Juegos divertidos para estimular el desarrollo de tu bebé

No hay mejor herramienta que el juego si deseas reforzar la relación con tu hijo, además de estimular el desarrollo de tu bebé. Al jugar con él, le prestas atención, le regalas tiempo, lo miras y le hablas, forjando así también su autoestima.

A medida que el niño crece, el juego se torna en un instrumento tan placentero como crucial para su desarrollo social, emocional, físico y cognitivo. ¿Quieres conocer aquellos divertidos juegos para estimular el desarrollo de tu bebé? En este artículo compartimos algunos.

Consejos estimular el desarrollo de tu bebé jugando

En primer lugar, recuerda que la repetición es importante puesto que muchos juegos para estimular el desarrollo de tu bebé no funcionarán en las primeras oportunidades, pero a la larga comenzará a dar los frutos más dulces en tu niño.

Tampoco vale frustrarse con el tiempo en que tu hijo le preste atención. Esto dependerá de su edad, temperamento y estado de ánimo. Pero seguramente deberás cambiar de juego cada cinco minutos. Sabrás a la perfección cuando tu bebé esté disfrutando del juego porque sonreirá o soltará una carcajada.

Puede suceder que el nene te esquive, mire para otro lado o llore mientras juega, señal de que es momento de que cambiar de juego o dejarlo descansar ya que muchos infantes se abruman con facilidad. Aquí es donde puedes apelar a los mimos, libros con imágenes o canciones suaves.

Juegos para estimular el desarrollo de tu bebé

¿Cómo estimular el desarrollo del bebé hasta los 3 meses?

En este caso, la mejor forma de entretener a tu nene es captar sus sentidos: el tacto, la vista, el olfato y el oído, sintiendo fascinación por sonidos, olores y formas. Pasados estos tres meses, tu bebé podrá extender los brazos para agarrar objetos.

  • Hora de bailar y cantar. Si tu bebé presenta mal humor, no hay nada mejor que bailar con él. Pon música y colócalo en una cangurera o bien cárgalo en tus brazos y comienza a realizar suaves movimientos, a balancearlo de lado a lado o moverlo de arriba a abajo. Y no olvides que también puedes cantar, en tono bajo y suave al principio y alto y agudo luego, canciones infantiles tan importantes para aprender.
  • Maravillas ante mis ojos. Ata o pega con cinta adhesiva en una cuchara de madera, recortes de tela, listones y cintas llamativas para moverlos de modo delicado por delante de la cara del nene. Ata un juguete a un hilo elástico y haz que rebote delante de su cara, diciendo “¡Boing! ¡Boing!” cuando baje.
cea0b42fc98dc55a792db66ef0bc1e30

Estimular el desarrollo de tu bebé entre 4 y 6 meses

En este período el pequeño se torna más activo: podrá voltear su cuerpo, sentarse, sostener, manipular y llevarse objetos a la boca. Por eso, ahora los juegos pueden involucrar cierta actividad física. Tu bebé disfrutará que lo subas en tus rodillas al grito de “Arre, caballo” y las cosquillas, con mayor capacidad de respuesta.

  • ¡Burbujas! Son un elemento mágico para cualquier niño que adora centrar la atención en ellas. Si tu bebé se pone fastidioso, acude a este recurso y observa cómo se calma. En el parque, en la tina, en tu casa y donde se te ocurra, en tanto que es una técnica barata y efectiva.
  • ¡Te voy a atrapar! Tu pequeño posee ahora un sentido de expectativa por lo que no puede resistirse cuando su mamá lo amenaza en tono de juego con atraparlo para llenarlo de besos, abrazos, o cosquillas. Ya verás brotar las risas y carcajadas de la boca de tu hijo.
  • Este cerdito. Consiste en el típico cuento basado en los dedos del pie o las manos del nene, empezando siempre por el más chico y, en la última frase simula comerle la pancita. Este divertido juego es muy útil si necesitas ponerle las medias, los zapatos o distraerlo para cambiarle el pañal.

Juegos para estimular el desarrollo de tu bebé entre 7 y 9 meses

El niño comienza a gatear, por lo cual -además de estimular el desarrollo de tu bebé- debes alentar estas hazañas físicas. Fomenta su habilidad de transferir objetos de una mano a la otra y de agarrarlos para poder controlar las manos. También comprenderá que cuando un objeto desaparece del campo visual, no deja de existir con juegos como “¿Dónde está? ¡Acá está!”.

  • Tócalo y hazlo sonar. Tu bebé golpea los objetos sobre la mesa o golea dos objetos entre sí. Es momento de examinar con atención el mundo que los rodea de mil maneras. Entonces, ofrécele cosas que hagan sonidos interesantes (recipientes vacíos, cucharas de metal o campanas) que también generen sensaciones táctiles.
  • Carrera de obstáculos. Cuando tu bebé gatee o camine, disfruten moviéndose para esquivar objetos, lo cual es excelente para el desarrollo de su motricidad. Almohadas, guías telefónicas, papás cansados y ropa para lavar pueden convertirse en instrumentos para sortear.
  • A rodar. A los bebés les fascinan las pelotas y sus movimientos. Si quieres divertirlo, puedes hacer malabares con ellas y luego lanzarlas hacia arriba para, cuando golpeen el suelo, esbozar un efecto sonoro ridículo (“¡Puffff!”). Luego, que la pelota ruede en dirección a tu bebé, y observa cómo la agarra y la aprieta; con el tiempo, conseguirá devolvértela haciéndola rodar él también. Más tarde, podrá lanzar la pelota para embocarla en un recipiente grande.
c8373ffb9876623fae1c9bec61e802c1

Juegos para bebés de hasta un año

Aquí se destaca la importancia de aquellos juegos que le permiten practicar la motricidad gruesa: pararse, levantarse y trepar. Sin embargo, también es importante ejercitar la motricidad fina, por ejemplo, jugar con la etiqueta de alguna prenda o las páginas de un libro.

  • Prueba con objetos. Tu bebé intenta entender la conexión entre los objetos y el mundo, por lo que amará apilar y ordenar objetos, así como también llenarlos y vaciarlos. Puedes facilitarle una caja de zapatos o bolsa con algunos objetos para que los ponga y saque. También es posible enseñar al bebé cómo pasar agua o arena de una jarra o recipiente chico a uno más grande.
  • A moverse. Cuando tu bebé logre estar de pie, anímalo a desplazarse colocando su juguete preferido en la otra punta del sofá o mesa. Enséñale a arrastrar un objeto por la habitación, actividad donde son útiles los juguetes de arrastre o las cajas grandes vacías.
  • Imítame. A tu hijo seguramente le encanta imitar a los demás, comportamiento que debes estimular haciendo un sonido ridículo y animando a tu bebé a que lo repita. Puede que te imite o que produzca su propio sonido, el cual puedes intentar imitar o generar un nuevo ruido.
  • Jugar bañándose. A los pequeños les gusta pararse, salpicar, tocar la cortina del baño, jugar con el jabón y demás. Podemos fomentar su diversión llevando muchos juguetes e incluso recipientes de la cocina que él pueda llenar con agua y vaciarlas o incluso hacerlas flotar en el agua. Una buena opción es hacer agujeros en la tapa de una botella de plástico para convertirla en una regadera casera.
Categorías: Bebés Etiquetas:
Te puede gustar