¿La salida de los dientes produce fiebre?

Algunos padres creen que la salida de los dientes produce fiebre. Te contamos cuáles son los síntomas esperables durante la erupción de las primeras piezas dentarias.
¿La salida de los dientes produce fiebre?
Vanesa Evangelina Buffa

Escrito y verificado por la odontóloga Vanesa Evangelina Buffa el 09 agosto, 2021.

Última actualización: 09 agosto, 2021

Es común escuchar a algunos padres asegurar que “la salida de los dientes produce fiebre en los bebés”. Lo cierto es que no existe evidencia que respalde estos dichos.

La dentición o erupción dentaria es el momento en que los dientes atraviesan las encías del bebé, para aparecer en la cavidad bucal. Este proceso puede pasar desapercibido en algunos pequeños, mientras que en otros puede resultar muy molesto.

Acompañar el proceso de erupción dentaria requiere de mucha paciencia, pues los pequeños suelen están irritables, más babosos, o con crisis de llanto reiteradas. Efectivamente, no se sienten bien.

En este artículo vamos a aclarar algunos mitos sobre la salida de los dientes y a compartirte consejos para transitar este período de una manera más amena.

¿La salida de los dientes causa fiebre?

Muchos padres creen que la salida de los dientes produce fiebre, pero en realidad no hay evidencia que demuestre esta asociación. Esta creencia surge de algunos dichos populares y de las experiencias puntuales de otros padres.

Se considera fiebre al aumento de la temperatura corporal por encima de los 38 grados Celsius.

Además, un bebé con fiebre puede presentar escalofríos, transpiración, irritabilidad, debilidad, falta de apetito, dolor de cuerpo y deshidratación.

Algunas de estas manifestaciones son similares a las que se presentan durante la erupción dentaria, pero en general la salida de dientes no eleva la temperatura a más de 38 grados. Es posible que a causa de la inflamación el niño alcance cifras menores a los 37,5 grados, lo que se considera febrícula.

Si en este contexto el bebé presenta registros febriles es probable que se encuentre cursando algún proceso infeccioso. Por este motivo, resulta apropiado consultar al pediatra para buscar la causa de la fiebre.

Síntomas de la dentición

bebe lactante ansiedad oral denticion erupcion dentaria ropa mama parque aire libre seis meses oralidad dolor encias

La salida de los dientes del bebé suele comenzar alrededor de los 6 meses de vida y finaliza cerca del tercer cumpleaños. Aún así, cada pequeño tiene su propio ritmo de erupción.

Como ya mencionamos, el proceso eruptivo varía de un niño a otro. En algunos pequeños no ocasiona ningún problema, mientras que en otros genera mucho malestar y síntomas notorios.

A continuación, mencionamos algunos de los síntomas más comúnmente asociados a las salida de los dientes:

  • Babeo excesivo.
  • Necesidad de llevar objetos a la boca y morderlos.
  • Ansiedad oral.
  • Molestias en las encías.
  • Irritación en la piel de la cara, causada por reacción de la piel a la saliva.
  • Llanto e irritabilidad.
  • Falta de apetito.
  • Problemas para conciliar el sueño.

Como ya mencionamos, la salida de los dientes no produce fiebre. Pero en algunos pequeños puede provocar un ligero aumento de temperatura o febrícula.

La erupción dentaria tampoco causa diarrea ni aumento de las secreciones nasales.

¿Cómo calmar las molestias de la erupción dentaria?

La salida de los dientes puede provocar molestias y mayor irritabilidad en algunos pequeños. Por este motivo, el acompañamiento y la paciencia de los padres es fundamental para ofrecerles confort y lograr su bienestar.

Poner en práctica algunos de estos consejos puede aliviar las sensaciones molestas de los más chicos:

  • Masajear las encías: frotar las encías del pequeño ejerciendo una presión leve ayuda a brindar alivio. Esto puede hacerse con los dedos limpios, una gasa húmeda o un cepillo de silicona.
  • Ofrecer mordillos: los mordedores pueden calmar las sensaciones molestas de la erupción dentaria y también, distraerlos. Existen distintos materiales y diseños, incluso algunos sirven para enfriar en el refrigerador. Una cuchara o paños de toalla fríos también pueden resultar de utilidad.
  • Incorporar alimentos: si el pequeño ya recibe alimentación complementaria, se pueden ofrecer alimentos fríos y sólidos con distintas texturas para estimular las encías. Esto debe realizarse siempre bajo la supervisión de un adulto, a fin de evitar posibles atragantamientos.
  • Usar medicamentos: aunque la salida de los dientes no cause fiebre, se puede recurrir a los antiinflamatorios de venta libre para aliviar el dolor en las encías. De todos modos, antes de utilizarlos es recomendable consultarlo con el pediatra.
  • Rutinas amorosas: sostener las rutinas de higiene y del sueño ayudan a mantener tranquilo al bebé. Mecerlos, calmarlos y mimarlos contribuyen a relajarlos y aliviar sus molestias.

