¿Se puede adelgazar durante la lactancia?

Perder peso durante la lactancia es posible. Para ello hay que promocionar una serie de hábitos saludables que consigan ejercer un efecto positivo sobre el organismo.
¿Se puede adelgazar durante la lactancia?
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias el 04 Diciembre, 2020.

Última actualización: 04 Diciembre, 2020

Hay estudios que indican que el hecho de producir leche es uno de los elementos a tu favor para adelgazar durante la lactancia. Por lo tanto, no hay razones para que este proceso impida que perdamos esos kilos de más que ganamos de manera natural durante el embarazo.

Algunas mujeres aseguran haber adelgazado de manera estrepitosa durante su fase de amamantamiento, es posible que esto se deba a ciertos hábitos particulares de ellas o a sus características orgánicas. Sin embargo, es posible que logremos un equilibrio de manera consciente en pro de los resultados deseados en este aspecto.

No obstante, aun cuando seamos de ese tipo de mujeres a las que les cuesta un poco más perder peso, es totalmente posible que por medio de la correcta planificación de nuestra rutina alcancemos el éxito. A continuación te enseñamos que adelgazar durante la lactancia es posible y cómo hacerlo.

91db0fded7991e799760b3f69bf27b48

¿Qué hacen las madres para adelgazar durante la lactancia?

Poder perder peso mientras nos encontramos amamantando es posible, pero su rapidez depende de cada mujer. Algunas madres optan por usar pastillas para adelgazar, pero esta no es la medida más recomendable por los especialistas, porque estas sustancias químicas pasan al bebé a través de la madre.

Una dieta para la lactancia por lo general es lo más empleado por las madres para conseguir su propósito de bajar de peso.

Aunque no hay muchos alimentos contraindicados durante este proceso, a veces el tipo de alimentación puede causar problemas al bebé y a la madre, por eso no se recomienda caer en dietas estrictas.

Por otro lado, es un hecho que durante esta etapa la madre sienta más hambre y en particular con mayor atracción por alimentos del tipo calórico, lo que podría traer como consecuencia un aumento de peso no deseado.

En este sentido, si no establecemos una meta a tiempo, las necesidades nutricionales de la lactancia pueden jugar en nuestra contra.

El ejercicio es siempre una herramienta de gran utilidad para adelgazar, pero como sabemos, después del parto se recomienda hacerlo con moderación hasta cierto momento. Así lo evidencia un estudio publicado en Gesundheitswesen.

Pero, para realizar cualquier actividad física es preciso tener la energía necesaria, que quizá con el simple hecho de estar amamantando hayamos perdido.

De manera que, la receta correcta implica equilibrar el consumo de alimentos que nos aporten la energía que vamos a perder en la lactancia y el ejercicio. ¿Se puede perder peso solo por amamantar? Los expertos creen que se pueden perder unas 600 calorías por producir leche diariamente, pero hará falta complementar esto con ejercicio y una correcta alimentación.

a2144b6411ca50cbae2aaf0add414a59

¿Cómo se puede adelgazar durante la lactancia?

Como habíamos dicho previamente, el gasto calórico que se genera durante la lactancia es equivalente a la ejercitación aeróbica por un par de horas al día. Es por ello que la prolongación del período de amamantamiento podría traducirse en un proceso de adelgazamiento muy firme.

Según los expertos, esta es la principal razón por la que algunas mujeres atribuyen su vertiginosa pérdida de peso a la lactancia, pero todo va a depender de cada persona.

Por otro lado, no es recomendable descuidar el aspecto nutricional, pues perdiendo esa cantidad de calorías, se genera debilidad, cansancio, deficiencia de minerales y vitaminas, así como la disminución de la masa muscular.

No obstante, no hay dudas de que el proceso en sí tiene sus ventajas para conseguir bajar de peso. De hecho, algunos estudios indican que los efectos se pueden prolongar, pues las madres que han amamantado tienen menos riesgo de padecer obesidad en los próximos treinta años.

Seamos claras, el resultado de los estudios indica que una mujer en proceso de lactancia según su morfología, pierde al menos un kilo cada seis meses. Ya sabemos que parece poco, pero es constante y ayuda a prevenir la aparición de otros problemas de salud, comenzando por la obesidad.
Para complementar el apoyo en la tarea de adelgazar durante la lactancia, podemos establecer el siguiente programa.

  • Realizar actividad física diaria por periodos de 45 a 60 minutos. Actividades como bailar, caminar, saltar la cuerda o montar bicicleta, pueden ayudarnos a consumir entre 300 y 500 calorías
  • Aumentar en consumo de líquidos, siempre y cuando no se exagere en los productos azucarados
  • Consumir frutas y vegetales preferiblemente crudos, si los podemos ingerir con su cáscara mucho mejor
  • Dar prioridad al consumo de carnes magras como pavo y pollo. En cambio se recomienda que el pescado sea graso, donde desatacan la trucha, sardinas, salmón y atún
  • Introducir a la dieta lácteos descremados pero ricos en calcio
  • Preferir los cereales integrales.

Mejora los hábitos para perder peso durante la lactancia

Perder peso durante la lactancia es posible, aunque no debes preocuparte demasiado por este proceso. Con una serie de hábitos saludables conseguirás que la reducción del tejido graso se materialice de forma progresiva.

Te podría interesar...
Recetas con fruta para niños
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
Recetas con fruta para niños

Presentamos recetas con fruta para niños variadas con el objetivo de que les gusten y cumplir con las recomendaciones de consumo de 3 frutas al día.

 

 



  • Ferrari N., Graf C., Recommendations for physical actvity during and after pregnancy. Gesundheitswesen, 2017. 79: 36-39.
  • Ki EY., Han KD., Park YG., Relationship between duration of breast feeding and obesity in korean women: the korea national health and nutrition examination survey (KHANES) 2010-2012. Maturitas, 2017. 102: 41-45.

Graduado en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad de Santiago de Compostela, con un postgrado en Condicionantes Genéticos, Ambientales y Nutricionales del Desarrollo y el Crecimiento y un curso de Experto Universitario en Nutrición Deportiva por la UNIR.
Actualmente, trabaja como nutricionista en una clínica y en el Real Club Deportivo de La Coruña S.A.D.