Pregorexia: Riesgos para la madre y el bebé

¿Qué es la pregorexia? ¿Qué riesgos implica este desorden alimenticio para el embarazo? Descúbrelo en este artículo.

¿Alguna vez has escuchado hablar sobre la Pregorexia? Pues en este artículo de Eres Mamá te contamos en qué consiste este peligroso trastorno alimentario que supone un gran riesgo tanto para la mujer embarazada como para su bebé.

¿En qué consiste la Pregorexia?

Como bien dijimos con anterioridad, al hablar de Pregorexia, nos estamos refiriendo básicamente a un trastorno en la alimentación. En este caso, se trata puntualmente de un desorden en las mujeres embarazadas, quienes presentan un temor obsesivo ante un posible aumento de peso.

Por supuesto, este tipo de padecimiento conlleva necesariamente un riesgo importante, no solo para la madre gestante, sino también para el bebé en camino. Por eso, partos prematuros o abortos espontáneos son algunos de los efectos de esta condición.

De acuerdo a lo que manifiestan diversos especialistas en nutrición, esta afección tiende a hacerse presente previo al embarazo. Pues, de alguna manera, implica un incremento de distorsiones alimentarias y psíquicas anteriores.

De esta forma, durante la gestación se acentúan patologías como TOC, depresión, trastorno de la imagen corporal, etc. En este punto, influye mucho también el hecho de que el embarazo haya sido o no deseado, además de los conflictos que atraviesa la pareja.

Entonces, todos estos factores mencionados con antelación, combinados con el miedo de encontrarse con cierto sobrepeso luego del parto -y su consecuente modificación corporal-, conforman una bomba explosiva para las futuras madres.

Pregorexia: ¿Por qué supone un riesgo?

Cuando los médicos especialistas en la materia se refieren a a Pregorexia, aluden a algo más que una simple obsesión femenina que consiste en el deseo de ver una figura delgada. Pues bien saben que se enfrentan a un trastorno complejo y, en consecuencia, difícil de tratar.

Por ello la solución a nivel sanitario se presenta de manera interdisciplinaria, lo cual necesariamente implica un refuerzo del abordaje psicológico del problema. Ahora bien, cabe preguntarse cuáles son los riesgos que esta enfermedad supone.

Como bien se sabe, uno de los factores más importantes a cuidar durante el embarazo es una adecuada alimentación. La misma es capaz de proporcionar tanto a la mamá como al feto una buena salud, además de garantizar el correcto desarrollo del bebé.

Entonces, es posible afirmar que ante un caso de Pregorexia, los efectos no serán para nada positivos para ambos. Ciertamente, una mujer con este tipo de trastorno puede llegar a generar -aún sin desearlo- consecuencias negativas para el embrión.

Los riesgos de la Pregorexia

De esta manera, la falta de nutrientes esenciales ingeridos afecta necesariamente no solo la nutrición del pequeño, sino también la placenta y su desarrollo neurológico. Sin embargo, eso no es todo, ya que los científicos apuntan una serie de consecuencias más dolorosas aún.

Entre las secuelas se encuentran casos de nacimientos de bebés con bajo peso, la incidencia de partos prematuros y abortos espontáneos, además de la presencia de malformaciones congénitas infantiles que afectan irremediablemente el neurodesarrollo del niño.

Según los expertos, cuando se trata de casos derivados de una anorexia nerviosa, la Pregorexia puede desembocar en gravísimos cuadros de desnutrición, capaces de afectar tanto a la madre como a la criatura.

Ahora bien, al haber de fondo un caso de relacionado con la bulimia nerviosa, este padecimiento puede ocasionar durante el embarazo lo que se conoce como “hiperémesis gravídica”. Esto quiere decir que la embarazada padece náuseas y vómitos que evolucionan de manera severa.

Esto conduce obligatoriamente a una deshidratación, pérdida de peso mayor del 5 %, cetonuria y desequilibrio metabólico y electrolítico. En suma, el resultado final de este cuadro termina comprometiendo la vida no solo de la madre, sino también del bebé.

Categorías: Embarazo Etiquetas:
Te puede gustar