Si le das amor a tus hijos, crecerán emocionalmente sanos

Amanda · 23 marzo, 2016

Ser sanos emocionalmente en la edad adulta no es algo que se aprende en un instituto o que se adquiere de un momento a otro a través de una experiencia particular; por el contrario, se trata de un proceso que se inicia desde el nacimiento. Todas aquellas carencias de afecto que podamos haber sufrido, de alguna manera se reflejarán cuando seamos adultos.

Por eso, si les das amor a tus hijos desde el primer momento, pueden evitarse muchos desequilibrios a nivel emocional durante su crecimiento. En cada etapa varían las maneras de actuar en la crianza, pero el amor no ve edad o momento; es un sentimiento que aflora por sí mismo e incluso a veces llega a causar incomodidad, por ejemplo a los adolescente.

Sin embargo, aunque los niños cambian a medida que estos crecen y en ocasiones su personalidad es difícil, una madre no puede excusarse en un carácter difícil o en la edad de su hijo para dejar de mimarlo. De hecho, el carácter del niño se modela por medio del trato que ha recibido; por lo tanto, si nuestro hijo fuera difícil de mimar, quizá sea por nuestra propia causa.

678ae6d1325a468fc432f58c5f5a2dd5

Criando seres emocionalmente sanos

Así como nos preocupa que nuestros hijos tengan cubiertas todas sus necesidades, que además puedan estudiar y prepararse profesionalmente para el futuro. De la misma manera como compramos una casa para ellos y contratamos un seguro de vida, garantizar la estabilidad de los hijos implica también que crezcan sanos física y emocionalmente.

De acuerdo a las respuestas que el niño dé a ciertos estímulos, sus emociones podrían alterar su conducta; es decir, una emoción es capaz de crear un patrón en la memoria, lo cual genera un sentimiento concreto. Del mismo modo, cuando estas respuestas no son expresadas de manera verbal, pueden causar un cambio psicológico que a largo plazo resultará en el comportamiento afectivo.

En tal sentido, si aún no lo sabíamos, es posible que por cierta carencia afectiva, el comportamiento de los niños y los adultos se modifique permanentemente. Por lo tanto, es importante que sepamos exteriorizar nuestras emociones y asegurarnos de que los pequeños también aprendan a hacerlo.

47dbfefaeb14ad8a9f65bd0cef4a7f7c

Recordemos en todo momento que los pequeños detalles afectivos son a veces los más valiosos. No es recomendable que nos quedemos a esperar que los hijos valoren o no lo que hemos hecho por ellos, es preferible demostrarles amor de todas las maneras posibles, decirles que los queremos y brindarles nuestro apoyo con dulzura.

Preocuparnos por sus emociones cuando son niños es garantizar adultos emocionalmente sanos. Cuando damos amor estamos creando los nexos para que se sienta parte de una familia y pueda mantenerse así en todas sus etapas. El apego por las costumbres y los valores familiares se aprenden cuando despiertan sentimientos positivos desde los primeros días de vida.

Las emociones positivas nos hacen más felices

Ninguna emoción debería ser más importante que otra, pero son aquellas que tiene un efecto positivo las que deberíamos cultivar en nuestros niños. De estas, es el amor la que damos y recibimos para asegurar un vínculo duradero, sólido y poderoso.

Se puede enseñar a los niños a ser más felices, crecer emocionalmente sanos es fácil de lograr usando la estrategia correcta. Podemos probar a ejercitarnos con emociones positivas, que logren una conexión entre padres e hijos, además, puedan lograr que el niño relacione lo que está aprendiendo con el concepto de familia.

Cultivemos el amor, que es una emoción capaz de concentrar todas las otras emociones positivas en sí misma. Por lo general la respuesta a esta, está relacionada a emociones como la alegría, la esperanza, la inspiración y la gratitud; por ello cuando hay amor se percibe un ambiente positivo y tolerante.

Del mismo modo, estar rodeados de amor y todas las sensaciones a las que da lugar, permite a los niños permanecer en una realidad de bienestar, libre de dudas, estrés o enfermedades. Por esta razón es conveniente estar motivados a tiempo, no perdamos la oportunidad de vivir en un ambiente equilibrado que nos conduzca visiblemente a un futuro pleno de emociones sanas.