5 problemas que se derivan de la lactancia materna y sus soluciones

Mervis Romero 25 julio, 2018
El mejor regalo de vida que una madre puede darle a su bebé es alimentarlo con leche materna desde que nace. No obstante, en ocasiones no es fácil establecer exitosamente la lactancia materna, especialmente si eres madre primeriza. Estar bien informada puede ayudarte a resolver los problemas que se derivan de la lactancia materna.

No existe mejor alimento para tu bebé que la leche que produce tu cuerpo después del parto. El momento de amamantar al recién nacido debe ser una ocasión de calma y tranquilidad, no de temores y traumas. Conocer las causas de los problemas que se derivan de la lactancia materna te puede ayudar a prevenirlos o a resolverlos.

5 problemas que se derivan de la lactancia materna

Optar por alimentar a tu bebé con leche materna es una excelente decisión, pero aprender a amamantar puede resultar complicado. Los problemas que surgen en esta etapa incrementan la posibilidad de un destete precoz o cambio de alimentación del bebé.

En la siguiente enumeración, verás cuáles son los obstáculos más comunes a los que te puedes enfrentar al comienzo de la lactancia materna:

1. Mal agarre del pezón

Uno de los mayores problemas que se derivan de la lactancia materna es el mal agarre del pezón. A continuación, se analizan la dificultad y la solución:

Problema: el bebé no succiona bien el pecho, porque coge el pezón con sus labios únicamente y esto desencadena otros problemas.

Solución: usa tus dedos índice y medio como pinza para agarrar el pezón e introdúcelo con sutileza en la boca del bebé. Debes asegurarte de que el pezón y parte de la aureola queden dentro de su boca.

2. Abundante o escasa producción de leche materna

Problema: durante los primeros meses después del parto, los cambios hormonales incrementan o disminuyen la producción de leche materna.

Solución: permite que sean las demandas del bebé las que marquen la pauta para regular la producción de leche de la mamá. Cuando se cree que la producción es abundante, se recomienda ofrecer al bebé solo un seno por cada toma. En caso contrario, dar pecho a libre demanda es la clave para estimular la producción de leche materna de forma natural.

La escasez de leche materna es uno de los típicos problemas que se derivan de la lactancia materna.

Consejo: ¿Cómo puedes saber si estás produciendo la cantidad de leche materna adecuada para tu bebé? Debes evaluar si el pequeño ensucia el pañal con frecuencia de acuerdo a su edad. Además, cerciórate de que esté ganando peso normalmente; si es así, no tienes de qué preocuparte.

3. Rechazo del pecho

Problema: el bebé rechaza el pecho por alguna de las siguientes razones:

  • Mala experiencia relacionada con un mal agarre del pezón o con una inadecuada postura.
  • Ya el bebé ha probado la chupa del biberón y encuentra que extraer leche de tu seno requiere más esfuerzo.
  • Quizás percibe con desagrado el olor o mal sabor que le produce algún producto que usas sobre tu piel, como un perfume o una loción.

Solución: evita el uso de cosméticos sobre la piel de tus pechos y persiste en el ofrecimiento del pecho al bebé. Asimismo, prescinde del uso del biberón y chupetes. Ten paciencia y colócate el bebé en el pecho el tiempo que él necesite para estimular su reflejo de succión.

“Los problemas que surgen en la lactancia materna incrementan la posibilidad de un destete precoz o cambio de alimentación del bebé”

4. Grietas y dolor en los pezones

Problema: la causa de este frecuente problema es la mala posición del bebé en el seno o una incorrecta succión por su parte.

Solución: prueba diferentes posiciones para dar pecho al bebé hasta que logres una en la que ambos se sientan confortables. Para facilitar la salida de leche, se recomienda aplicar paños calientes sobre el seno previo al momento de amamantar. Esto ayudará a evitar un poco el dolor cuando el bebé empiece a succionar.

Además, puedes valerte del uso de pezoneras para reducir el impacto de la fuerza de succión del bebé. Asimismo, puedes usar unas gotitas de tu propia leche materna como lubricantes de esa zona o usar cremas para restaurar el tejido y evitar que se agrieten más.

El cambio de posición puede solucionar varios problemas que se derivan de la lactancia materna.

5. Mastitis

Problema: se congestiona el seno afectado por un conducto mamario tapado o se deja pasar demasiado tiempo entre cada toma. Esta leche materna caliente es el caldo de cultivo preferido por los gérmenes que producen una infección.

Síntomas de la mastitis: el área en cuestión se siente caliente al tacto, dura, sensible, adolorida, enrojecida, con fiebre y obstruida.

Solución: la mejor solución a este problema será la frecuente succión del bebé. Es importante aclarar que esta infección no lo perjudicará. Se aconseja que consultes con un profesional, quien te recetará un antibiótico para que puedas combatir la infección internamente.

Pasar por problemas que se derivan de la lactancia materna es algo muy común y no debe desanimarte. Cada inconveniente tiene una solución, que la mayoría de las veces es más fácil de lo que te imaginas. Solo debes tener mucha paciencia y ser optimista en que los superarás.

Te puede gustar