Tratamiento de caries en niños bajo sedación profunda: lo que debes saber

La sedación profunda puede ser una alternativa para el tratamiento de las caries en algunos niños. Entérate aquí en qué consiste y cuándo se utiliza.
Tratamiento de caries en niños bajo sedación profunda: lo que debes saber
Vanesa Evangelina Buffa

Escrito y verificado por la odontóloga Vanesa Evangelina Buffa.

Última actualización: 11 septiembre, 2022

El cuidado de la salud bucodental de nuestros hijos no solo es fundamental para el correcto desarrollo de las funciones de la boca, sino que también evita los tratamientos odontológicos incómodos o dificultosos. De todos modos, a pesar del esfuerzo de muchos padres, las caries en los niños se presentan con mucha frecuencia y a veces es necesario tratarlas bajo sedación profunda.

La caries es la patología oral con mayor prevalencia en la infancia. Se trata de la destrucción progresiva de los tejidos duros de las piezas dentarias. Esta pérdida mineral sucede por la acción de los ácidos que producen las bacterias de la boca al metabolizar los hidratos de carbono de la dieta. La enfermedad puede afectar tanto a los dientes de leche como a los permanentes.

El tratamiento de las caries es fundamental para evitar que la enfermedad avance y ocasione complicaciones en la salud del niño. En general, se suele resolver con procedimientos sencillos en las consultas odontológicas de rutina. Sin embargo, existen situaciones especiales que pueden llevar a que las caries necesiten ser tratadas bajo sedación profunda. Sigue leyendo y entérate más sobre esta manera de recuperar la salud bucodental.

¿Qué es la sedación profunda para tratar las caries en los niños?

La sedación profunda para tratar las caries en los niños consiste en la administración de un fármaco sedante para tranquilizar e inducir el sueño del pequeño. De esta manera, se deprime el sistema nervioso central del infante, que permanecerá inmóvil mientras el odontólogo realiza todos los procedimientos necesarios para devolver la salud bucodental.

Los fármacos que se utilizan tienen un inicio de acción muy rápido y logran efectos de somnolencia y amnésicos. El midazolam por vía endovenosa suele ser la opción más utilizada en niños. De este modo, el pequeño permanece como dormido por un lapso de 2 o 3 horas que son aprovechadas para realizar todas las intervenciones necesarias en una sola sesión.

Para llevar a cabo este tipo de sedación, el menor debe estar monitoreado por un médico anestesista, una enfermera o un dentista anestesiólogo. Este profesional controla la saturación de oxígeno, la frecuencia y el ritmo cardíaco, y la presión arterial durante todo el procedimiento.

En el año 2019, la American Academy of Pediatrics (AAP) y la American Academy of Pediatric Dentistry (AAPD) publicaron las nuevas pautas para proporcionar la sedación o anestesia a los niños de manera segura. Los dentistas y los cirujanos orales que realicen tratamientos de caries en chicos bajo sedación profunda deben considerar estas directrices para garantizar la seguridad de sus pacientes.

La sedación profunda es ideal para llevar a cabo cuando el menor es muy inquieto, temeroso o tiene necesidades especiales.

Cuándo es necesaria la sedación profunda para tratar las caries en los niños

La sedación profunda para el tratamiento de las caries en los niños nunca es el primer recurso. Este tipo de procedimiento se elige cuando las técnicas convencionales, con anestesia local o sedaciones más leves, no son posibles. Existen diferentes situaciones que pueden llevar al odontólogo a sugerir a los padres usar este tipo de sedación en los menores:

Cuando es imposible que el niño permanezca quieto

Los tratamientos odontológicos necesitan de la colaboración del menor para efectuar los procedimientos de alta precisión de manera segura. El pequeño debe permanecer quieto y con la boca abierta por un largo período de tiempo.

Si el menor es muy ansioso o temeroso

La consulta odontológica genera estrés y miedo en los pequeños, quienes pueden negarse a ser atendidos o sufren mucho durante el tratamiento. En casos como estos, lo mejor es apelar a la sedación profunda.

Cuando el menor tiene discapacidad o necesidades especiales

Cuando se realiza el tratamiento, es ideal evitar los movimientos espontáneos o involuntarios propios de algunos trastornos. Por eso, si el menor tiene alguna discapacidad o necesidades especiales, es mejor acudir a la sedación profunda. También se usa en aquellos casos en los que el pequeño no logre comprender ni obedecer las órdenes del dentista.

Si hay necesidad de realizar múltiples tratamientos odontológicos

Cuando se deben realizar varios tratamientos consecutivos, la sedación profunda puede ser la opción indicada para resolver todas las problemáticas dentales en una sola sesión y no someter al niño a sobrellevar un tratamiento extenso y agotador.

Otros tipos de sedación en odontología

Existen otras alternativas de sedación en los niños que también pueden resultar útiles según las particularidades de cada caso clínico. El historial médico del pequeño, su comportamiento y la duración del procedimiento a realizar son aspectos que el dentista tendrá en cuenta para elegir el tipo de sedación. A continuación, mencionamos estas opciones que ayudan a los pequeños durante los tratamientos odontológicos.

