Remedios naturales para la salida de los dientes

Muchos padres recurren a remedios naturales para calmar las molestias de la salida de los dientes. ¿Pero realmente funcionan? ¿Son seguras para su uso en bebés?
Remedios naturales para la salida de los dientes
Vanesa Evangelina Buffa

Escrito y verificado por la odontóloga Vanesa Evangelina Buffa el 29 agosto, 2021.

Última actualización: 29 agosto, 2021

Para algunos bebés, la dentición puede resultar un momento desagradable y complicado. Es por eso que algunos padres recurren a remedios naturales para aliviar los síntomas de la salida de los dientes sin saber muy bien si realmente son efectivos.

En este artículo detallaremos algunas prácticas y remedios naturales que pueden calmar estas molestias dentales y, también, te contaremos por qué no es buena idea usar algunos productos de los cuales tanto se habla. Sigue leyendo y entérate más.

Remedios naturales para alivianar la salida de los dientes

La salida de los primeros dientes puede resultar bastante molesta para algunos niños. Es frecuente que en esta etapa babeen en exceso, se lleven todo a la boca para morderlo con intensidad, lloren sin una causa aparente y no duerman bien.

Por eso, los padres experimentan cualquier estrategia posible para aliviar estos malestares del pequeño. De todos modos, lo más importante es mantener la calma y actuar con responsabilidad, ya que no todas las alternativas resultan seguras para el bebé.

A continuación, compartiremos algunos remedios naturales para la salida de los dientes que los padres pueden usar sin problemas.

Aplicar frío en las encías

La acción del frío sobre los tejidos de la boca produce un efecto antiinflamatorio y de adormecimiento que disminuye el dolor y otras sensaciones molestas. Resulta conveniente ofrecerle elementos de juego que estén fríos, como los mordillos, aptos para colocar en el refrigerador. Pero, si no se cuenta con ellos, se los puede reemplazar por cualquier objeto seguro de la casa, como las cucharas o paños de tela.

Para los niños que ya se alimentan, ofrecer frutas o vegetales frescos es otra opción. Una banana o trozos de zanahorias cocidos y enfriados son un refrigerio sano que puede ofrecer alivio a las encías inflamadas. Un adulto siempre debe supervisar al pequeño para evitar atragantamientos.

Todo lo que se le entregue a los pequeños debe estar enfriado en la heladera y no en el freezer o congelador, ya que las temperaturas muy extremas pueden dañar y quemar la encía de los bebés.

Bebé con un mordedor en la boca.

Masajear las encías

Es común que durante la dentición los bebés quieran morder con fuerza cualquier elemento que esté a su alcance. La presión sobre las encías disminuye el dolor y las molestias que en ellas se produce.

Los papás pueden usar sus dedos y nudillos limpios para aplicar presión y masajear las encías de los pequeños. Una gasa húmeda o un cepillo de silicona puede usarse con el mismo propósito, además de servir para higienizar la boca.

Si el niño ya se alimenta, ofrecer algunos comestibles sólidos con distintas texturas también es otra opción para estimular el tejido gingival. Entre ellos, tostadas, panes, frutas o vegetales frescos son algunas alternativas apropiadas.

Ofrecer masajes relajantes al bebé

Con el objetivo de calmar al pequeño, favorecer su relajación y su descanso se pueden practicar masajes corporales. Estos sirven para estimular algunos sitios puntuales por medio de movimientos en distintas direcciones durante unos minutos.

Uno de los sectores ideales para masajear en estos casos es en el dorso de la mano y los movimientos deben aplicarse sobre el ángulo que se forma entre el dedo pulgar y el índice. Otra zona para estimular se encuentra en el borde externo del segundo dedo del pie y el mejor momento para ofrecerlo es cuando el bebé esta descansado.

Aunque no hay evidencia científica al respecto, algunos masajistas sostienen que estos puntos alivian el dolor en las encías. De todos modos, es probable que un momento de relajación y conexión entre el bebé y sus padres ayuden a transitar mejor el proceso.

Mantener la lactancia materna

Si el bebé se alimenta con pecho, amamantarlo a menudo le dará consuelo y alivio. La succión y la tranquilidad que aporta el contacto con su madre son de los remedios más naturales y efectivos para las molestias de la dentición.

Algunas madres pueden temer a las mordidas del pequeño pero no siempre ocurre. Cuando es así, basta con una comunicación simple para que los pequeños entienden que el pecho de mamá no debe lastimarse.

La salida de los dientes del bebé no es motivo para suspender la lactancia. Al contrario, sostenerla es una buena estrategia.

Remedios naturales para la salida de los dientes que se deberían evitar

Existen algunas creencias y dichos populares sobre los beneficios del uso de algunos remedios naturales, pero no siempre están comprobados por estudios científicos. De esta manera, no se aconseja usarlos en niños porque no está demostrado que sean seguros para ellos.

A continuación, mencionaremos algunos productos y costumbres populares que pueden resultar muy peligrosas para la salud de los pequeños:

  • Té de manzanilla: el uso de tés en los niños está desaconsejado por el riesgo de intoxicaciones y otros efectos adversos graves.
  • Extracto de vainilla: no se recomienda frotar unas gotas de extracto de vainilla sobre las encías del bebé, ya que su eficacia no está demostrada. Además, su alto contenido de azúcar y aditivos puede provocar problemas de salud al niño
  • Aceite de clavo: posee un componente antiinflamatorio capaz de calmar el dolor de muelas. En el caso de los bebés, colocarlo sobre las encías para calmar el dolor podría irritar aún más este tejido.
  • Jengibre: frotar la raíz de jengibre sobre las encías favorece la absorción de sus componentes, que pueden resultar tóxicos para el bebé.
  • Collares de ámbar: estos accesorios están confeccionados con cuentas de ámbar para colgarse del cuello, la muñeca o el tobillo de los bebés. Además de no estar probada su eficacia, constituyen un factor de riesgo de atragantamiento, asfixia y estrangulación.
bebe nino nene colar ambar cuello piel denticion antiinflamatorio analgesico dolor natural riesgo asfixia

Alivio responsable

Es cierto que la salida de los dientes puede ser un momento molesto y difícil de transitar tanto para los bebés como para los padres. Y también es entendible que en la desesperación intenten recurrir a cuanta solución mágica se les presente. Pero, ¡cuidado! Es necesario siempre recurrir a prácticas o productos que hayan comprobado su eficacia con estudios científicos.

La erupción dentaria es un proceso normal del crecimiento de los niños y no es necesario alarmarse ni buscar métodos de alivio a cualquier costo.

Actuar con responsabilidad, paciencia y de manera amorosa resulta fundamental para atravesar esta etapa del pequeño de la manera más segura y natural.  Y si quedan dudas o el pequeño se siente demasiado molesto, consultar al pediatra siempre es la mejor alternativa.

Te podría interesar...
Salud bucal infantil: cada edad necesita un cuidado específico
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Salud bucal infantil: cada edad necesita un cuidado específico

Ocuparse de la salud bucal infantil según cada edad permite atender las necesidades especiales de cada momento. Te contamos cómo hacerlo.