Te ayudaré en todo lo que necesites

Macarena · 19 enero, 2017

Como madre, te ayudaré en todo lo que necesites, y siempre será así. Por supuesto que, lamentablemente, no podré modificar situaciones de tu vida. Aun así, estaré allí presente para alentarte y apoyarte a enfrentarlas y resolverlas.

Es que por ti, hijo, soy capaz de hacer todo lo posible. Y cuando ello se agote, incluso llegaré a luchar por lo imposible. Incondicionalmente contarás con mi ayuda y, especialmente, todas las herramientas necesarias para salir adelante. Juntos sortearemos cada uno de los obstáculos que se interpongan en nuestro camino.

Te ayudaré dentro de mis posibilidades

Es claro que me resulta imposible ofrecerte una solución a cada problema de la vida cotidiana. La realidad es que tampoco tengo la calma a tus temores ni respuestas a todas tus dudas. Nada me aflige más que esta verdad que rompe mi corazón en mil pedazos cada día.

Sin embargo, prometo ofrecer cada amanecer un oído para escucharte, un hombro para llorar y mi experiencia para buscar la salida. Dicen que dos cabezas piensan más que una y que el amor es la más potente magia y fuerza motriz. Como madre, te aseguro que a cada momento velaré por tu bienestar.

No podré borrar ese pasado doloroso ni construir tu mejor futuro. Ni cambiarlos. Mas prometo con la fuerza de mi corazón que te ayudará a reescribir tu mejor historia. Estaré siempre junto a ti para ayudarte a dar vuelta la página y a hacer borrón y cuenta nueva cuando así lo necesites.

Carezco de dones para evitar tus tropiezos y caídas. Pero ten por seguro que mis manos estarán a tu alcance. Pues pondré a tu disposición cuerpo y alma para que te sujetes. A levantarse y dar batalla a lo que se nos oponga. Usaremos cada caída como propulsión, para proyectarnos hacia nuestros sueños.

b46c64c4510162bac27cdd54b3e8e2c1

Te ayudaré estableciendo límites

Te ayudaré en todo lo que necesites, pero siempre demarcando límites. Entiendo a la perfección que tus alegrías, triunfos y logros no son míos. Ciertamente son el resultado de tu esfuerzo, dedicación y tenacidad. No obstante, disfrutaré cada escalón subido intensamente. Me alegraré y seré feliz por tu crecimiento.

Aunque no comparta las decisiones que tomes en tu vida y en ocasiones puedan llegar a herirme, las aceptaré. Pues evitaré por todos los medios juzgarte o criticarlas. Simplemente me limitaré a apoyarte y estimularte cuando me des lugar para ello. Al fin de cuentas, lo único que importa aquí es tu felicidad.

Es absurdo trazarte límites de acción o inacción o cortarte las alas. Por eso, simplemente te brindo el espacio necesario para que las despliegues y te eches a volar. Mi misión es justamente permitirte crecer plenamente, con entera libertad.

Lo más doloroso de ser tu madre es no poder evitar tu sufrimiento y tu dolor. Mas cuando alguna pena parta tu corazón, lloraré contigo para desahogarnos. Inmediatamente, te ayudaré a juntar cada una de sus partes para poder pegarlo en base al más profundo amor.

Tampoco tendré la potestad de decirte quién eres, ni lo que deberías ser. Solamente podré quererte tal y como eres, valorándote, respetándote y aceptándote. Puedo incluso, quizás, marcar un camino que podrás escoger transitarlo o delinear una ruta nueva a tu antojo.

mamá besando a su hijo repetado

Te ayudaré por este amor maternal que logra imposibles

Te ayudaré por este amor maternal que logra imposibles. Por un cariño que no conoce de límites ni fronteras. Sin condiciones, puro, profundo, real, sincero e infinito. Esta fuerza motriz es la que te trajo al mundo y la que te ha constituido como ser humano.

Es precisamente ese amor el que me dio fuerzas para conseguir que seas quien eres hoy. Moldeó tu personalidad, nutrió tu seguridad y autoestima. Te empujó a vivir intensamente cada día de tu vida como si fuera el último. Te llenó el alma y el corazón.

Hijo mío, te ayudaré porque soy tu madre y te amo más que a nada en la vida. Te ayudaré tanto como me lo permita la vida. Lo haré de la manera más sabia, natural y saludable posible. Siempre respetando mi lugar y el tuyo. Pero con la certeza inmensa de que eres la razón de mi vida y la alegría por la que mi mundo gira.