¿Qué no hacer al visitar a un recién nacido?

05 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicopedagoga María José Roldán
Si estás pensando en ir a ver a un recién nacido, hay algunas cosas que no tienes que hacer. Te contamos cuáles son a continuación.

Cuando nace un bebé en la familia o en tu entorno, siempre es una buena noticia y todo el mundo quiere ir a conocerle. Es normal, pero es necesario que se tengan en cuenta algunas cosas para evitar que la tan esperada visita se convierta en un problema. Siempre, antes de visitar a un recién nacido, tienes que avisar a sus padres para ver si es posible o si es mejor esperar.

No seas esa persona que va a ver a un bebé y hace cosas que no se deben hacer. A continuación, vamos a explicarte algunas de esas cosas que no tienes que hacer al visitar a un recién nacido, porque, de esa manera, no incomodarás a nadie.

¿Qué no hacer el visitar a un recién nacido?

Familia con sus hijos y con su bebé recién nacido en brazos.

Presentarte sin previo aviso

Siempre que quieras ir a visitar a un recién nacido, tienes que hablar con los padres para acordar un horario que os vaya bien a todos. Una vez acordada la hora, tendrás que ir a esa hora y no antes o después. Sé puntual; no te atrevas a aparecer en la puerta sin haberlo hablado antes porque puede molestar.

Ir con las manos vacías

Nunca vayas a visitar a un recién nacido con las manos vacías. Siempre es buena idea que lleves algo de comida, porque unos padres cansados siempre lo agradecerán. Si no se te da bien la cocina, puedes pensar en llevar otras cosas que seguro que también les irán bien, como pañales, toallitas o tarjetas de regalo.

Ir si estás enfermo

Si estás enfermo o tienes síntomas, nunca vayas a visitar a un recién nacido. No tienes ni que entrar por la puerta. Espera hasta que no tengas ningún síntomas y haya pasado el tiempo estipulado para transmitir la enfermedad, dependiendo del tipo que tengas.

Quedarte demasiado tiempo

Cuando vayas a visitar a un recién nacido, no te quedes demasiado tiempo. Felicita a lo padres, charla, ofrece tu ayuda, pero no te quedes mucho rato. Los nuevos papás seguro que están cansados y necesitarán tiempo de intimidad.

Crear más trabajo

Si vas a visitar a un bebé, no pienses en que los padres deban ser buenos anfitriones, porque no deben serlo. Su único trabajo es cuidar a su recién nacido, así que no esperes ni que te ofrezcan agua.

Si quieres beber agua, pregunta si puedes cogerlo tú mismo. Y, si vas a la cocina y ves los platos sucios, ofrécete para limpiarlos y poner una taza de café a los padres. Seguro que agradecerán ese bonito detalle.

Ir con mucha gente para ver al recién nacido

Cuando vayas a ver a un recién nacido, no vayas con mucha gente. Ve tu solo y otra persona más, como mucho. Quizá si la madre amamanta, no se sienta cómoda de mostrar la lactancia con personas con las que no tiene confianza. Si quieres ir con más personas, es mejor que avises con antelación y, si a los padres no les parece bien, no te enfades, simplemente acepta su voluntad.

Faltar al respeto al deseo de los padres al visitar a un recién nacido

Nunca, bajo ninguna circunstancia, faltes al respeto al deseo de los padres. Si ellos deciden estar dos semanas sin visitas, tienes que respetarlo. Guarda las distancias que sean necesarias y siempre pregunta las cosas antes de darlas por hecho.

Publicar fotos del recién nacido en redes sociales

Si tomas fotos al bebé recién nacido, no las publiques en redes sociales, y menos sin el consentimiento de los padres. Este tema pueda generar malestar y es mejor evitarlo.

No todos los padres quieren mostrar a sus hijos en redes sociales y tendrás que respetarlo. Aunque creas que puede ser halagador porque quieres mostrar lo orgulloso que estás por la llegada del bebé al mundo, es mejor que no lo hagas.

Cambiar de planes en el último momento

Si prometiste llevar la cena en tu visita, tienes que llevarla. Del mismo modo, si prometiste estar a las 4 de la tarde, no vayas a otra hora, y mucho menos cambies los planes en último momento.

Mamá con sus hijos yendo a visitar a un recién nacido.

También, si has quedado con los padres, ellos estarán haciendo un sacrificio para atender tu visita, así que es mejor que seas responsable y que no hagas nada que pueda molestar a los nuevos y cansados padres.

No lavarte las manos al tocar al recién nacido

La higiene es fundamental cuando vas a ver a un recién nacido, así que lávate bien las manos antes de entrar en la casa o nada más llegar. No toques al bebé hasta que tengas las manos bien limpias y desinfectadas.

Dar consejos que no te han pedido

Los padres pueden sentirse molestos si les das consejos que no te han pedido. Pueden sentirse estresados si lo haces e incluso incómodos. Si quieres decir algo, primero pregunta si puedes hacerlo y, si lo haces, ten tacto y mucha empatía.

Preguntar cosas indebidas

Quizá quieras preguntar algunas cosas como por qué la madre no amamanta o si va a trabajar pronto. Existen algunos asuntos que pueden ser temas delicados para los padres y es importante que no hables sobre eso si crees que puede ser un motivo de molestia para ellos.

No hacer caso a los hermanos mayores

Si los padres tiene otros hijos además del bebé, no los dejes de lado. Ellos también necesitan dedicación, así que juega con ellos y préstales toda tu atención. Incluso, es ideal que les lleves algún regalo o detalle para que vean que ellos siguen siendo importantes.

En definitiva, esperamos que estas recomendación te sean útiles y las lleves a cabo cuando vayas a visitar a un recién nacido. Te ahorrarás muchos malentendidos con los padres y todos disfrutaréis del pequeño con una mayor tranquilidad.