Otras buenas costumbres para enseñar a tus hijos

En este artículo continuaremos hablando de las buenas costumbres para enseñar a tus hijos, que no solo son útiles en la infancia sino que servirán para que sus relaciones sociales sean más sanas durante el resto de su vida.

Completa tu lista de los 25 signos de buenos modales que todos los niños deben conocer y ponlos en práctica a diario.

Más buenas costumbres para enseñar a tus hijos…

1. Al momento de estar hablando por teléfono y si es uno quien llama, hay que presentarse e identificarse antes de preguntar por la persona a la que solicitamos. Lo más adecuado es saludar y decir el nombre.

2. No importa cuál sea el obsequio que se recibe, si es grande o pequeño, si es el juguete que esperaban o una notita escrita a mano, hay que expresar palabras de agradecimiento porque alguien se tomó el tiempo para elaborarlo.

85e923f6fa74a7a30d5eafb9b88c9391

3. Hay ciertas etapas de la infancia en que los niños utilizan palabras incómodas para una situación social, y, aunque esto puede ser normal cuando el niño es muy pequeño, hay que enseñarles que muchas palabras no son apropiadas para interactuar de forma cortés con los demás.

4. Una de las buenas costumbres para enseñar a tus hijos, es que no se deben usar sobrenombres ofensivos para referirse a otras personas, sin importar si son niños o adultos. Los únicos apelativos aceptables son los que tienen una connotación cariñosa y que no molesta a quien los recibe.

5. Con tu ejemplo, debes mostrarles que no es adecuado burlarse de alguien, por ninguna razón. No es educado ni aceptable que alguien se sienta maltratado o abusado por algún comentario malintencionado que hacemos.

6. Cuando estamos en una clase o en frente a una persona que se dirige a nosotros para informarnos algo, se debe permanecer en silencio y poner atención a las palabras que dice. Se puede aprender mucho de cada una de estas situaciones y cuando estamos en ese lugar, es agradable ser escuchado.

 

7. Si se va caminando, corriendo o poniendo atención a otra cosa y accidentalmente nos chocamos con alguien, siempre se deben ofrecer excusas.

8. Uno de los hábitos más comunes en los niños pequeños es el de introducir los dedos en sus naricitas. A medida que crecen hay que enseñarles que este no es un comportamiento que se debe tener en público. También deben saber que al estornudar o toser, deben cubrir su boca.

9. Cuando un adulto y otra persona solicita un favor amablemente y no hay ningún impedimento para hacerlo, lo más correcto es hacerlo con una sonrisa y sin gestos despectivos que denoten una mala actitud.

db4f2234501ffa330c3b1b6468500a7b

10. Un buen gesto que se puede desarrollar desde que los niños son pequeños, es enseñarles a usar adecuadamente los utensilios de la mesa. Poco a poco, a medida que crecen, puedes mostrarles cuál es la función de cada uno de los elementos y cómo usarlos de la forma pertinente. Cuando sean adultos te lo agradecerán.

11. Al llegar a un lugar, es necesario esperar que el anfitrión nos invite a entrar a su casa, sobre todo cuando no hay confianza especial con la persona. Se debe aprender a diferenciar cuando se entra a la propia casa o a la de los abuelos y cuando vamos donde un amigo de la familia.

12. Evitar llamar a las personas adultas por su nombre es una de las normas de etiqueta que los niños pueden conocer desde pequeños. Durante toda la vida necesitaremos ceñirnos a convenciones sociales, así que hacerlo desde pequeños será útil para ellos.

13. El buen comportamiento a la mesa es otra de las buenas costumbres para enseñar a tus hijos. Pídeles que se sienten adecuadamente, que no abandonen la mesa sin haber solicitado autorización para hacerlo y que usen adecuadamente objetos como la servilleta. Estimula sus buenos comportamientos para que continúen teniéndolos.

14. No abandonar un lugar sin antes haberse despedido de todas las personas con las que se compartió, es otro gesto muy sencillo que indica cortesía y buenos modales.

15. El último de los hábitos del que hablaremos, es el de responder con respeto a las preguntas y sugerencias que hacen otros niños y adultos. Guardar silencio cuando nos preguntan algo, establece distancia social y denota antipatía.

Categorías: Educación Etiquetas:
Te puede gustar