¿Hay que limpiar las encías de los bebés?

Algunas madres se preguntan si es necesario limpiar las encías de los bebés. A continuación, te contamos todo lo que debes saber sobre el cuidado de la boca desde el nacimiento.
¿Hay que limpiar las encías de los bebés?
Vanesa Evangelina Buffa

Escrito y verificado por la odontóloga Vanesa Evangelina Buffa el 21 mayo, 2021.

Última actualización: 21 mayo, 2021

Prestar atención al cuidado de la boca desde edades tempranas puede marcar la diferencia en el estado de salud bucodental de la persona. Por eso es tan importante limpiar las encías de los bebés desde que nacen.

con esta práctica tan simple el pequeño va incorporando la limpieza de la cavidad bucal como parte de la rutina de cuidado del cuerpo. Cuando erupcionen las piezas dentarias, el cepillado no significará algo nuevo y mantener los dientes sanos será más fácil.

Además, limpiar las encías de los bebés disminuye el riesgo de padecer caries y alivia las molestias propias de la erupción. Aquí te contamos todo lo que debes saber sobre esta conducta que ayuda tanto a la salud de los más chiquitos.

Las encías del bebé

La boca de los bebés es una estructura muy importante para su desarrollo. En los primeros meses de vida los niños van descubriendo el mundo a través de la cavidad bucal y de las sensaciones que gracias a ella experimentan.

Limpiar las encías del bebé es fundamental para tener una boca saludable.

Las encías en el bebé cumplen un rol muy importante en la exploración y durante la alimentación. En la succión las encías se relacionan con la lengua y, a través de sus movimientos, se logra extraer la leche de la madre para deglutirla.

En el interior de la boca del recién nacido se observan los rodetes gingivales o encías del bebé. Se trata de tejido mucoso de color rosa pálido que recubre el hueso sobre el que erupcionarán los elementos dentarios. Algunas zonas, incluso, pueden verse lobuladas por la presencia de los gérmenes dentarios de los futuros dientes que se encuentran por debajo.

Algunos niños pueden presentar pequeñas formaciones blanco amarillentas sobre sus encías. Se trata de los nódulos de Bohn, una alteración inofensiva en la que persisten restos de tejido glandular embrionario y que desaparecen por sí solos con el tiempo.

Sobre estas estructuras, con el tiempo, aparecerán las piezas dentarias. Por todo esto, el cuidado y la atención de esta parte del cuerpo lo antes posible es primordial.

Limpiar las encías de los bebés desde el nacimiento

Es muy importante limpiar las encías de los bebés tan pronto como sea posible. Estos son algunos de los beneficios de incorporar esta práctica a la rutina de cuidado del niño de manera temprana:

  • Prevención de enfermedades: eliminar los restos de leche y bacterias que quedan acumulados en lengua y encías disminuye el riesgo de sufrir caries en las piezas de leche cuando erupcionen.
  • Incorporar el hábito: acostumbrar a los niños a cuidar la boca desde el comienzo evita las dificultades o resistencias que pueden aparecer al introducir el cepillado más tarde. El niño se habitúa al aseo de la cavidad bucal como parte de la rutina diaria y disfruta la sensación agradable de tener la boca limpia.
  • Masajear las encías: durante la limpieza de las encías se genera un masaje placentero en la boca. Esta sensación puede aliviar las molestias que irritan al pequeño cuando salen los dientes de leche.

Cómo hacerlo sin que el bebé se angustie

Para los padres puede resultar abrumador tener que asear una boca tan pequeña. Con paciencia, voluntad y un poco de práctica es posible y no tan complicado. A continuación, detallamos la manera correcta de hacerlo.

Los únicos suministros que se necesitan son agua tibia y unos paños de gasa o trapitos limpios. En primer lugar, el adulto que va a realizar la tarea debe lavarse bien las manos con agua y jabón.

Después, debe acostar al bebé en sus rodillas, sosteniendo la cabeza con una de sus manos. En la otra mano enrollará la gasa limpia en el dedo índice y lo mojará con el agua tibia.

Con cuidado, abrirá la boca del pequeño y frotará el paño sobre las encías haciendo movimientos circulares suaves. También se deben limpiar la lengua y el interior de las mejillas.

A algunos padres les resulta más fácil hacer la tarea usando cepillos especiales con forma de dedal. Estos se introducen en el dedo y, al tener cerdas suaves de silicona, se pueden masajear y limpiar las encías.

Cuando aparezca el primer elemento dentario en la boca es momento de hacer la transición hacia el uso de un cepillo de dientes. Debe ser pequeño y suave para limpiar las piezas dentarias que aparecen en boca. El resto de las estructuras pueden limpiarse de manera suave con el cepillo o continuar usando los dedales de silicona o las gasas.

También cuando salen las piezas dentarias puede comenzar a usarse pasta dental en cantidades mínimas (del tamaño de un grano de arroz). Siempre hay que seguir las indicaciones del odontopediatra del pequeño.

Algunos trucos para limpiar las encías de los bebés

Padres limpiando las encías de su bebé con una gasa.

Limpiar las encías de los bebés puede ser un momento desagradable para algunos niños. Los adultos no deben desesperarse ni irritarse. Acompañarlos con cariño, motivarlos y ayudarles a disfrutar de la rutina es muy importante para que poco a poco incorporen este hábito.

Aquí hay algunos consejos que pueden ser de utilidad para hacer más agradable el momento de limpiar las encías de los bebés:

  • Canciones: cantar una canción relajante para calmar al niño o un tema especial sobre la limpieza de la boca puede hacer más divertido el momento.
  • Dar ejemplo: que el adulto se cepille sus propios dientes en el mismo momento que el niño es una buena manera de mostrar al pequeño la importancia de la higiene oral.
  • Aprovechar el momento del baño: hacer la limpieza de la boca durante o después de un baño relajante puede ser buena idea. El niño estará más predispuesto y será parte de la rutina del cuidado del cuerpo.
  • Cepillar por turnos: en niños más grandes se puede jugar a asear la boca por turnos. Primero se le da al pequeño un cepillo para que él practique la limpieza y luego el adulto termina de realizarla.

Padres que se ocupan de la boca de sus pequeños

Ahora ya sabes que no hay que esperar a que salgan los dientes en la boca de tu pequeño para comenzar a cuidarlos. Limpiar las encías de los bebés previene complicaciones en la boca, por eso es muy importante comenzar lo antes posible.

Cuidar la salud bucodental de los niños es vital para que tengan una sonrisa saludable en el futuro. Con responsabilidad, paciencia y mucho amor todos los padres pueden hacerlo.

Te podría interesar...
5 consejos para mantener las encías sanas de tu bebé
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
5 consejos para mantener las encías sanas de tu bebé

Mantener las encías sanas del bebé es fundamental para que la boca del niño se desarrolle sin problemas. Sigue estos consejos para lograrlo.