Qué hacer cuando las chicas se avergüenzan de sus cuerpos

08 Abril, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicopedagoga María José Roldán
Hay niñas y adolescentes que odian sus cuerpos. Es deber de los padres evitar que eso ocurra y se acepten tal y como son.

Quizá tengas una hija adolescente que se tapa con ropa, que se pone prendas anchas porque se avergüenza del cuerpo que tiene y se fija en los cuerpos de otros. No importa si tiene un cuerpo delgado o no, lo que importa es la falta de autoestima que muestra con este comportamiento. También muestra cómo los estereotipos sociales le marcan demasiado para ser feliz.

El miedo a la playa por no enseñar los cuerpos

No es que tenga la chica adolescente miedo a la playa, es que piensa que todo el mundo mirará su cuerpo y no la aceptará. No es que los demás no la acepten, es que a ella misma no le gusta aceptarse.

Parece que, cuando se va a la playa, solo los delgados y bien formados aparecen en trajes de baño. Hemos enseñado a nuestras niñas a avergonzarse de sus cuerpos menos perfectos. Les hemos hecho temer a la playa, y no es culpa de las chicas; nadie tiene la culpa realmente, excepto los medios, que, continuamente, intentan hacernos creer que el cuerpo debe ser perfecto para poder lucirse.

Por todo esto, las chicas adolescentes, y muchas mujeres, se angustian al revelar su carne de traje de baño. No se sienten cómodas con sus cuerpos femeninos adultos. En preparación para el verano, aconsejan a sus hijas que bajen de peso, enceren sus líneas de bikini y seleccionen trajes de baño que oculten sus “defectos de figura”.

Chica adolescente sentada en el suelo avergonzada por su cuerpo.

Además, los hombres que juegan con pelotas de playa y con piernas delgadas no ofrecen a sus hijos tales advertencias de verano. La playa no es enemiga de niños y hombres, pero parece que sí de niñas y mujeres. ¡Hay que ponerle fin a esto!

Estar bien con los cuerpos

Las únicas mujeres en la playa a gusto con sus cuerpos suelen tener menos de nueve años. Incluso las niñas preadolescentes meten conscientemente sus estómagos ligeramente redondeados, avergonzadas, incluso, por la más mínima apariencia de grasa corporal. Las mujeres comparten entre ellas sus planes de pérdida de peso mientras leen revistas que prometían “un cuerpo de verano más delgado” y “cómo ser sexy después de los 40”.

Además, los hombres bromean unos con otros acerca de sus barrigas cerveceras y, a veces, intentan retractarse mientras ven a una belleza bañándose. Los hombres, cuando están en la playa, parecen relajados y felices.

Miedo y odio hacia los cuerpos

Las mujeres transmiten a sus hijas sentimientos desesperados y basados en la vergüenza sobre sus cuerpos. Este legado de autodesprecio sin fin, ayudado e incitado por las omnipresentes imágenes de los medios de belleza femenina inalcanzable, ha resultado en que nuestras hijas odien sus cuerpos, sean víctimas de trastornos alimentarios crónicos y, con demasiada frecuencia, mueran de hambre.

Por todo esto, es importante que las madres sean un buen ejemplo para que sus hijas comiencen a apreciar sus cuerpos y a ellas mismas por lo que son. No tienen que basarse en otros cuerpos para compararse y ver si son mejores o peores personas. La persona no se mide a través de un cuerpo físico, se mide a través de cómo es en sí.

Chica adolescente con traje de baño tapándose la cara porque se avergüenza de su cuerpo.

De tal madre, tal hija

Para que las hijas se sientan cómodas con sus cuerpos, las madres no pueden estar en guerra con los suyos propios. Las madres deben abstenerse de quejarse de manera constante y amargamente por su peso y forma, y obsesionarse con los gramos de grasa. La comida no debe ser el enemigo.

Las niñas necesitan que se les enseñe a celebrar las fortalezas y vitalidad individuales de sus cuerpos, independientemente del tamaño de su vestido. Los números en una escala o la amplitud de sus caderas no deben determinar su autoestima.

Más adolescentes de todos los tamaños con traje de baño comenzarán a alegrar la playa cuando sus madres comiencen a aceptar y respetar sus propios cuerpos, liberándose a sí mismas y a sus hijas del miedo a la gordura. Todas nuestras hijas merecen un día en la playa, de piscina o simplemente merecen quererse a ellas mismas en plenitud.

Por consiguiente, si quieres que tus hijas crezcan sin odiar sus cuerpos, en tu hogar, tanto la madre como cualquier otro miembro de la familia, deberán respetar sus cuerpos, y se ha de apelar a la salud y no tanto a la apariencia. Porque la autoestima reside en uno mismo, en el interior, y no en el aspecto físico ni en el exterior.