¿Son buenas las siestas a media mañana?

Corina González · 12 junio, 2018
Un buen descanso contribuye a la recuperación del cuerpo y mente. En el caso de los bebés y niños, además, es un factor fundamental para su crecimiento.

Muchas madres no tienen idea acerca de si las siestas a media mañana son buenas o no. Las dudas respecto a si han acertado en los horarios a los que han habituado a su pequeño a reposar son recurrentes. Brindaremos, a continuación, algunas precisiones sobre el tema.

Se puede decir que la siesta es el momento que necesita el niño para relajarse y recobrar energías. Es un período de tiempo en el que se le da al cuerpo el descanso que necesita.

La digestión aumenta las ganas de dormir. Por esta razón, cada vez que el niño se alimenta, siente la necesidad de tomar un merecido descanso.

¿Cómo saber cuándo el niño debe dormir?

Es extraño encontrar un niño al que no le agrade tomar siestas a media mañana, después de las comidas o luego de su jornada escolar. Cuando los chiquillos duermen, reponen energías y relajan todo su cuerpo para continuar luego con sus actividades cotidianas.

Por lo tanto, tomar una siesta a media mañana les reconfortará y les ayudará a continuar el día con mucha más energía. Pero, ¿cómo saber cuándo el niño necesita dormir?

Si se observa que el pequeño está muy quieto, irritable o bosteza mucho, son señales de que es hora de una siesta. Para las siestas de media mañana, es bueno crear un ambiente adecuado; la habitación debe cumplir con algunos requerimientos, por ejemplo:

  • Debe ser silenciosa: si hay mucho ruido en las cercanías, es posible que el niño se distraiga y no concilie el sueño.
  • Acondicionar la cama para que sea mucho más confortable: al estar acostado con unas almohadas o cojines esponjados, el cuerpo se relajará y entrará rápido en la fase de sueño.
  • La temperatura de la habitación debe ser agradable: no debe estar ni muy fría ni muy caliente, para que el niño se sienta a gusto.
¿Qué tan positivas son las siestas a media mañana para los niños?

La música también se usa como canal para conducir a los niños a una merecida siesta. Obviamente, debe ser una melodía suave.

La siesta es un hábito; por eso, debe ser vigilada y orientada. Para que tenga éxito y mejore el sueño nocturno, es necesario volverla una rutina. Las siestas a media mañana son ideales para los pequeños de con menos de 3 años de edad. Con ellas, estarán mucho más atentos y prestos al aprendizaje que les trae cada día.

Las siestas a media mañana según la edad del niño

Las siestas a media mañana no se pueden prolongar por más de 30 minutos. Claro que hay excepciones; estas dependerán de las necesidades del pequeño, de su jornada diaria y de sus hábitos para dormir.

Hay niños que toman su siesta corta a media mañana y duermen 12 horas en la noche; se sienten a gusto con esta rutina del sueño.

Por otro lado, los niños muy activos logran dormir muy poco por la noche si tienen una siesta de descanso en el día. El motivo es que esta, por lo general, dura 1 o 2 horas.

¿Cuánto tiempo deben dormir los niños al día?

Para cada pequeño, existe una referencia del tiempo requerido de siesta diaria según su edad.

  • Recién nacido hasta los 6 meses

Los bebés en este rango de edad necesitan dormir entre 15 y 19 horas por día. Además, se despiertan cada 2 horas para comer.

Cuando se acercan a los 6 meses de edad, duermen entre 9 a 12 horas por la noche. Es necesario que, en este período, hagan 2 o 3 siestas que duren 2 horas cada una.

  • De 6 a 12 meses

A esta edad, los bebés duermen 14 horas en todo el día. La mayoría de las veces tienen dos siestas diarias que no duran más de 1 hora. Generalmente, no se levantan de noche para comer; de hacerlo, puede alterar los horarios establecidos de su sueño.

“Las siestas a media mañana serán regeneradoras y de provecho siempre y cuando el pequeño tenga establecido un horario de sueño que se respete”

  • De 1 a 3 años

Estos pequeños duermen cerca de 13 horas diarias, incluida la siesta que dura 2 horas después de comer. Si lo desean, pueden tomar dos siestas en el día, siempre y cuando no estén cerca de la hora de irse a la cama por la noche.

  • De 3 a 5 años

Estos infantes, al estar en una edad de preescolar, logran dormir en las noches 12 horas. Es recomendable que tomen una siesta en el horario contrario a su escuela; esta puede ser de 20 minutos.

Las siestas a media mañana serán regeneradoras y de provecho siempre y cuando el pequeño tenga establecido un horario de sueño que se respete.

  • De 5 a 12 años

Los niños que están en edad escolar necesitan 11 horas de sueño nocturno. Se puede dar el caso de niños que aún necesiten una siesta en el día.

Esta debe ser bien corta, de 15 a 20 minutos. De esta manera, no interrumpirá en ciclo de sueño habitual del niño.

Las siestas a media mañana serán regeneradoras y de provecho siempre y cuando el pequeño tenga establecido un horario de sueño que se respete. Los niños siempre necesitan reponer energías; cuando aún son bebés, una buena siesta contribuye a su crecimiento.

En definitiva, debemos promover los buenos hábitos, incluyendo los de la siesta. Así, nuestros hijos crecerán sanos, fuertes y con rutinas establecidas que le ayudarán a ser ordenados y consecuentes.