen la oportunidad de obtener un conocimiento más profundo sobre las fortalezas y debilidades de sus hijos, lo que les permite proporcionar suficiente apoyo y orientación adecuada.

Durante estos momentos juntos, principalmente cuando es uno a uno, los niños se sienten libres de expresar sus pensamientos y sentimientos. Todas estas experiencias crean un vínculo más fuerte entre padres e hijos, lo que conduce a una mayor autoconfianza, resistencia y autosuficiencia.

Actividades para aumentar la vida familiar

No te pierdas estas actividades que puedes considerar para aumentar el tiempo de diversión y vida familiar y, por supuesto, para mejorar y favorecer el vínculo entre los miembros de una familia.

Comer en familia

La hora de comer en familia, que incluye el aporte de la familia para desarrollar el menú, ayudar a preparar la comida, poner la mesa, servir y limpiar. Es esencial tener un horario regular para las comidas con todos los miembros de la familia que se espera que asistan la mayor parte del tiempo.

Familia comiendo feliz como parte de su vida familiar.

No deben estar presentes dispositivos electrónicos durante las comidas. Aprovechad esta oportunidad para tener conversaciones familiares relacionadas con las cosas cotidianas que los miembros de la familia viven cada día, así como para planificar actividades familiares donde todos participen.

Leer a tus hijos

Acostúmbrate a leer a tus hijos varias veces por semana. Para niños mayores y adolescentes, pregunta qué libro están leyendo y luego léelo tú para poder mantener una conversación sobre la lectura y, de paso, interesarte por sus intereses.

Planificad actividades juntos

Es importante que, como familia, planifiquéis actividades juntos donde todos escojan y todos elijan. Es necesario llegar a un acuerdo para ello. Pueden ser una noche de juegos de mesa en familia, una tarde de cine, un domingo de excursión, un fin de semana de escapada al campo, etc. Programad actividades y comprometeos a cumplirlas todos juntos.

Pasar tiempo en familia fortalece el vínculo familiar, fomenta la comunicación abierta y brinda la oportunidad de conocerse aún mejor. También ofrece oportunidades para hablar y compartir valores y aprender unos de otros. Finalmente, tu familia se volverá más conectada y cohesiva. Tus hijos se sentirán amados y aceptados. Todos llegarán a entenderse, aceptarse y apreciarse mutuamente.