Cómo saber si mi niño tiene un problema en su desarrollo

Pedro · 29 octubre, 2016

Saber si un niño tiene un problema en su desarrollo de forma temprana es muy importante para asegurar la buena salud del pequeño. Por eso es importante conocer qué le puede suceder, tanto a nivel mental como físico, y cómo actuar en caso de descubrir algo extraño.

No obstante, no deseamos ser alarmistas en este punto. Según los estudios, no más del 10% o 15% de los niños presentan problemas de desarrollo. Y de estos, la mayor parte no suele revestir gravedad. Simplemente son pequeños retrasos que a medio y largo plazo no son importantes.

Pero es necesario que seamos precavidas y estemos preparadas ante cualquier eventualidad. Los problemas más comunes suelen darse en el propio desarrollo físico, dificultad para aprender o bien en la comunicación. Lo normal en estos casos es consultar con sus propios cuidadores y con Atención Temprana, y ellos nos darán un diagnóstico más eficaz para saber si hay motivo de preocupación o no.

Sin embargo, también es importante reseñar que solo un 3% de los niños que presentan algún problema son atendidos por especialistas. De ahí que sea básico la actuación temprana y la acción de los profesionales pertinentes.

baby-1531068_960_720

Cómo saber si un chico tiene un problema en su desarrollo

Llegados a este punto, es necesario saber si un chico tiene un problema en su desarrollo. Para ello, nos fijaremos en ciertos detalles y actitudes que nos dirán si hemos de preocuparnos o no.

Problemas físicos

  • La motricidad gruesa es la principal pista. Si tu hijo sigue las pautas normales como aprender a andar sobre los 10 a 15 meses de edad, por ejemplo, no habrá problema alguno. No obstante, fíjate si planta bien el pie, se cae con excesiva asiduidad, etc. Cualquier detalle extraño que no se vaya corrigiendo según se desarrolla, no es mala idea consultarlo con sus mismos educadores.
  • La motricidad fina también nos puede dar un pista útil. Observa si es capaz de agarrar objetos con las manos, por ejemplo. O bien si con 18 a 24 meses ya maneja la cuchara para comer, aunque la mayor parte de alimentos vayan a la frente o al suelo. O bien si es capaz de pasar las hojas de un libro. Todos estos detalles, de observar algo anormal, será buena idea compartirlos con un profesional.

Problemas psicológicos

  • Las destrezas lingüísticas también serán una pista si tu niño tiene un problema en su desarrollo. Lo normal es que vaya articulando palabras a partir de los 12 meses. Sin embargo, has de observar si te entiende bien y maneja el lenguaje receptivo, por ejemplo. Descubre si necesita imitar demasiado para comunicarse, o hace sonidos extraños. O bien cualquier detalle que creas incorrecto.
  • Problemas cognitivos. También podrías descubrir problemas en la capacidad cerebral de tu hijo. A la hora del aprendizaje, por ejemplo, y la memorización de conceptos, tal vez encuentres que no recuerda ideas o detalles. Es normal que hasta los 6 años no se manejen con soltura en los conceptos más abstractos y el espacio y el tiempo. No obstante, si notas que puede ser exagerado, contacta con un especialista.
mother-kissing-baby-87129433012057t

¿Qué hacer si noto algo anormal en mi niño?

Tal vez seas tú quien se da cuenta, o puede ser que sea un profesor, familiar o cuidador. Sea como fuere, cualquier detalle anormal que se detecte, es importante ponerlo en conocimiento de un psicólogo. Así que puedes seguir estos pasos:

  • En primer lugar, mantén la calma. Sabemos que tu retoño es muy importante para ti. Pero es necesario que seas paciente y tranquila. Lo más probable es que sea un pequeño retraso que no suponga ningún problema a medio y largo plazo. La gran mayoría de casos se solucionan pronto.
  • Ponlo en conocimiento de los especialistas adecuados. Si comentas cualquier detalle con los educadores de la escuela infantil, podrán contactar con los Servicios de Atención Temprana para que hagan una primera valoración.
  • Tras la primera valoración, si el problema en el desarrollo persiste, será necesario que hagan más pruebas al chico hasta detectar la anomalía. Necesitarán el historial clínico, la historia familiar, etc.
  • Una vez tenemos el diagnóstico, habrá que poner en marcha las indicaciones para el cuidado y desarrollo del bebé. Actividades, tratamientos específicos, acciones a seguir…

Así pues, trata siempre de mantener una actitud positiva pese a la preocupación lógica que tendrás. Esto se traspasará a tu pequeño, que recibirá ánimos, cariño y fuerzas para solventar cualquier problema en su desarrollo.