  • Sedación consciente por vía inhalatoria: consiste en usar óxido nitroso, también conocido como gas de la risa. Se administra con oxígeno a través de una mascarilla que se coloca en la nariz del paciente.
  • Sedación consciente leve o moderada: consiste en la administración de uno o varios medicamentos que permiten que el niño esté más relajado, pero despierto. Incluso podrá colaborar o hacer lo que el odontólogo le indique.
  • Anestesia general: este es el último recurso al que se llega para el tratamiento bucal en los niños. Su elección será para aquellos casos en los que las demás alternativas no son posibles.
Una vez realizada la sedación profunda, el odontólogo determinará cuál es la terapéutica ideal a aplicar para tratar las caries.

Tratamiento de las caries

Una vez que el niño esté sedado será el momento en que el odontólogo trate las caries en la boca. Para esto, el profesional podrá optar entre distintas terapéuticas según el tipo, la profundidad y la gravedad de la lesión y si la pieza afectada es temporaria o permanente:

  • Empastes: se elimina el tejido cariado y se rellena con materiales biocompatibles, tanto en dientes temporarios como permanentes.
  • Pulpotomía: se realiza cuando la caries llega a la pulpa de las piezas dentarias temporarias.
  • Coronas metálicas: si al eliminar el tejido cariado de dientes temporarios queda poco remanente dentario, se colocan coronas metálicas que devuelvan la forma, permitan la correcta masticación y conserven el espacio.
  • Endodoncia: si el daño llega a la pulpa de un diente definitivo, es necesario realizar una endodoncia. La técnica variará si la raíz terminó de formarse o aún no culminó su desarrollo.
  • Extracción dentaria: cuando hay mucha destrucción o una infección asociada se indica la extracción del elemento dentario. Si se saca una pieza de leche se debe colocar un mantenedor de espacio para conservar el lugar para la erupción del diente definitivo.

La mejor opción es la prevención

La sedación profunda es una alternativa de utilidad para tratar las caries en algunos niños. Aprovechar sus beneficios ayudará a que los pequeños más temerosos, inquietos o con otras dificultades específicas logren una adecuada salud bucodental.

Por último, recuerda que aunque existen muchas opciones de tratamiento para responder de la mejor manera a las distintas problemáticas bucales, la mejor opción siempre es prevenir. Asegurar al niño una adecuada higiene bucodental, una correcta alimentación y llevarlo con frecuencia al odontólogo es la forma ideal de cuidar su pequeña sonrisa.

Te podría interesar...
7 mitos sobre las caries infantiles
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
7 mitos sobre las caries infantiles

Existen varios mitos sobre las caries infantiles, pero algunos son perjudiciales para los pequeños. Los detallamos a continuación.



  • Coté, C. J., & Wilson, S. (2019). Guidelines for monitoring and management of pediatric patients before, during, and after sedation for diagnostic and therapeutic procedures. Pediatric dentistry41(4), 26E-52E.
  • Muñoz Villanueva de Evans II, M. N. (2021). Nivel de sedación consciente en relación a la administración oral de midazolam con tres vehículos diferentes en pacientes del programa de Odontopediatría de la Universidad Científica del Sur.
  • de Jesús Guerrero-Cordero, J., Villalobos-Domínguez, E. I., Villafuerte-García, A., & Andrade-Flores, F. (2018). Seguridad del manejo estomatológico de pacientes pediátricos bajo sedación consciente en la clínica de odontopediatría. Revista de Sanidad Militar54(2), 79-82.
  • González Estévez, G. E., & Villaman Piña, Y. (2021). Efectividad y seguridad del uso del óxido nitroso para sedoanalgesia en odontopediatría: revisión bibliográfica (Doctoral dissertation, Santo Domingo: Universidad Iberoamericana (UNIBE)).
  • Cusme Baltán, E. R. (2020). Efectividad del óxido nitroso en odontopediatría (Bachelor's thesis, Universidad de Guayaquil. Facultad Piloto de Odontología).
  • Velasquez Vasquez, F. R. (2018). Sedación consciente en odontología pediátrica.
  • Vivanco Morales, M. G. (2019). Técnica de sedación consciente para disminuir el temor y la ansiedad en pacientes odontopediátricos (Bachelor's thesis, Universidad Nacional de Chimborazo, 2019).
  • Proaño, M. I. N. (2021). “Efectividad de la sedación prequirúrgica y su nivel de recuperación postoperatoria en pacientes pediátricos entre 2 y 8 años en el Hospital Vicente Corral Moscoso y Hospital José Carrasco Arteaga. Universidad de Cuenca 2019”.
  • Fernández-Cantalejo Padial, J. (2021). Evaluación de la sedoanalgesia en los procedimientos diagnósticos-terapéuticos en niños.