Tranquilos y atentos como una rana: meditación con los niños

16 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Ana Couñago
Es importante enseñar a los niños a respirar y tranquilizarse. A continuación, te recomendamos un libro ideal para practicar la meditación con los más pequeños.

Actualmente, tenemos una vida muy ajetreada en la que no paramos ni un segundo. Esto es muy perjudicial para nuestra salud mental y física, por lo que es conveniente enseñar a los niños, desde pequeños, a detenerse y a tranquilizarse, practicando la meditación y la relajación. Para ello, se pueden utilizar diversos métodos, como el que se describe en el libro Tranquilos y atentos como una rana.

La autora de este libro es Eline Snel, una psicóloga holandesa, creadora de una técnica de meditación para niños, con ejercicios sencillos y eficaces, basados en la práctica del mindfulness desarrollada por Jon Kabat-Zin.

«Si le enseñamos meditación a cada niño de ocho años, eliminaríamos la violencia en tan solo una generación».

-Dalai Lama-

¿Qué es el mindfulness?

El mindfulness hace referencia a la atención o conciencia plena. Es decir, consiste en estar presente de una forma activa e intencionada, percibiendo todo lo que ocurre en el entorno y en el interior del propio ser, ignorando todo aquello irrelevante en ese momento. Se trata de vivir el aquí y el ahora.Niña practicando el mindfulness y la meditación gracias al libro Tranquilos y atentos como una rana.

De este modo, a través de esta técnica de relajación y meditación, se logran múltiples beneficios fisiológicos y psicológicos, como:

  • Calmar la mente. 
  • Aprender a sentir y comprender las emociones. 
  • Aumentar la capacidad de concentración
  • Potenciar el bienestar subjetivo.
  • Tener confianza en uno mismo.
  • Controlar la impulsividad. 
  • Disminuir el estrés y la ansiedad.
  • Controlar la agresividad.
  • Disminuir los problemas de sueño. 
  • Evitar los prejuicios.
  • Promover la amabilidad.
  • Mantener la paciencia. 

Por todo ello, se puede decir que el mindfulness es recomendable para todas las personas, pero especialmente para los niños, pues puede resultar muy favorecedor en su crecimiento y desarrollo integral.

«Ser consciente significa abandonar los juicios durante un tiempo, dejar de lado nuestros objetivos inmediatos para el futuro y tomar el momento presente como es y no como nos gustaría que fuera».

-Mark Williams-

Tranquilos y atentos como una rana: meditación con los niños

Tranquilos y atentos como una rana, es un recurso didáctico perfecto para aprender a meditar en familiaEs un libro dirigido a niños de 5 a 12 años para que practiquen la meditación y la relajación junto a sus madres y padres.

En él se describen detalladamente una serie de historias y ejercicios simples, breves y fáciles de llevar a cabo, que se pueden poner en práctica durante unos minutos a diario, de forma regular. Además, está acompañado de un CD, que sirve para guiar y orientar la meditación.Madre e hija practicando la meditación con los consejos del libro Tranquilos y atentos como una rana.

El libro está dividido en diferentes secciones, incluyendo una destinada exclusivamente a los progenitores. Así, algunos de los bloques de actividades que se pueden encontrar son:

  • La atención comienza con la respiración.
  • El entrenamiento del músculo de la atención.
  • De tu cabeza a tu cuerpo.
  • Se avecina tormenta.
  • Manejar los sentimientos difíciles.
  • La fábrica de las preocupaciones.
  • Ser amable es divertido.
  • Paciencia, confianza y soltar.

¿Por qué hay que estar tranquilos y atentos como una rana?

Dentro de los bloques anteriores, uno de los ejercicios descritos es el que le pone el título a este maravilloso libro, pues consiste en enseñar a los pequeños a estar atentos como una rana. Pero ¿por qué una rana? Según la autora, Eline Snel, la razón de utilizar este animal como referencia, es porque:

«Puede dar saltos enormes, pero también puede estar sentada muy quieta. Se da cuenta de todo lo que pasa a su alrededor, pero no reacciona de inmediato y respira con mucha calma […]. Nosotros también podemos hacer lo que hace la rana. Lo único que necesitas es atención. Estar atento a tu respiración. Atención y tranquilidad.»

-Eline Snel-

  • Snel, E. (2013). Tranquilos y atentos como una rana. Barcelona: Editorial Kairós.