Todo acerca de las fábulas infantiles

Francisco María García · 16 diciembre, 2017
Desde el principio de los tiempos, el ser humano ha buscado manifestar su creatividad y dejar una huella en el mundo.

Las fábulas infantiles han existido hace cientos de años. A simple vista, parecen que solamente introducen al niño en la magia y el misterio del  “Había una vez…” entre otras fórmulas.  No obstante, se trata de un género literario que también puede cautivar a los adultos.

Las fábulas trasladan a quienes las leen o escuchan a un mundo mágico en el que los animales, las plantas y los objetos se humanizan y dejan lecciones de vida de gran importancia. 

Origen de las fábulas infantiles

La historia explica que las fábulas infantiles tienen su origen en la India. Los educadores de los hijos de los nobles, futuros gobernantes, creaban estas narraciones para que los niños aprendieran valores importantes tanto para la vida como para el rol que tendrían que desempeñar.

Por sus características, las fábulas infantiles se extendieron por todo Oriente y se introdujeron en Europa. Y así llegan a nuestros días. Si bien han sido enriquecidas y actualizadas aún conservan los fines para los que fueron creadas: educar.

Para muchas personas, las fábulas y los cuentos tradicionales son auténticas obras de arte.

Características de las fábulas infantiles

  • Son narraciones, cuentos con rasgos especiales. En ellas se relatan historias breves y sencillas, muy fáciles de comprender.
  • Los protagonistas son animales, plantas u objetos. Ellos hablan y se comportan como las personas.
  • Generalmente, algunos de estos personajes encarnan virtudes y otros defectos. En la historia unos se contraponen a otros.
  • Tienen un contenido didáctico. Encierran una enseñanza generalmente vinculada con los valores sociales.
  • La mayoría de las fábulas se destacan por su contenido imaginativo y por los detalles en la narración. Esto capta la atención del niño, que atiende con total concentración. Es frecuente que el niño memorice el contenido de una fábula luego de dos o tres lecturas.
  • Comienzan con la presentación de una situación inicial en la que hay un problema entre algunos personajes. Luego se desarrollan acciones que a veces resuelven el conflicto y a veces no. En el final aparece una moraleja. La moraleja es la enseñanza que sintetiza el contenido de la fábula.
  • Puede estar escrita en prosa o en verso.
Todo acerca de las fábulas infantiles.

Atractivos de las fábulas para los niños

A los niños les gustan todos los cuentos y los relatos. Disfrutan de los momentos en que sus padres o maestros les cuentan  historias mágicas. A veces estas historias son las de los libros de cuentos, otras surgen por improvisación. Lo que sí resulta indiscutible es que estas narraciones resultan memorables.

Las fábulas infantiles tienen un atractivo especial. El conocer a animales que sienten, hablan, hacen trampas, trabajan, lo mismo que hacen los humanos, les resulta extraordinariamente interesante a los niños.

Beneficios de las fábulas infantiles

  • Promueven la reflexión. La fábula transmite una historia entretenida, pero también una enseñanza, una moraleja. Esta conjunción estimula el pensamiento crítico. Ayuda a entender qué es bueno y qué es malo, qué es correcto y qué no.
  • Desarrollan la sensibilidad y la educación emocional. El niño se pondrá en el lugar de los protagonistas, por lo que irá adquiriendo empatía. Valorará las emociones y los puntos de vista de cada uno de los personajes.
  • Estimulan la creatividad, pues las historias encerradas en las fábulas son mundos donde todo es posible.
  • Enriquecen su vocabulario. Conocerá nuevas palabras que no se usan en su entorno natural y las integrará a su léxico.
  • Incentivan la lectura. El niño disfrutará del momento de lectura de fábulas, y se fortalecerá el hábito de leer.
Los cuentos infantiles son herramientas empedradoras

Algunas fábulas infantiles interesantes

Los escritores de fábulas infantiles más conocidos son Esopo, Jean de la Fontaine y Samaniego. Pero no son los únicos. A través de los años han surgido numerosas fábulas de otros autores que son también muy leídas y apreciadas.

Las más populares son:

  • La cigarra y la hormiga. Trata del esfuerzo y el trabajo.
  • Los dos amigos. Enseña el valor de la amistad.
  • La liebre y la tortuga. Destaca el valor del esfuerzo contrapuesto a la pereza.
  • La tortuga desobediente. Muestra la importancia de escuchar y respetar a los padres.
  • El padre y las dos hijas. Enseña a los niños que no es posible agradar a todos. Este aprendizaje es especialmente útil para evitar frustraciones.
  • El águila y la zorra. Realza la importancia de la amistad.
  • El águila y el escarabajo. Enseña a no menospreciar lo que parece sin importancia.

Es importante que la familia destine un tiempo para conversar acerca de la fábula. De esta manera, se promueve el intercambio de ideas, se evalúa mejor el contenido de la moraleja y se ayuda a los niños a aplicar lo que han aprendido.