Saber cómo le fue al niño en el colegio con el método de la rosa y la espina

Existen maneras efectivas para que tu hijo te cuente las experiencias más importantes que ha vivido en el colegio. En este artículo te contamos cuál es una de ellas.
Saber cómo le fue al niño en el colegio con el método de la rosa y la espina

Escrito por Nicolás Forero, 17 septiembre, 2021

Última actualización: 19 septiembre, 2021

El colegio se convierte en el segundo hogar de los niños, pues ahí pasan la mitad de sus días y viven algunas de las experiencias más importantes. Además, en ese lugar fortalecen sus relaciones y desarrollan sus habilidades sociales y cognitivas.

Debido a ello, es fundamental que los padres acompañen el proceso de los hijos y les pregunten cómo les ha ido en la institución. Así, pueden encontrar información útil acerca de cómo es la relación con sus compañeros y las emociones han sentido durante la jornada.

De igual manera, al dialogar con los hijos acerca de su estadía en el colegio, los padres pueden identificar si los menores sufren algún tipo de agresión en ese lugar. Además, a partir de esa idea se les pueden enseñar qué comportamientos aceptar y cuáles rechazar.

Hablar con un niño sobre el colegio permite saber en qué asignaturas se siente más cómodo y cuáles se le dificultan un poco más. Y así, brindarle la ayuda necesaria para que logre sortear sus obstáculos.

El diálogo permanente es indispensable para que los niños sientan que tienen un apoyo constante en todas las circunstancias. Asimismo, para reafirmar que todos sus comentarios son valiosos para quienes los rodean.

Sin embargo, hay niños que contestan con monosílabos o no están acostumbrados a seguir una conversación activa cuando se les pregunta acerca del colegio. Para estos casos, el método de la rosa y la espina es una estrategia útil para cambiar esa realidad.



¿En qué consiste el método de la rosa y la espina?

Esta es una técnica a partir de la cual los hijos eligen de qué hablar, sin que nadie se los imponga con una pregunta cerrada. De esa manera, los padres logran conocer los sucesos que más les han llamado la atención a sus hijos a lo largo del día.

Lo ideal es que se utilice al finalizar el día, para que entre todas las vivencias los hijos seleccionen aquellas más importantes. Además, es imprescindible que el método se lleve a cabo cuando el niño esté tranquilo, para que pueda hablar de manera fluida y sincera.

Los expertos recomiendan que un buen momento para hacer el proceso es después de alistar la cama o al momento de leer el cuento de buenas noches. Sin embargo, los padres pueden seleccionar el espacio que consideren más adecuado para su pequeño.

El método consiste en preguntarle al niño cuál fue la rosa y cuál fue la espina a lo largo de su día. El primer elemento se refiere a aquel suceso que más lo hizo disfrutar y le causó felicidad, mientras que el segundo, representa el momento en el que más incómodo se sintió.

Así, los padres pueden empezar a tomar conciencia de las vivencias que el niño antes no mencionaba. De igual manera, pueden evaluar cómo se encuentra su estado de ánimo y ayudarlo cuando lo necesite.



Aspectos a tener en cuenta

En primer lugar, nunca hay que presionar al niño cuando no quiere hablar. Pues, con esa conducta solo se consigue que el menor se sienta forzado y no exprese todos sus sentimientos con verdadera confianza.

Como segunda medida, es importante no interrumpir a los hijos mientras hablan, ya que puede causar que el niño deje de contar algunas vivencias importantes, que en un principio estaba dispuesto a compartir.

También, es indispensable mostrar interés por todo lo que cuenta el niño. Esto lo hace sentir respetado, tranquilo y cada vez más dispuesto a dialogar con sus padres.

Por último, los padres pueden compartirle a sus hijos sus propias rosas y espinas y así lograr que el vínculo sea más cercano. Así mismo, fomentar una comunicación enriquecedora para las dos partes.

Te podría interesar...
Cómo hablar con los niños
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Cómo hablar con los niños

A continuación, vamos a contarte cómo hablar con los niños pequeños para que se sientan más conectados emocionalmente a ti. ¡Descúbrelo aquí!



  • Margot, Jean-Paul, LA FELICIDAD. Praxis Filosófica [Internet]. 2007; (25):55-79.