¿Qué condiciona nuestro metabolismo?

Un metabolismo lento nos aporta menos energía para que nuestro organismo funcione bien. Aunque no podemos cambiar el metabolismo con el que nacemos, sí es posible modificar nuestros hábitos con el fin de acelerarlo y, como consecuencia, vivir mejor.

Siempre que se habla de dietas para adelgazar, es inevitable mencionar al metabolismo. Es común escuchar hablar del metabolismo rápido o lento, aunque en realidad no todo el mundo sabe a lo que se refieren esos términos. ¿De qué se trata? ¿Se puede acelerar nuestro metabolismo para adelgazar?

Metabolismo: concepto

Básicamente, el metabolismo es la reacción química que se produce en el organismo para asimilar todos los nutrientes de los alimentos. Se activa con la digestión y es el responsable de que se absorban y transformen los alimentos en la energía que el cuerpo necesita para funcionar mejor.

El metabolismo se divide en dos procesos complementarios:

  • El anabolismo, que se ocupa del crecimiento celular y el cuidado y conservación de tejidos.
  • El catabolismo, que produce la energía que necesita el organismo, asimila moléculas complejas y ajusta la temperatura corporal.

Ambos procesos tienen que estar en equilibrio. De ello depende la cantidad de calorías que una persona queme a diario, lo que afectará su peso corporal. La alimentación, el estilo de vida, la edad, el sexo y la genética, entre otros factores, condicionan la velocidad con la que el metabolismo realiza estos procesos.

Un metabolismo lento genera menos energía para mantener en funcionamiento el organismo. Lo que sobra, por ende, se almacena en los tejidos en forma de grasa.

En general, los hombres tienen un metabolismo más rápido que las mujeres. Por eso es más difícil adelgazar para una mujer que para un hombre.

Aunque no se puede condicionar nuestro metabolismo innato, sí es posible cambiar hábitos de vida para acelerarlo y mantenerse en forma; lo haremos con una dieta apropiada, ejercicio físico, además de algunos consejos recomendados por especialistas.

Tips para acelerar nuestro metabolismo

1.- Desayunar

Está comprobado que la mayoría de las personas que tienen sobrepeso no desayunan bien; es importante no dejar pasar esta comida más de una hora después de levantarse de la cama.

La primera comida del día es fundamental para que el metabolismo se ponga a trabajar y mantenga el organismo activo. Además, se evitarán los ataques de hambre a media mañana.

El desayuno es fundamental para acelerar nuestro metabolismo.

2.- Consumir proteínas

Las proteínas modifican la manera en la que el metabolismo procesa las calorías. De esta forma, la energía obtenida no se almacena en forma de grasa, sino en los músculos.

El consumo de proteínas produce sensación de saciedad de larga duración; entonces, nuestro organismo tardará más en transformar los nutrientes. Las proteínas deben estar presentes tanto en el desayuno como en la cena.

3.- Ejercicio físico

El ejercicio ha ser constante para que el metabolismo se mantenga activo. En el gimnasio se pueden realizar ejercicios cardiovasculares y de musculación.

Los músculos son los que mayor demanda de energía presentan; por ello el entrenamiento intenso ayuda a acelerar el metabolismo. Si no es posible acudir al gimnasio, estar en movimiento también ayuda.

Una buena opción es hacer caminatas de 30 minutos todos los días o salir a dar una vuelta con la bicicleta. Por el contrario, el sedentarismo reduce la velocidad del metabolismo, y por lo tanto lo ralentiza.

“El metabolismo es la reacción química que se produce en el organismo para asimilar todos los nutrientes de los alimentos”

4.- Dormir lo suficiente

Dormir poco y mal provoca que el cuerpo malinterprete las señales del apetito; el hecho de permanecer despiertos más tiempo, conlleva un gasto de energía extra.

Para cubrir esa demanda, es necesario consumir más calorías. Para que el metabolismo funcione adecuadamente es esencial descansar al menos 8 horas.

5.- Consumir alimentos que eleven la temperatura

Las especias y los alimentos picantes generan un aumento en la temperatura corporal. Esto hace que se utilice más energía y obliga al metabolismo a obtenerla de las reservas de grasa de los tejidos.

La pimienta negra, el jengibre, el ají y otras especias, así como el té verde, son alimentos termogénicos que colaboran en la eliminación de adiposidad localizada. Si los incorporamos a nuestra dieta, nos ayudarán a mantener estable nuestro peso.

Las dietas hipocalóricas no contribuyen a acelerar nuestro metabolismo, sino todo lo contrario.

6.- Evitar dietas estrictas

Se cree que las dietas hipocalóricas y extremas son las que ayudan a adelgazar. Sin embargo, restringir al organismo de los nutrientes necesarios para su funcionamiento produce el efecto contrario al deseado.

Una dieta restrictiva solo genera cansancio y hambre. El metabolismo toma la energía de los músculos, no de la grasa acumulada en los tejidos. Para recuperarse, reclama más alimento y se vuelve más lento.

Finalmente, la dieta equilibrada y abundante en proteínas y carbohidratos integrales va a generar un aumento en la velocidad de nuestro metabolismo, contribuyendo a que queme más calorías.

Categorías: Higiene personal Etiquetas:
Te puede gustar