Ser madre de un niño con un trastorno psicológico

Descubrir que un hijo padece algún problema psicológico es duro. Por ello, es importante que, como madre, también cuides tus propias emociones.
Ser madre de un niño con un trastorno psicológico
Elena Sanz Martín

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz Martín el 16 mayo, 2021.

Última actualización: 16 mayo, 2021

Pese a que la información acerca de salud mental cada vez está más extendida, todavía existe cierto estigma. No todo el mundo comprende este tipo de vivencias y algunas personas pueden reaccionar juzgando o rechazando a quienes las padecen.

Sin embargo, cuando es un niño quien presenta estas dificultades, no solo sufre él, sino también su entorno. Ser madre de un niño con un trastorno psicológico es una experiencia desafiante, por eso, queremos ofrecerte algunas pautas que pueden serte de utilidad.

Los problemas psicológicos que pueden presentarse durante la infancia son muy variados: desde dificultades de aprendizaje como la dislexia, hasta retrasos en el control de los esfínteres, problemas de conducta o trastornos de ansiedad, entre otros.

Pese a que entre un 10 y un 20 % de la población infantil y adolescente presenta algún desorden, muchas veces se oculta y se vive en silencio. Pero, si tu hijo forma parte de este porcentaje, recuerda que no hay motivo de vergüenza.

Madre abrazando a su niño con un trastorno psicológico.

¿Qué siente la madre de un niño con un trastorno psicológico?

Para los menores no es sencillo padecer ansiedad, depresión, enuresis, déficit de atención o cualquier otra condición psicológica. Pero tampoco lo es para sus padres. El sufrimiento de un hijo se vive como propio y enfrentar este tipo de dificultades puede desencadenar toda una montaña rusa de emociones. Entre las más frecuentes están las siguientes:

Culpa

En la aparición de un trastorno psicológico confluyen numerosos factores genéticos y ambientales. Sin embargo, resulta casi inevitable culparse cuando un hijo desarrolla alguna de estas condiciones, especialmente porque el entorno (y la sociedad en general) suele atribuir a las madres esta responsabilidad.

Así, se cuestiona la educación que han ofrecido, las decisiones de crianza que han tomado e incluso el enfoque que están adoptando para solucionar la situación. Todo el mundo tiene una opinión al respecto y, con frecuencia, muchas de ellas incrementan el sentimiento de culpa materno.

Miedo

Es natural sentir miedo por el bienestar de un hijo. Si eres madre de un niño con un trastorno psicológico, probablemente temas que sufra, que su condición empeore o que esta tenga repercusiones en su día a día (en el colegio o en sus relaciones sociales). La incertidumbre respecto a lo que ocurrirá puede ser intensa.

Frustración

“¿Por qué a mi hijo? ¿Por qué a mí?”. El sentimiento de ira, de tristeza, de frustración y la sensación de que es injusto puede estar muy presente. Igualmente, puede resultar frustrante ver que el menor no sigue los consejos o tratar de ayudarlo y no lograr que mejore.

Soledad

No obstante, la emoción más frecuente en las madres de niños con algún trastorno psicológico es la soledad. Esta surge por la incomprensión y los juicios del entorno, por la necesidad de esconder lo que se está viviendo y por sentir que nadie más está atravesando la misma situación. De este modo, la sensación de aislamiento puede resultar muy dura.

¿Qué puedo hacer si soy madre de un niño con un trastorno psicológico?

Cuando un hijo comienza a dar muestras de que algo no va bien, es complicado saber cómo actuar. Sin embargo, te recomendamos seguir algunas de estas pautas:

  • Infórmate de forma extensa acerca de lo que le sucede a tu hijo. De este modo, podrás comprenderlo con profundidad y evitarás caer en la sobreprotección o en juzgarlo o minimizar sus sentimientos. Contar con información clara y fiable es esencial para acompañarlo de la mejor manera.
    Niño triste sentado en las escaleras.
  • Busca ayuda profesional. Puede que no sepas si realmente tu hijo tiene un trastorno psicológico o se trata de algo pasajero; en cualquier caso, contacta con un profesional que pueda valorarlo e intervenir si es necesario.
  • Cuida de ti. Es evidente que tu hijo se va a convertir en una prioridad y que requiere apoyo tanto profesional como del entorno. Sin embargo, tú también necesitas comprensión y apoyo, espacios en los que poder expresar tus emociones y, tal vez, ayuda para gestionarlas. Si sientes que la situación te desborda, hablar con alguien de confianza, recurrir a un profesional o asistir a grupos de apoyo para padres puede serte muy beneficioso.

El aprendizaje al ser madre de un niño con un trastorno psicológico

Tener un hijo con un trastorno psicológico es un gran reto y ambos tendréis que hacer frente a diversas dificultades. No obstante, también puede ser una oportunidad para desarrollar la comprensión, la compasión y la empatía y para fortalecer el vínculo entre ambos. Tu apoyo resultará fundamental durante el tratamiento de tu hijo y, finalmente, esto puede enseñaros a ambos estrategias y recursos para gozar de un mayor bienestar personal y familiar.

Te podría interesar...
¿Cómo tratar la ansiedad de tu hijo?
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
¿Cómo tratar la ansiedad de tu hijo?

La ansiedad de tu hijo puede ser debido a múltiples factores, es posible que se la trasmitan los adultos o que se preocupen por cosas cotidianas.