¿Se puede dar el pecho estando embarazada?

Óscar Dorado · 28 febrero, 2018
¿Se puede dar el pecho durante el embarazo? Respondemos a esa y a otras muchas preguntas que suelen surgir durante esta etapa.

No existen contraindicaciones generales que impidan dar el pecho estando embarazada, y está demostrado que no tiene consecuencia negativas.

En la mayoría de los casos, es una decisión que depende exclusivamente de las madres, dado que no implica ningún tipo de riesgo ni para la madre ni para el feto.

Asimismo, los profesionales consideran que una gestación normal no obliga al destete inmediato. No es necesario que dejes de dar el pecho estando embarazada, ya que el pequeño lo hará de forma automática cuando lo considere oportuno.

Si se produjera un aborto o notaras cualquier tipo de contracción mientras estás dando el pecho, debes tomar precauciones. En ese caso, es muy importante que acudas al médico y que suspendas la lactancia.

Informarte correctamente de los síntomas que son normales y las posibles consecuencias que pueda tener la gestación contribuirá a que estés lo más prevenida posible. Además, podrás vivir tranquila y pocas cosas te sorprenderán.

Beneficios de la lactancia materna

A pesar de las preocupaciones que puedas tener, no tengas dudas de que estás llevando a cabo lo mejor para tu hijo. La lactancia del pequeño no es perjudicial, a pesar de que estés embarazada de otro bebé.

Existen infinidad de evidencias científica que demuestran los beneficios de la lactancia materna. La leche de la madre está especialmente adaptada para satisfacer las necesidades del bebé desde el nacimiento.

Entre sus principales virtudes, podemos enumerar:

  • Es la principal fuente de energía y nutrientes. 
  • Los bebés amamantados tienen menos riesgo de coger infecciones.
  • Además, su consumo les aporta beneficios para su salud y desarrollo. De hecho, acelera el desarrollo cognitivo de los pequeños.
  • Numerosos estudios han demostrado que los niños amamantados tienen mejores resultados en las pruebas de inteligencia.
Dar el pecho estando embarazada es algo posible y hasta positivo.

Beneficios para las madres

La lactancia materna también tiene beneficios para la mujer. Estos son algunos de ellos:

  • Ayuda a perder peso durante el embarazo.
  • Reduce el riesgo de cáncer de mama y de ovario.
  • Retrasa el regreso de la menstruación.

Dar el pecho estando embarazada: rechazo del mayor

En el caso de que trates de dar el pecho estando embarazada, existe la posibilidad de que tu hijo lo rechace. Esta negativa se debe a que los cambios hormonales de la gestación provocan alteraciones en el sabor y en la composición de la leche.

No te preocupes por este cambio de actitud de tu pequeño, ya que posiblemente lo volverá a hacer después del parto o quizás se trate del destete definitivo. 

Deberás dejar de amamantar al pequeño durante el embarazo si tras acudir a un especialista y suministrar medicamentos, aún sientes malestar, dolores o hipersensibilidad en los pechos.

¿Qué ocurre cuando nace el bebé?

La llegada del nuevo bebé no debe interrumpir la lactancia del primero y, en consecuencia, puedes seguir amamantando a los dos. El acto de amamantar a tus dos hijos se conoce como lactancia en tándem.

Puedes llevar a cabo a la lactancia de los dos niños de forma simultánea o por separado. Debes estar tranquila, ya que ya que no te exigirá mucho esfuerzo.

Sin embargo, ya sea que los alimentes simultáneamente o de manera alternada, lo importante es que te sientas cómoda. Es cierto que al principio te parecerá extraño e incómodo, aunque te adaptarás sin ningún tipo de problema.

Además, es muy posible que el mayor de tus hijos cada vez lo solicite con menor frecuencia.

No hay ningún tipo de riesgo en dar el pecho estando embarazada.

Beneficios de la lactancia en tándem

Esta práctica es muy beneficiosa para los pequeños. Aquí explicamos algunos de los beneficios que comporta la lactancia en tándem:

  • Favorece el vínculo entre hermanos

El hecho de compartir alimentación genera que se produzca un mayor apego y conexión entre los pequeños. No hay nada más bonito para una madre que sentir a los dos pequeños de manera simultánea.

“Deberás dejar de amamantar al pequeño durante el embarazo si tras acudir a un especialista y suministrar medicamentos, aún sientes malestar, dolores o hipersensibilidad en los pechos”

  • Evitar celos del mayor

La lactancia en tándem provoca que el mayor de los pequeños se sienta en igualdad de condiciones y que aún goza de los privilegios que tenía hasta la fecha. Evitarás, de esta manera, que pueda sentirse desplazado y, por ende, los posibles ataques de celos.

Por lo tanto, la decisión de dar el pecho estando embarazada es posible y corre a cuenta de las madres. No es una mala idea que lo hagas, ya que está demostrado que les afectará de manera positiva.