¿Qué es el vamping?

El vocablo vamping parte de la unión de los términos: vampire (vampiro en español) y texting (acción de teclear mensajes de textos). Toda vez que se unen estas sílabas ellas pasan a formar el significado más o menos de: persona que se mantiene en vigilia durante las noches (como los vampiros) con el propósito de utilizar cualquiera de los muchos dispositivos que le ofrece la tecnología para enviar mensajes de texto o usarlos con otros fines.


El vamping hoy por hoy se ha convertido en un fenómeno a nivel mundial, y a pesar de sus muchos detractores (adultos generalmente) cada día la lista de quienes se dedican a ello (adolescentes en su mayoría) aumenta.

Por su importancia y los muchos perjuicios que conlleva, dedicamos este post a la temática.

Nacimiento del vamping como fenómeno

El vamping como fenómeno nació casi que con el avance de los medios de comunicación: tablet, teléfono móvil, ordenador, internet…

Los aparatos electrónicos y las bondades que ofrecen (interactividad, socialización las 24 horas, inagotable caudal de información de todo tipo) unidas al tiempo que cada vez se hace más corto, por lo menos para quienes lo saben aprovechar, conduce a los adolescentes a someterse al vamping.

vye06qa090714photo01

Por otro lado también se encuentra el atractivo que tiene el estar conectado con personas que viven al otro lado del mundo para conocer otras culturas o maneras de pensar.

Se sabe que una de las principales características de la adolescencia es la necesidad que se siente de formar parte del grupo, entonces hacer vamping es moda y como moda al fin todos quieren ser parte de ella.

También está el hecho de que no todos los adolescentes cuentan con la privacidad y la paz necesaria en casa como para relajarse durante el día o “hacer y deshacer” sin que sus padres los estén vigilando. Por eso utilizan la noche para contarse sus vivencias, hablar sobre sus dudas, compartir sus problemas, sus experiencias en las redes sociales y cualquier otra inquietud.

Perjuicios del vamping

El vamping, como otros fenómenos relacionados con la tecnología, tiene sus perjuicios. Entre ellos queremos citarte:

  • Trastornos en los ritmos circadianos
  • Insomnio: Los adolescentes que cambian el día por la noche; es decir, que se mantienen activos durante las madrugadas y duermen o intentan hacerlo durante las horas matutinas son vulnerables a este padecimiento
  • Bajo rendimiento académico. Como no descansan durante la noche se les dificulta mantener la concentración por el día. Prestan poca o ninguna atención a sus profesores, duermen en clases y tienden a faltar seguidamente a la escuela para quedarse en casa descansando
  • Adicción a la tecnología y la tendencia a preferir una vida virtual antes que la real
  • Baja tolerancia a las opiniones que emiten sus padres sobre su comportamiento
  • Debilidad y cansancio al punto de convertirse en crónico
  • Irritabilidad, ansiedad y fluctuaciones en el carácter y sus estados de ánimo
  • Depresión
  • Fatiga ocular que puede acarrear algunos problemas con la visión.
vye06qa090714photo01

¿Cómo alejar a tu hijo del vamping?

La primera regla para lidiar con un adolescente y hacer que al menos te escuche es no prohibirle las cosas. Si comienzas por reducir las horas que pasa conectado a los dispositivos electrónicos o impedírselos, habrás comenzado mal la batalla.

La cuestión es buscar un método que te permita negociar con él sin imponer tu voluntad o dejar que él imponga la suya. Es difícil, lo sabemos. Por eso en Eres Mamá te damos algunos consejos que, consideramos, pueden ayudarte.

  • Pídele conversar sobre el nuevo estilo de vida que está adoptando. Pacten un momento para hablar solamente sobre ello. No saques a relucir el tema en cada una de sus conversaciones porque puedes resultarle reiterativa y tediosa. Eso solo hará que te evada.
  • Ayúdalo a hacer una comparación entre su vida antes del vampig y después de este. Los pros y los contras que tiene el haberse alejado de su vida social durante el día y todo lo que implica no descansar suficientemente en las noches: notas bajas, pocas actividades recreativas al aire libre, deficiente actividad física, escasez de tiempo para compartir con su familia, etc.
  • Pregúntale sobre su futuro y cómo se vislumbra 2 o 3 años en los adelante. No le digas cómo lo ves tú. Vete haciéndole preguntas para que él solo saque en conclusión la importancia de estudiar, aprovechar su tiempo en desarrollarse física, emocional y psicológicamente y vivir la vida que tiene.
Categorías: Niños Etiquetas:
Te puede gustar