Rugby para niños

21 enero, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la documentalista Arantza Martín Becerro
Respeto y compañerismo son dos de los valores que fomenta en el niño la práctica de este deporte.

A priori, si hablamos de deporte para niños, el rugby no es uno de los más solicitados por las familias. Este deporte siempre ha estado asociado a la rudeza y a la agresividad. Se trata de una práctica de contacto, pero esto no tiene que implicar que sea violento. Por eso, el rugby también es un deporte para niños.

Su objetivo es llevar el balón hacia la zona del campo de los oponentes, traspasar la línea de gol tirando la pelota al suelo y poder anotar puntos. Visto de esa manera, practicarlo parece sencillo, pero supone una serie de circunstancias complejas alrededor del balón. Sin embargo, el rugby es uno de los deportes donde el trabajo en equipo es fundamental y para el que se deben adquirir las destrezas necesarias para practicarlo.

Beneficios del rugby para niños

Si este deporte se empieza a practicar a una edad temprana, estarás favoreciendo aspectos esenciales para el desarrollo del niño, tales como:

  • Concentración: Un aspecto clave en la infancia y en la adolescencia para los estudios. La concentración es un requisito indispensable para jugar al rugby, pues se trata de un deporte que requiere una atención constante.
  • Rapidez: Adquirir cierta rapidez le dará una agilidad en los movimientos y una buena capacidad de reacción ante cualquier circunstancia.
  • Coordinación motora: Junto a la rapidez y a la concentración, el niño desarrollará una buena y rápida coordinación motora, que le será muy útil durante su crecimiento.

Valores que se adquieren

  • Respeto: Respeto por el contrario, pues se trata de uno de los deportes donde el juego limpio es fundamental para el buen desarrollo del partido.
  • Compañerismo: Al tratarse de un juego en equipo, se debe de tener muy presente a los compañeros que se encuentran alrededor. Por tal razón, deben ser conscientes de que, sin cada uno de ellos, el equipo no podría llegar hasta el otro lado del campo.
  • Amistad: Como cualquier deporte de equipo, se fomenta el valor de la amistad. Los niños están expuestos a diversas situaciones en las que puede hacer amistades.
  • Inclusión: Es un deporte inclusivo, donde todos los niños y todas las características físicas son válidas. Más importante aún, la diversidad que aportan cada uno de ellos es necesaria. Altos, bajos, más delgados o menos, con más fuerza o con menos, más ágiles y más lentos.
Los deportes en la educación infantil refuerza su cooperativismo y el trabajo en equipo.

Lo bueno de este deporte es que cada posición necesita unas características físicas determinadas. Esto hace que el niño se sienta importante y adquiera unas responsabilidades dentro del grupo. Además, aprende a respetar a los compañeros, ya que todos son piezas del mismo puzle.

Rugbytots

Si a pesar de estos beneficios no te convence como deporte para tu hijo o si es todavía muy pequeño para practicarlo, existe el Rugbytots. Esta iniciativa llegó a España hace tres años. Su objetivo es que niños de entre 2 y 7 años comiencen a adquirir los valores de este deporte, pero sin contacto entre ellos.

Los beneficios del deporte en verano para niños discapacitados.

Además de los aspectos básicos del rugby, como pasarse y patear el balón, destaca por valores fundamentales como el respeto y el compañerismo.

El objetivo de Rugbytots es desarrollar habilidades sociales en los más pequeños. También, promover un desarrollo motriz y físico adecuado y una mentalidad vinculada a valores de una forma divertida y amena para ellos.

Comienza con niños de entre 2 y 3 años, etapa en la cual el objetivo es el desarrollo de las habilidades sociales antes mencionadas. En la etapa de 3 a 5 años, comienzan a aplicarse aspectos del juego de rugby como tal. Posteriormente, en la etapa de 5 a 7 años, se les prepara para ser capaces de jugar un partido de rugby. Los niños que quieran se podrían federar al culminar esta etapa.