¿Qué es el aprendizaje basado en proyectos?

15 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Olga Carbajo
El aprendizaje basado en proyectos es un proceso de aprendizaje que tiene como objetivo hacer del alumno el protagonista principal de su educación. Se logra gracias a experiencias prácticas que se desarrollan en clase.

El Aprendizaje Basado en Proyectos, lejos de ser una metodologÍa moderna, cuenta ya con más de un siglo a sus espaldas. Tiene como protagonista de su propia educación al alumno, y los resultados, constatados, son muy positivos. Pero ¿ por quÉ dejamos de aplicarlo en las aulas?

No creemos que podamos dar contestación a esa pregunta; tampoco es nuestra intención entrar a comparar el sistema de enseñanza, llamémoslo tradicional, y uno colaborativo basado en proyectos. Lo que sí analizaremos son las bondades y desventajas del aprendizaje basado en proyectos.

Caraterísticas del aprendizaje basado en proyectos

En 1918, William Heard Kilpatrick, pedagogo estadounidense, propuso el aprendizaje basado en proyectos (ABP). En él, el alumno es el protagonista principal de su propio aprendizaje y el maestro un orientador durante el proceso. Se trata de una metodología en la que los roles en el aula se intercambian, el maestro deja de ser un orador y el alumno el receptor de esa información.

Para llevar a cabo un aprendizaje basado en proyectos, el desarrollo de la actividad en el alula debe contar con una serie de características:Alumnos con su profesor en clase utilizando una metodología de aprendizaje basado en proyectos.

  • Los contenidos se abordan a través de proyectos en el aula.
  • El maestro induce las posible temática a desarrollar pero no expone los contenidos.
  • El alumno, orientado por el profesor, realiza un proyecto relacionado con los contenidos de la asignatura.
  • El maestro escucha, ordena y corrige las ideas expuestas por el alumno en su proyecto.

Pasos de un trabajo por proyectos

Acometer una enseñanza basada en proyectos no es tarea fácil para el profesorado; entre otras cosas, le supone salir de su zona de confort, en la que llega a su clase y expone los contenidos mientras los alumnos cogen apuntes. En vez de eso, el alumno pasa a tener voz como voto en su educación.

Con esto no estamos diciendo que el profesor tenga que dejar de enseñar ni que el alumno sea el único responsable de su educación. Sino todo lo contrario: el proceso de aprendizaje debe ser colaborativo y participado por ambas partes.

A priori, puede parecer que la fórmula no va a dar el resultado esperado, por eso es necesario seguir un  orden lógico en la realización de un trabajo por proyectos que nos conduzca al éxito en la transformación que pretendemos para nuestras clases.

  • Lluvia de ideas para iniciar un tema: es importante escuchar atentamente cuáles son los intereses de nuestros alumnos.
  • Seleccionar los grupos de trabajo: es interesante formar grupos heterogéneos de niños con distintas capacidades.
  • Comienza la investigación: debemos ser conscientes de que hay mucho material disponible en la red; hay que ayudarles a ordenarlo y seleccionarlo.
  • Temporalización: hay que centrar la temática y poner tiempos para recabar el material, presentarlo, exponerlo… Si no, el proyecto se alargará demasiado.
  • La exposición: se presenta en clase la recapitulación ordenada del material recopilado. Es importante prestar atención a las posibles dudas y nuevos planteamientos.
  • La evaluación: al final de proceso, debemos no solo evaluar lo que nuestros alumnos han aprendido, sino toda su evolución a lo largo del proceso. Se trata, por tanto, de una evaluación continua.
  • La difusión: un buen trabajo debe darse a conocer. Tener un blog de clase es una bonita forma de enseñar a las familias el esfuerzo que han realizado y de implicarlas en la educación de sus hijos.

Ventajas e inconvenientes de la enseñanza basada en proyectos

Como ya adelantábamos en nuestra introducción, nuestra idea es analizar los pros y los contras de esta metodología de enseñanza. Educadoras como María Montessori o pedagogos como Dewey ya la aplicaban a mitad del siglo pasado y, afortunadamente, dejaron por escrito sus impresiones al respecto.

Ventajas de un aprendizaje basado en proyectos

Los alumnos se sienten más motivados al ser los protagonistas de su propio aprendizaje, lo que refuerza su autoestima. En palabras de María Montessori: «debemos ayudarlos en su desarrollo y a adaptarse a cualquier condición que el presente le requiera».

Permite al profesorado aplicar y dar sentido en el aula a las competencias clave. Sobre todo a aquellas relacionadas con la alfabetización digital de los niños, el uso de redes y el acceso responsable a la información.Alumnos en clase usando una metodología de aprendizaje basado en proyectos.

Generalmente, los proyectos suelen llevarse a cabo en grupos con los que se fomentan la socialización en el aula, la responsabilidad en el trabajo para con uno mismo y los compañeros, así como la autocrítica hacia la labor que estamos realizando.

Por último, y no por ello menos importante, permite al maestro poder hacer una especial atención a la diversidad en el aula desde la tolerancia y la igualdad, ya que todas las ideas y experiencias son válidas y cada alumno escuchado por igual.

Desventajas de los trabajos por proyectos

La falta de un currículo adaptado a este tipo de enseñanza y la edad del profesorado hace muy reticentes a cierto sector del mismo a intentar implantarlo en sus clases, aunque solo sea para comprobar si la experiencia mejora el rendimiento académico de sus alumnos

Otro de los principales problemas son las trabas que se encuentra el profesorado que desea ‘subirse al carro’ de la transformación en el aula. Los centros no están preparados; la distribución de zonas de trabajo y la rigidez de horarios no son muy propicios para esta metodología de enseñanza.

A todo esto, habría que sumarle las dudas suscitadas en el maestro: «¿Cómo formo los grupos de trabajo?» «¿Y si no consigo acabar el temario?» «¿Cómo evalúo sin un examen?». Estas cuestiones y algún que otro miedo están fundamentados, quizá, en la falta de formación del profesorado y la falta de apoyo por parte de las administraciones.

En cualquier caso, os animamos a que indaguéis un poco más acerca de la metodología basada en proyectos. En ocasiones, salir de nuestra zona de confort y romper la rutina de nuestras clases pude resular gratificante y motivador.

«La educación es el arma más poderosa para cambiar el mundo».

-Nelson Mandela-

  • Fundación Argentina María Montessori (última consulta noviembre 2019). El método María Montessori. Recuperado de: www.fundacionmontessori.org
  • Esteban, A. (octubre 2019). El trabajo por proyectos. Curso de la Universidad Pontificia de Comillas.