Medidas no recomendadas

Existen productos en le mercado que se venden como “soluciones” para aliviar las molestias de la salida de los dientes. Entre ellas, el uso de ciertas hierbas como la manzanilla o jengibre. Ninguna de ellas resulta segura para el uso en bebés, por lo que es importante corroborar con el pediatra antes de ofrecerle cualquier preparado.

Aún cuando sean de origen 100 % natural, pueden ser nocivas para la salud de los pequeños.

También hay analgésicos de aplicación tópica para colocar sobre las encías, pero que tampoco de aconsejan en niños pequeños. Además de ser antiinflamatorios son anestésicos. Su uso incorrecto puede favorecer el adormecimiento de la porción posterior de la boca y alterar la capacidad de tragar del infante.

Los collares, pulseras o tobilleras para la dentición, confeccionados de ámbar, mármol, madera o silicona son cada vez más populares. Estos productos no tienen efectividad comprobada y constituyen un riesgo de estrangulación, atragantamiento y asfixia para los niños pequeños. Por ende, se desaconseja su uso.

collar ambar bebe lactante acostado mama mimo carino

¿Y si el bebé tiene fiebre?

Como ya mencionamos, cuando los bebés tienen fiebre es necesario contactar al pediatra. El profesional indicará las medidas a seguir y la medicación apropiada según cada caso.

Los niños con fiebre tienen mayor riesgo de deshidratación, por lo que resulta conveniente ofrecerles líquidos frecuentemente. También, ayudarlos a dormir y descansar.

Es importante mantenerlos frescos, ya sea desabrigándolos, ofreciéndoles baños tibios o colocando paños de agua fría sobre la frente.

¿Cuándo ver al pediatra?

En general, los síntomas de la erupción dentaria se pueden controlar en el hogar. De todos modos, si los padres tienen dudas o si el bebé se siente muy inquieto, la consulta con el pediatra nunca está de más.

Si la fiebre persiste por más de 24 horas, el niño luce muy decaído aún con temperatura normal, tiene marcada tendencia al sueño o convulsiones, es importante buscar atención médica de inmediato.

Así mismo, cuando manifiesta dolores en el cuerpo, vomita de forma reiterada o simplemente no se lo ve bien, lo adecuado es buscar ayuda profesional.

Padres responsables

Ya te hemos contado que la salida de los dientes no produce fiebre, pero sí puede causar molestias e irritabilidad en los más pequeños. Para algunos niños, incluso puede resultar un momento difícil y doloroso.

Con el acompañamiento, la paciencia y la ocupación de los papás, seguramente podrá superar este período normal de su crecimiento. Es importante consultar al pediatra si aparecen síntomas extraños o si el niño tiene fiebre, ya que es un síntoma ajeno a este proceso.

Acompañar a los más chicos vivenciando la dentición de manera natural y amorosa los hará sentir mucho mejor.

Te podría interesar...
5 consejos para mantener las encías sanas de tu bebé
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
5 consejos para mantener las encías sanas de tu bebé

Mantener las encías sanas del bebé es fundamental para que la boca del niño se desarrolle sin problemas. Sigue estos consejos para lograrlo.



  • Pinto, J. M., Chávez, D. B., & Navarrete, C. (2018). Salud bucal en el primer año de vida. Revisión de la literatura y protocolo de atención odontológica al bebé.
  • Bernal, M. D. L. A. M. (2019). Salud bucodental en el bebé. El monstruo de Einstein: la primera imagen de un agujero negro6(2), 24.
  • Fogel, C. G. (2004). Signos y síntomas atribuidos a la erupción dentaria en los niños. Una aproximación histórica. Arch. argent. pediatr102(2), 185-189.
  • Cox, C., Petrie, N., & Hurley, K. F. (2017). Infant strangulation from an amber teething necklace. Canadian journal of emergency medicine19(5), 400-403.
  • de Holanda Teixeira, R. B., Romão, D. A., & Nemezio, M. A. (2020). Evaluación de la relación de los signos y síntomas durante el período de erupción de los dientes primarios. Revista de Odontopediatría Latinoamericana9(2), 131-139.
  • de la Teja Ángeles, E., Garza-Elizondo, R., & Durán-Gutiérrez, L. A. (2021). Erupción dental difícil. Acta Pediátrica de México42(4).
  • Bankole, O. O., & Lawal, F. B. (2017). Teething: misconceptions and unhealthy practices among residents of a rural community in Nigeria. International quarterly of community health education37(2), 99-106.
  • Esparza Olcina, M. J., & Orejón de Luna, G. (2016). Mitos y realidades sobre la erupción dentaria primaria: ¿realmente produce tantos síntomas?. Pediatría Atención Primaria18(72), 375-377.
  • Lidia, O., & Concepción, V. (2015, November). Erupción dentaria, realidades e interrogantes actuales. In Congreso Internacional de Estomatología 2015.