Según un estudio a menudo tu marido te estresa más que tus hijos

La relación de pareja es muy importante durante la etapa de crianza. A veces es dura, sí; de hecho un estudio hecho a alrededor de 7.000 madres revela que 1 de cada 5 de esas mujeres asegura que la mayor causa de su estrés diario es no tener suficiente ayuda del marido. Incluso dicen que en muchas oportunidades su marido logra estresarlas más que sus propios hijos.

Generalmente, después de que nace el niño la relación de pareja cambia. Al principio esos cambios siempre son provocados por las necesidades y horarios del bebé, pero luego con el paso del tiempo estos horarios compartidos entre la mamá y el bebé se estabilizan; no obstante, este tiempo que cada mamá ha invertido para lograr llevarle el ritmo al bebé pueden enfriar un poco la relación.

Eso hace que muchos hombres se sientan desplazados y busquen llamar la atención de su mujer de una manera equivocada, porque solo le crea estrés, incluso más del que pueden crearle los niños. Ése es un sentimiento que muchas mujeres experimentan, tal como lo revela una encuesta, cuyos resultados aseguran que un marido le crea 10 veces más estrés a una madre que sus propios hijos.

Cuarenta y seis por ciento de las mujeres encuestadas por la página estadounidense Today.com atribuyen buena parte de los altos niveles de estrés de sus días a la relación con sus maridos que con sus hijos.

Concretamente el estudio dice que las madres consideran que sus maridos les dan “mucho más trabajo que los niños”, también confesaron que “los niños no les provoca dolores de cabeza”, pero que en cambio se incomodan mucho cuando sus maridos comportan como niños.

Las madres piden que sus maridos las ayuden en las labores de la casa

Buena parte de la irritación de las madres hacia sus maridos, proviene sobre todo del sentimiento de frustración que les produce el hecho de que no tener suficiente tiempo para responder a todas las tareas que conlleva tener una casa en orden, para encima no recibir ayuda de parte de sus esposos.  Así pues, tres cuartas partes de las madres que tienen parejas dicen que hacen la mayor parte de las tareas del hogar a lo que además le suman el cuidado de los niños.

Estas madres se quejaron no solo de que sus esposos no colaboran mucho con las tareas de la casa sino que además hacen que el trabajo de mantenerla sea incluso mayor, pues deben recoger todo lo que sus maridos dejan tirado por la casa, lo cual incluye la ropa, que además de ordenar deben lavar y planchar.

Otra cuestión que estresa mucho a las mujeres es que sienten que sus esposos les reclaman el mismo nivel y cantidad de atención que cuando no tenían niños. Esta circunstancia las enerva, pues se declaran incapaces de comprender cómo algunos de sus maridos no se dan cuenta de que los niños demandan muchas atenciones y cuidados que cubrir, lo cual naturalmente les resta tiempo y energías. Dicen que al final del día se sienten exhaustas y que en lo que menos piensan es en tener relaciones íntimas.

Mamás desean tener esposo más activos

“Los hombres se comportan igual que los niños”, señala otro de los comentarios de las encuestadas, quienes se quejan de que cuando existe un problema con el niño, por más mínimo que sea, sus maridos se lo entregan a las madres, para que ellas resuelvan el conflicto.

Sin embargo, ellas esperan que ellos, como adultos que son, antes de buscarlas a ellas intenten ponerle por sus propios medios alguna solución al problema que tienen. Estas mujeres añaden que muchos de sus esposos se victimizan cuando sus mujeres les recriminan que no se estén portando como adultos y padres que son, “pues continúan con su vida como si todavía estuvieran solteros”.

Uno de los reales deseos de las mujeres que tienen este tipo de relación es que sus esposos reconozcan lo que les están diciendo y tomar medidas para cambiar las cosas, sin embargo, aseguran que ellos optan por lamentarse, mostrar lo mal que sienten y ponerse realmente tristes culpándose de todo lo que sucede.

Y esa actitud estresa a las esposas, sobre todo porque sienten que tienen que optar por darles mismos y ánimos que a su niño, cuando lo que desean es que sus maridos reflexionen y actúen coherentemente.

Otra de las causas que que les genera mucho estrés es que sus maridos les recriminen que ya tanto sexo como antes; esto –según la encuesta les molesta- porque a ellas les parece que sus parejas no entienden que cuando acaba el día lo que menos les apetece es tener relaciones sexuales, que están cansadas después de una dura jornada de trabajo, de tener que encargarse de tener la casa en las mejores condiciones posibles y de tener que llevar a cabo todo el cuidado de los hijos.

Les ofende no encontrar el respaldo de sus esposos que encima de no colaborar en nada les exijan también que tienen que estar dispuestas a tener sexo cuando a esos les apetezca.

Imagen de portada cortesía de youtube.com

Categorías: Ocio y maternidad Etiquetas:
Te puede gustar