Primeros dientes del bebé: todo lo que debes saber

Astrid Moreira · 20 diciembre, 2017
La aparición de los primeros dientes del bebé es un proceso totalmente normal y sin mayores complicaciones. Te explicamos los principales síntomas que experimentará tu bebé y qué hacer para aliviar su dolor.

Generalmente, a partir de los cuatro meses de edad comienzan a aparecer los primeros dientes del bebé. En algunos casos, empiezan a dejarse ver desde el primer año de edad. No hay que alarmarse si tardan en salir, esta es una característica particular de cada bebé.

En qué orden aparecen los primeros dientes del bebé

En la mayoría de los bebés, el orden de la aparición de los dientes de leche se adapta a la evolución de su alimentación. Los primeros dientes que aparecen son los incisivos, los cuales son muy útiles para masticar verduras y alimentos más blandos. Más adelante, aparecen los molares y los caninos, que surgen para adaptarse a la masticación de la carne.

Como indicamos anteriormente, el proceso de la aparición de los dientes es muy variable, pero generalmente suele finalizar entre los 20 y los 30 meses, aunque puede haber algunas excepciones. Cabe destacar que incluso pueden existir casos de niños que nazcan con algún diente, pero esto es bastante atípico.

Cuando a los bebés les comienzan a aparecer los dientes de leche, es posible que babeen más y muerdan más objetos. Algunos viven el proceso sin ningún tipo de dolor, mientras que otros pueden experimentar breves periodos de irritabilidad con episodios de llanto, alteraciones del sueño y de la alimentación.

“Sí pueden salir caries en los dientes de leche; la caries infantil es muy frecuente incluso en bebés”

Síntomas de la dentición

Los síntomas de la aparición de los primeros dientes del bebé son generalmente leves y algunos no los experimentan muy notoriamente. En cambio, otros pueden presentar fiebre e incluso diarrea. Aquí conocemos los síntomas en detalle:

  • Los primeros dientes del bebé pueden aparecer ocultos bajo la encía durante semanas o pueden perforar el tejido gingival de forma repentina sin ningún tipo de aviso.
  • Cuando el diente está por salir, la encía cambia de aspecto, se hicha, enrojece y, al tocarla, presenta una protuberancia dura de color blanquecino. Puede ser dolorosa y molesta para el pequeño.
  • Normalmente, la salida de los dientes del bebé viene acompañada de ligeros malestares, como fiebre y resfriado, e incluso diarrea y e irritaciones.

La aparición de los primeros dientes en bebés puede causarles muchas molestias.

Cómo aliviar el dolor de la dentición

Cualquiera que sea la edad en la que empiezan a aparecer los dientes del bebé, una vez que comienzan a salir se deben tomar una serie de acciones importantes para aliviar el dolor por dentición (en caso de que exista). Aquí presentamos algunas recomendaciones:

  • Envuélvete el dedo en una gasa estéril y masajéale suavemente la encía. Esta es una manera muy eficaz para aliviarle el dolor causado por la dentición.
  • Otra opción para aliviar el dolor de la salida de los primeros dientes en el bebé es frotar la encía con un trozo de hielo, también envuelto en una gasa estéril.
  • También puede ser muy útil un mordedor especial de goma dura, que puede proporcionar alivio a las encías y gracias a sus formas y colores puede ser muy atractivo para el bebé, lo que hace que se distraiga del dolor.
  • Existen también pomadas específicas para calmar el dolor, que son anestésicas y naturales.

¿Cómo se lavan los primeros dientes del bebé?

Antes de que salgan los primeros dientes, podemos limpiarle las encías al bebé de vez en cuando suavemente con un paño húmedo para que se vaya acostumbrando a la manipulación de la zona. Una vez que aparecen los primeros dientes, podemos continuar limpiándolos con un paño húmedo, pero si ya está establecida la alimentación complementaria, se puede utilizar un cepillo especial infantil, pequeño y con las cerdas muy suaves.

La salud bucal es importante desde los primeros años de vida.

Esto es muy importante a partir de los 18 meses de edad, cuando generalmente aparecen los primeros dientes molares, en los que se pueden acumular restos de comida. Es recomendable lavarle los dientes de dos a tres veces al día, haciéndolo principalmente antes de acostarse por la noche.

La Academia Europea de Odontología Pediátrica recomienda el cepillado dental dos veces al día con una pasta dental específica. Esta no puede ser de adultos debido al riesgo de fluorosis. Las pastas para niños menores de dos años deben tener una concentración de 500 ppm.

Es importante destacar nuevamente que cada bebé tiene su ritmo y los dientes aparecerán en su momento. Ante cualquier duda, no obstante, puedes consultar directamente con su pediatra o con un odontólogo.