¿Puedo hacerme una limpieza dental si estoy embarazada?

Realizar una limpieza dental estando embarazada no solo es posible, sino también conveniente. Sigue leyendo para conocer más de este tratamiento odontológico y su importancia durante la gestación.
¿Puedo hacerme una limpieza dental si estoy embarazada?
Vanesa Evangelina Buffa

Escrito y verificado por la odontóloga Vanesa Evangelina Buffa el 18 Mayo, 2021.

Última actualización: 18 Mayo, 2021

¿Es posible hacer una limpieza dental en una embarazada? Esta pregunta es una de las tantas dudas que pueden surgirle a una futura mamá. Y es que en la etapa de gestación es común que aparezcan inquietudes respecto a la seguridad de realizar ciertos tratamientos odontológicos.

Durante el embarazo ocurren múltiples cambios en el cuerpo y la boca no está ajena a estas modificaciones. Los cambios hormonales, el aumento del riego sanguíneo y la incomodidad de cepillarse los dientes por las náuseas y vómitos aumentan el riesgo de sufrir patologías odontológicas.

En las siguientes líneas te contamos por qué no solo es posible y seguro realizar una limpieza dental en una embarazada, sino también conveniente. Sigue leyendo para saber más sobre este tratamiento y cómo cuidar la salud bucal durante la gestación.

¿Es posible realizar una limpieza dental en una embarazada?

Como ya adelantamos, la limpieza dental en la embarazada es una terapéutica recomendada y necesaria durante el periodo de gestación. Esto es debido a que los cambios propios del embarazo predisponen a la mujer a sufrir alteraciones en la boca que pueden suponer un riesgo para su salud y la del bebé.

Mujer haciéndose una endodoncia en el embarazo.

La limpieza dental la realiza el odontólogo en el consultorio. Consiste en quitar de las superficies dentarias las manchas y el sarro. Este último, también llamado cálculo dental, es placa bacteriana que se ha acumulado y endurecido por el depósito de sales minerales y no se puede eliminar con el cepillado habitual.

Se puede realizar de manera manual con curetas que raspan las superficies de los dientes y despegan el sarro. También usando ultrasonido que disocia el cálculo, aplicando ondas de baja frecuencia.

Además, las piezas dentarias se pulen con brochas que funcionan con instrumental rotatorio y pastas especiales que dejan sus superficies limpias, brillantes, lisas y agradables al tacto. Se eliminan tinciones, manchas y rugosidades que favorezcan la acumulación de placa bacteriana.

Al finalizar la limpieza dental en una embarazada, se suele hacer la topicación con flúor que se recomienda en cada trimestre. Esto ayuda a prevenir las caries y reducir el riesgo de sensibilidad posterior a la limpieza.

Este tratamiento es indoloro, sencillo y no requiere anestesia. Con un procedimiento simple se controla la placa bacteriana y se accede a todos los sectores que la mujer no puede con la higiene dental habitual. Se ayuda, así, a evitar complicaciones del embarazo asociadas a problemas de la boca.

En general, se recomienda hacer al menos una limpieza dental durante el embarazo. De todos modos, algunos casos ameritan hacerlas más seguido para mantener las encías sanas.

Será el odontólogo quien determine la frecuencia y la necesidad de realizarlas, según el caso particular. Por esto es tan importante realizar las visitas al dentista en cada trimestre.

¿Para qué sirve una limpieza dental en la embarazada?

Durante el embarazo ocurren cambios hormonales que pueden afectar la salud bucodental de la futura madre. Como ya mencionamos, las náuseas y los vómitos del primer trimestre alteran los hábitos de limpieza bucal de la mamá. El cepillado dental, el uso de hilo y pastas exacerban la sintomatología y provocan incomodidad. En muchos casos, las embarazadas prefieren no realizar la limpieza dental para evitar las molestias.

Pero lo cierto es que no eliminar la placa bacteriana aumenta el riesgo de caries y de inflamación gingival. Los cambios en la dieta, los antojos de alimentos con alto contenido de azúcar y el picoteo entre comidas son factores que favorecen la proliferación bacteriana y aumentan el riesgo de desarrollar estas enfermedades.

Otra problemática muy común durante la gestación es la gingivitis del embarazo. Debido a los cambios hormonales y el aumento del riego sanguíneo en las encías, sumado a la acumulación de placa bacteriana por la higiene deficiente, el tejido gingival se inflama.

Es muy frecuente que las embarazadas presenten sus encías enrojecidas, hinchadas, sensibles y que sangren con facilidad. En algunos casos, la inflamación puede ocasionar la formación de un tumor en la encía que sangra y molesta, pero que es de naturaleza benigna y suele desaparecer al finalizar el embarazo.

Mujer embarazada haciéndose una limpieza dental.

Si la gingivitis no se trata, puede evolucionar a una periodontitis. Aquí hay un compromiso de los tejidos de sostén del diente. Se afecta el hueso y provoca la movilidad y hasta la pérdida de las piezas dentarias.

Además, la enfermedad periodontal está asociada a complicaciones del embarazo, como riesgo de aborto, contracciones, parto prematuro y nacimientos de niños de bajo peso.

Acudir al odontólogo por una limpieza dental le permite a la embarazada controlar y eliminar la placa bacteriana y el sarro que ocasionan estas afecciones. Además, el profesional dará el asesoramiento necesario para cuidar la salud bucal en el hogar y mantener la boca sana durante el embarazo.

¿Cómo cuidar la salud bucal en el embarazo?

Ya hemos mencionado la importancia de acudir al dentista y realizar al menos una limpieza dental estando embarazada. Este procedimiento ayuda a tratar y prevenir la gingivitis y otros problemas.

De todos modos, también es necesario que la futura mamá se comprometa con el cuidado de la boca en el hogar. El cepillado diario, tres veces al día, con un cepillo de cerdas suaves y pasta dental fluorada no se deben obviar.

Además, se debe utilizar hilo dental una vez al día y el dentista podría indicar el uso de algún colutorio especial. Prestar atención a la dieta cuidando que sea variada y nutritiva y evitando alimentos ricos en azúcar es otro factor que hay que considerar para disminuir el riesgo de enfermedades orales.

Visitar al dentista en cada trimestre y ante urgencias ayuda a controlar cualquier inconveniente a tiempo. Con estas pautas simples se puede lograr una sonrisa sana y evitar complicaciones relacionadas con la salud bucal durante el embarazo.

Te podría interesar...
7 hábitos saludables en el embarazo
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
7 hábitos saludables en el embarazo

Si te preocupa tu salud y la de tu bebé, es recomendable seguir estos sencillos hábitos saludables para el día a día en el embarazo.