¿Son seguros los masajes cuando estamos embarazadas?

Amanda · 6 abril, 2017

Cuando estamos embarazadas nos preocupamos por nuestro bienestar y queremos estar lo más relajadas posible. Sin embargo, las dudas nos invaden ante cualquier actividad distinta. Por ejemplo, estamos pensando hacernos un masaje, pero dudamos sobre si son seguros en nuestro estado.

Una experta nos explica qué tan seguro y beneficioso puede ser un masaje durante el embarazo. Como sabemos, todo lo que contribuya con nuestra salud mental y física, es bienvenido en esta etapa. Pese a ello, algunas prácticas podrían estar contraindicadas por los especialistas. Veamos qué nos cuentan en relación a los masajes.

Masajes para embarazadas

La fisioterapeuta Flor María Trujillo, es experta en salud femenina; ella nos cuenta que la duda ante los masajes en el embarazo es generalizada. Hasta el momento no conoce de alguna embarazada que haya llegado a su consulta sin dudas al respecto.

En la mayoría de los casos los masajes buscan la estimulación de los sentidos, por medio de una conexión cuerpo-mente. También son necesarios ante la presencia de dolor o contracciones.

Una mujer en estado de gestación puede requerir un masaje para buscar alivio. Sin embargo, a ella también le viene bien realizarlo solo por placer. Sin embargo, todo depende de su mes de embarazo y su situación particular. Es por eso que en ocasiones, es preciso determinar el posible perjuicio para ella y el bebé.

De acuerdo con la experiencia de la doctora Trujillo, sí, podemos darnos un masaje si estamos embarazadas. No obstante, es absolutamente necesario que nos pongamos en manos de un profesional. Al respecto, es conveniente que la persona que nos hará el masaje conozca sobre el embarazo y nuestro cuerpo.

 

La fisioterapeuta también aconseja que esperemos hasta después del tercer trimestre de gestación para comenzar con los masajes. Es luego de las 12 semanas, cuando se vuelve evidente el embarazo, por lo tanto, comienzan a parecer molestias físicas.

Los masajes pueden traer muchos beneficios, pero cada mujer es diferente. En tal sentido, es precisa la opinión del obstetra ante cualquier duda. El cuerpo de la mujer tiene sus propios retos, por lo tanto un diagnóstico preciso podría favorecer cualquier terapia.

¿Cuáles son los masajes más beneficiosos para embarazadas?

Los masajes para embarazadas tienen como propósito mejorar varios aspectos en la salud de la mujer. En la actualidad, es un ejercicio común, por lo tanto se han diseñado pautas específicas para cada caso. Los masajes más recomendados en esta etapa son los siguientes.

Masajes para la espalda

Los dolores en la espalda son comunes en las embarazadas, estos se pueden aliviar con un masaje específico. La razón de estas molestias, suceden debido a los cambios en la musculatura y la estructura de los huesos. Ante este tipo de dolores, conviene la realización de terapias de masajes para proporcionar alivio.

Además, durante las sesiones de masajes para la espalda, los profesionales ayudan a prevenir malas posturas. El fisioterapeuta aconseja a la embarazada sobre la postura que mejor le conviene, tanto para aliviar los dolores, como para evitarlos.

Masaje perineal

Este tipo de masajes poseen una técnica especial, por esta razón solo puede hacerlo alguien con experiencia. Tiende a ser más complejo que otros masajes y es muy importante en el embarazo. No todas las embarazadas se realizan este tipo de terapias, pero es bastante recomendable.

Por medio del masaje perineal, el suelo pélvico es estimulado para que la musculatura adquiera fortaleza y flexibilidad para el parto.  Un masaje como este es delicado, pero puede facilitar la dilatación cuando llegue  el momento.

Masaje para drenar

 

Durante el embarazo se hace más evidente y tormentosa la acumulación de líquidos. Por tal motivo es recomendable acudir a sesiones de masajes cuyo propósito sea el de ayudar a drenar aquellos líquidos de más.

Es muy importante en el área de las piernas, donde se produce la mayor parte de la inflamación. Estos masajes contribuyen a aliviar los dolores causados por la acumulación de líquidos y también mejoran la circulación.