Qué es el constructivismo en educación

08 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López
Según el constructivismo, es importante que el alumno sea el generador de su propio conocimiento, que sea una parte activa mientras que el profesor sea solo un orientador o guía.

El constructivismo en educación defiende que es el alumno el generador activo de su aprendizaje tras la interacción con los conocimientos a adquirir. Con el constructivismo, es el alumno la pieza principal y el profesor pasa a ser algo secundario, aunque sea una parte clave para el aprendizaje.

La nueva información es incorporada a las experiencias y conocimientos previos; son las experiencias las que crean esquemas mentales que, cada vez, son más complejos, gracias a dos procesos: la asimilación y la acomodación.

¿Quieres saber en qué se basa el constructivismo en educación, qué objetivos tiene y cuáles son sus principios? Sigue leyendo para saber más.

Constructivismo en educación

La aplicación del constructivismo en educación tiene como finalidad que los alumnos dispongan de los materiales, herramientas y recursos necesarios para la elaboración de su propio aprendizaje, y siempre bajo la orientación y supervisión del profesor y en el contexto del aula, donde se imparten las clases.

El constructivismo entiende al aprendizaje como un proceso de construcción activo, progresivo, autónomo y dinámico. Aquí lo importante es la interacción con los conocimientos, no recibirlos de forma pasiva.

Profesora en clase con sus alumnos aplicando el constructivismo en educación.

Los esquemas mentales juegan un papel importante; estos son las experiencias y el entorno con el que interactuamos y que almacenamos para luego adquirir y adaptar los nuevos conocimientos a través del proceso de asimilación.

Principios del constructivismo en educación

Algunos autores que han aportado sus teorías y conocimientos hacia esta corriente son Jean Piaget, Jerome Bruner, David Paul Ausubel, Joyce Setzinger y Lev S. Vigotsky. Aunque ninguno se declaró constructivista, sus teorías y principios son representativos de este paradigma.

Vamos a pasar a detallar cuáles son los principios del constructivismo en educación:

  1. El alumno, de forma activa, es el que elabora su conocimiento a través de la interacción con lo que va a estudiar.
  2. El contexto desencadena la construcción del aprendizaje.
  3. El nuevo conocimiento adquirido toma significado cuando se relaciona con los conocimientos previos.
  4. Aprender significa estar en continua acción, análisis y reflexión de cada situación a la que se hace frente.
  5. El profesor, maestro o pedagogo solo facilita el aprendizaje; es el alumno el que se encarga de construirlo.
  6. El conocimiento es interno en cada persona; es el alumno el que, basándose en sus experiencias y conocimientos previos, lo construye.
  7. Cada alumno tiene sus conocimientos internos y sobre estos reorganiza su experiencia interna.
  8. El conocimiento previo y la experiencia facilitan el desarrollo de la estructura cognitiva.
  9. Lo importante es la orientación para la búsqueda de aprendizaje, no las instrucciones, que lo que intentan es programarlo.
  10. Con las experiencias, se construyen los esquemas mentales de conocimientos y estos van cambiando a través de las experiencias.

¿Qué factores participan en el proceso de aprendizaje en el constructivismo?

Según el constructivismo, en el proceso de aprendizaje intervienen, principalmente, dos factores; no son los únicos, pero sí los más importantes.

  • Influencia educativa. El aula tiene que ser un entorno que incite al aprendizaje y garantice que haya un clima de cooperación que sea motivador para el alumno.
  • Factores psicológicos. Los conocimientos a adquirir tienen que ser significativos y valiosos para que estos puedan pasar a la estructura cognitiva.

Objetivos del constructivismo en educación

  1. Necesidad de utilizar ejemplos para conseguir el aprendizaje.
  2. Buscar y dar soluciones a problemas y casos reales.
  3. Incentivar el proceso de aprender a aprender.
  4. Hacer más dinámico el aprendizaje, haciendo que el alumno participe de manera activa y directa en ellos.
  5. Estimular y motivar el desarrollo, independencia y autonomía del alumno para que se haga cargo de su aprendizaje con interés.
  6. Identificar, interpretar, clasificar y relacionar la información que pueda ser importante para poder resolver los problemas que se plantean.
  7. Realizar actividades en grupo para poder desarrollar y estimular la negociación y participación con los demás alumnos.
  8. Ser capaz de poder distinguir la teoría de la realidad.
  9. Crear un ambiente de aprendizaje transparente, adecuando los contenidos y al proceso de aprendizaje, para que este sea constante y fluido.
    Profesora dando clase a sus alumnos.

¿Cómo tiene que ser el entorno educativo basado en el constructivismo?

Los entornos para el aprendizaje tienen que favorecer la adquisición de conocimientos de forma autónoma y resultar motivadores e interesantes para el alumnado. Algunos aspectos a tener en cuenta para que el entorno sea el adecuado son los siguientes:

  • El ambiente tiene que incentivar al alumno al contacto con diversas representaciones de la realidad.
  • Estas representaciones deben evitar las simplificaciones y hacerlas lo más reales posible.
  • Deben primar las actividades significativas por encima de la imposición de los contenidos.
  • Hay que proponer entornos en los que se dé interacción para poder resolver y dar solución a los problemas sin estar basado en las instrucciones.
  • El ambiente debe estimular la reflexión y el análisis basándose en la experiencia.
  • En los ambientes constructivistas, los contenidos y contextos tienen que estar orientados a ayudar a construir el conocimiento.
  • Se fomenta la colaboración y negociación, y se estimula la construcción de los conocimientos, lo que evita la competencia por lograr reconocimiento individual.

En definitiva, el constructivismo en educación puede ser una herramienta eficaz para que los alumnos adquieran aprendizajes de manera autónoma, ya que es él mismo el que tiene que iniciar su propio aprendizaje.

Para ello, debemos dotar su ambiente de clases con herramientas, materiales y recursos para que este sea el constructor de su conocimiento, siempre orientado y guiado por el profesor.