Juegos de mesa educativos

17 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la documentalista Arantza Martín Becerro
Los juegos de mesa siempre hacen disfrutar de fantásticos ratos en familia. Si, además, se trata de juegos educativos, la experiencia será mucho más enriquecedora.

Los juegos de mesa amplían su oferta cada año. Son ese regalo seguro que a todos los niños les gusta, entretiene y divierte. Ante tanta variedad, los juegos de mesa educativos también se han hecho muy usuales en las casas, ya que los niños se divierten y aprenden de una manera muy sencilla y lúdica. Por eso, hoy te traemos una selección de estos juegos de mesa educativos para utilizar tanto en las aulas como en el hogar.

Juegos de mesa educativos

Uno

Uno de los juegos de mesa más clásicos es este formado por un grupo de cartas de diferentes colores y números. Además de la diversión de este juego, principal característica que lo ha hecho convertirse en uno de los más elegidos año tras año, también la memoria y la estrategia entran en juego.

Recomendado para niños a partir de siete años, con este fantástico juego de cartas grupal haréis que la mente de los niños también trabaje sin ellos darse apenas cuenta.Familia jugando a juegos de mesa educativos.

Jenga

De madera o de plástico, de colores o uniforme, más grande o más pequeño. El clásico juego del Jenga, el cual consiste en mantener una torre sin que se derrumbe quitando y poniendo piezas, está recomendado principalmente para niños a partir de siete años.

Será uno de los juegos de mesa educativos ideales para fomentar la concentración y la agilidad de los más pequeños, pero también de los adultos, pues se trata de un juego apto para todas las edades la mar de divertido por la tensión que crea el derrumbe de la torre en cualquier momento de la partida.

Monster Kit

Monster Kit es un juego recomendado para los más pequeños de la casa y se convertirá en uno de sus favoritos. Uno de los motivos es que el juego tiene como protagonistas a una serie de monstruos, seres que encantan a los niños.

Otra de las razones es que serán ellos mismos los responsables de crear al monstruo como ellos quieran a través de la combinación de diferentes cartas para ir creando el cuerpo entero del monstruo. De esta manera, aprenderán números, formas y colores apenas sin darse cuenta, de una forma totalmente lúdica.

Más juegos de mesa educativos

Lince

Como bien indica el nombre de este juego, el objetivo de él es fomentar en los niños la agudeza visual y la rapidez. En el tablero que se incluye en el juego, cada jugador tendrá que escoger tres fichas, que se corresponden con tres objetos que se encuentran repartidos por el tablero.

Ganará el jugador que más rápidamente sea capaz de encontrar los objetos que le hayan tocado. Desarrollar la capacidad de reacción en los niños es esencial para actuar en determinados momentos de su vida.

Time’s up! Kids

Un juego sumamente divertido recomendado para niños a partir de cuatro años con el que disfrutar de una estupenda tarde en familia.Niños jugando a juegos de mesa educativos.

El juego está compuesto por una serie de cartas que se colocarán boca abajo, de las cuales habrá que escoger 20. El juego está formado por dos fases: en la primera, se deberá describir a la otra persona la tarjeta para que descubra lo que hay debajo, y en la segunda, se representará la tarjeta a través de la mímica.

Si jugáis con niños pequeños de entre cuatro y seis años, es conveniente que sean los adultos los que describan la tarjeta para que los pequeños las adivinen.Si los niños tienen más de siete años, es recomendable que sean ellos los que expliquen lo que hay debajo de la tarjeta, fomentando, así, su exposición oral y fluidez.

La isla prohibida, uno de los mejores juegos de mesa educativos

La obtención de varios premios ha hecho que este juego se convierta en uno de los mejores juegos de mesa educativos de la historia, recomendado para niños a partir de diez años.

Lo más destacable de él es que se trata de un juego totalmente colaborativo en el que es esencial dialogar y razonar junto con el resto de participantes, lo que lo hace idóneo para trabajar en las aulas. El juego consiste en capturar una serie de tesoros en una isla misteriosa antes de que las aguas los cubran por completo y desaparezcan sin dejar rastro.