¿Qué hacer si mi hijo tiene alergia al sol?

La piel sensible de tu hijo puede sufrir con la exposición al sol y, en consecuencia, pueden aparecer reacciones alérgicas. Te contamos todo lo que debes saber sobre la alergia al sol en el siguiente artículo.

No son pocas las madres que exclaman: “mi hijo tiene alergia al sol”, mientras que expresan su preocupación y desconocimiento al respecto. Sin embargo, se debe tener en cuenta que todos los niños pueden sufrir reacciones al sol y que no existe un motivo por el cual padezcan esta sensibilidad.

La alergia al sol es realmente un término común que se refiere a una serie de reacciones que provocan una erupción en la piel que ha estado expuesta al sol.

En ocasiones, la piel sensible de los pequeños reacciona mal a los rayos del sol, incluso cuando está cubierta de crema solar. Las erupciones son causadas por una variedad de razones; estas van desde la simple exposición al sol hasta la ingesta de ciertos medicamentos o el uso de ciertos productos durante la exposición.

¿Qué hacer si mi hijo tiene alergia al sol?

La alergia provoca que se forme urticaria en la zona de la piel que está expuesta a los rayos solares. Las manchas o ronchas rojizas y con picazón aparecen minutos después de la exposición.

Ciertamente, pueden durar pocas horas o incluso días. La alergia puede volverse crónica, pero los síntomas pueden tratarse.

Estas son las alergias al sol más comunes que puede experimentar tu hijo. Además, te contamos cómo puedes hacer para evitarlas o tratarlas:

1.- Erupción de luz polimórfica

Es una reacción inmune producida por los golpes de la luz en la piel. Esta erupción con picazón es la más común de todas las alergias al sol. Aparece en forma de múltiples puntos o ampollas.

Mi hijo tiene alergia al sol, ¿qué puedo hacer?

Si el niño sufre una erupción de luz polimórfica, debes tratar de exponerle a la luz solar gradualmente. Comienza con solo unos minutos al día y aumenta de a poco la resistencia. Si la erupción es leve, puede ser útil exponerse a la luz solar suave en la primavera, ya que esto puede ayudar a aclimatar la piel.

Si el niño tiene un sarpullido grave, el médico de cabecera podrá recetarle una crema con esteroides para aplicar por las noches.

2.- Sensibilidad a la luz inducida por medicamentos

Este sarpullido también es bastante común; lo sufren los niños que toman ciertos tipos de medicamentos mientras están bajo el sol. Afecta a todas las partes del cuerpo que han estado en contacto con rayos solares.

Detener el medicamento generalmente ayudará a aliviar los síntomas, pero esto solo se debe hacer si el fármaco que está tomando no es esencial. Si tienes dudas, te recomendamos consultar a un profesional. En caso de que los problemas persistan, el médico podrá derivarlo a un especialista.

“La alergia al sol es realmente un término común que se refiere a una serie de reacciones cuando aparece una erupción en la piel que ha estado expuesta al sol”

3.- Dermatitis de contacto

Esta es otra reacción alérgica que se produce cuando un producto químico reacciona con el sol. Produce que se forme un alérgeno; en consecuencia, la piel del pequeño se irrita.

Es menos común que las dos anteriores. Este sarpullido afecta a todas las partes del cuerpo que han estado en contacto con ciertos productos químicos como jabones, perfumes y otros artículos de tocador, y luego se exponen al sol. En casos severos, la erupción puede causar ampollas y urticaria.

Debes tratar de identificar la fuente química que causa la reacción y dejar de usarla, además de resguardar al niño del sol. También se recomienda tomar antihistamínicos, lavar bien las áreas afectadas y calmar cualquier hinchazón con la loción de calamina.

Algunos niños presentan alergia al sol.

¿Cuáles son los factores de riesgo si mi hijo tiene alergia al sol?

La alergia al sol no se puede diagnosticarse tan fácilmente. Esto se debe a que al principio los síntomas son como los de cualquier otra reacción alérgica.

Las erupciones cutáneas son el signo habitual de esta sensibilidad; las marcas en la piel del pequeño para siempre. De hecho, afectarán su piel y no son fáciles de tratar.

La exposición al sol es algo prácticamente inevitable, por lo que tratar este tipo de alergia no es nada sencillo. Asimismo, los medicamentos toman tiempo para hacer efecto y las reacciones alérgicas comienzan poco después de la exposición. En casos extremos, estas pueden causar cáncer de piel.

En definitiva, debes tener en cuenta que la piel de los niños es muy sensible y que está expuesta a sufrir este tipo de reacción alérgica. Te recomendamos, finalmente, proteger al niño con factor solar y exponerlo al sol de forma gradual.

Categorías: Consejos para cuidar a tu niño Etiquetas:
Te puede gustar