Salivación excesiva en el embarazo

¿Estás embarazada y sueles experimentar una salivación excesiva? En la mayoría de las ocasiones suele desaparecer una vez culmina el primer trimestre.
Salivación excesiva en el embarazo
Diego Pereira

Escrito y verificado por el médico Diego Pereira el 04 abril, 2021.

Última actualización: 04 abril, 2021

La salivación excesiva puede producirse en el primer trimestre del embarazo y, a pesar de que en la mayoría de los casos los síntomas son leves y transitorios, algunas madres podrían sentirse incómodas desde un punto de vista social o personal.

También se le conoce como sialorrea y en otras condiciones distintas al embarazo puede ser ocasionada por el consumo crónico de fármacos o algunas enfermedades. ¿Te interesa saber más sobre el tema? A continuación, te contamos todo lo que debes saber al respecto. ¡Sigue leyendo!

¿Por qué ocurre la sialorrea o salivación excesiva?

La salivación excesiva tiene varias explicaciones.
Existen varias razones que explican la producción excesiva de saliva.

No se conoce con exactitud el mecanismo que provoca la salivación excesiva durante el embarazo. Desde un punto de vista clínico, se maneja como parte de las alteraciones digestivas que ocurren durante esta etapa, como las náuseas y los vómitos frecuentes. Sin embargo, solo se asocia con una leve molestia y no suele motivar la consulta a un especialista.

La saliva contiene numerosas proteínas que favorecen el proceso de digestión de los alimentos, a pesar de que la mayor parte de este proceso sucede en las otras partes del tubo digestivo. Esta sustancia se produce gracias a las glándulas salivales, que según su tamaño se clasifican en mayores y menores. Todas tienen conductos que drenan en la cavidad bucal.

¿Con qué otros síntomas puede acompañarse?

Como mencionamos en el apartado anterior, se trata de un síntoma común que puede asociarse con alteraciones digestivas comunes, como los vómitos. La salivación excesiva puede presentarse antes o después de estos eventos y, en ocasiones, puede exacerbarse cuando se acompaña de un cuadro clínico de hiperemesis gravídica.

¡Es muy probable que ya conozcas esta condición! Según una publicación de la Biblioteca Nacional de Medicina de los EE.UU., se caracteriza por la presencia de náuseas y vómitos de forma muy repetitiva, lo cual puede ocasionar múltiples complicaciones derivadas de la deshidratación y la pérdida de electrolitos, como el sodio o el potasio.

Puede ocurrir en prácticamente cualquier embarazada y se corresponde con los niveles de ciertas hormonas, como la gonadotrofina coriónica humana. De hecho, esta sustancia suele alcanzar concentraciones plasmáticas muy elevadas en la enfermedad trofoblástica gestional, la cual puede derivar en un tipo de cáncer del embarazo llamado coriocarcinoma.

¿Es algo de lo que me deba preocupar?

En la inmensa mayoría de los casos los síntomas son transitorios y disminuyen a partir de la semana 20 del embarazo. Más allá de las molestias que la salivación excesiva pudiesen generar (incomodidad a la hora de comer o dormir, por ejemplo) no se trata de un síntoma grave que requiera una consulta inmediata.

Si los síntomas son demasiado molestos o si no desaparecen después del nacimiento del bebé, es recomendable acudir al médico. Si bien es poco frecuente, existen algunas causas de sialorrea como el consumo de fármacos para enfermedades crónicas.

Un aspecto que requiere mención aparte es la asociación de salivación excesiva con la dificultad para deglutir la saliva (o incluso cualquier sustancia líquida). Esto puede corresponderse con enfermedades neurológicas, como la esclerosis lateral amiotrófica (ELA). Sin embargo, la incidencia de estas enfermedades en pacientes jóvenes es escasa.

La salivación excesiva no suele requerir atención médica.
Solo en casos excepcionales y muy intensos es conveniente acudir a consulta médica.

¿Qué hacer para disminuir los síntomas de salivación excesiva?

La sialorrea no requiere un tratamiento específico para disminuir los síntomas. Pueden seguirse algunas recomendaciones para disminuir las molestias ocasionadas, a pesar de que ninguna de ellas está comprobada científicamente:

  • Mejorar la higiene bucal con enjuague.
  • No consumir alimentos que favorecen la salivación, como los ácidos.

Si esto no resulta y los síntomas son muy molestos, lo recomendable es acudir al médico. Varios profesionales están capacitados para tratar el problema, pero acudir con tu médico de familia u obstetra puede ser mejor idea.

Un síntoma común sin demasiada importancia clínica

Podría decirse que la sialorrea es uno de esos cambios molestos y transitorios que puede sufrir el cuerpo durante la gestación. La buena noticia es que en la inmensa mayoría de los casos se trata de algo leve y que no necesariamente interviene con la calidad de vida.

Si, por el contrario, te resulta muy difícil seguir con tu vida habitual debido a la salivación excesiva, acudir con el médico de confianza es la mejor decisión.

Te podría interesar...
La gingivitis en los niños
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
La gingivitis en los niños

La gingivitis en los niños es la inflamación de las encías por la presencia de placa bacteriana. Entérate sobre sus síntomas y cómo tratarla.



  • López M. Estrategias actuales para diagnóstico y tratamiento de pacientes con sialorrea. Revista Clínica Española;202(8):441-443.