Posibles complicaciones de la dentición en bebés

Amanda · 1 junio, 2017

La dentición es una difícil etapa, tanto para padres, como para bebés antes del primer año. Aunque no todos los bebés son iguales, en la mayoría de los casos, los pequeños sufren distintas molestias. Pese a que es un proceso que siempre termina bien, en ocasiones pueden surgir complicaciones.

Ante los síntomas que experimentan los pequeños durante la salida de sus primeros dientes, conviene actuar rápidamente. Aun cuando sepamos que les duele, que lloran y dejan de comer por esta causa, es preciso hacerlos sentir mejor. No podemos frenar la dentición, pero es necesario aliviar los síntomas.

En tal sentido, no podemos decidir voluntariamente cómo aliviar las molestias. Ciertos medicamentos no son convenientes para tratar a menores de dos años. De acuerdo con estudios al respecto, ciertas dosis del medicamento equivocado, puede ser fatal para un bebé.

Por lo general, la dentición transcurre de manera normal. Sin embargo, un niño puede observarse verdaderamente enfermo en esta etapa. Algunos pequeños sufren diarrea, que les puede ocasionar deshidratación. La aparición de fiebre muy alta también es factor de riesgo. Pese a ello, lo que preocupa más a los pediatras, es el tratamiento de los síntomas.

¿Cómo se manifiestan las complicaciones de la dentición?

El dolor, la fiebre y la diarrea, son los principales síntomas que afectan al bebé en la dentición. Siendo señales normales, es posible que no nos preocupemos demasiado. No obstante, dejar sin tratar estos síntomas puede comprometer la salud del bebé.

Por otro lado, es necesario tener mucho cuidado con el tratamiento para dichas molestias. Pediatras señalan que la dentición en sí no trae consigo tantas complicaciones, como la evolución de los síntomas. En tal sentido, aunque sepamos que se trata de la salida de los dientes, acudamos al especialista para que indique el medicamento correcto.

La automedicación es otro factor que puede hacer que surjan complicaciones de las que aparecen en esta etapa. Cuando decidimos darles algún medicamento para aliviar las molestias de la dentición, es muy importante que este haya sido indicado por el pediatra.

“Es importante consultar siempre con un pediatra antes de suministrar cualquier medicamento o anestésico bucal a un menor”

– Jaime Cisneros. Pediatra-

Existen algunos riesgos relacionados con el uso indiscriminado de fármacos. Por ejemplo, aquellos que contengan elementos como la prilocaina, benzocaína y lidocaína, encontrados en anestésicos tópicos. Este tipo de medicamentos son los usados para adormecer las encías y evitar el dolor de la dentición.

Se ha encontrado que este tipo de compuestos, pueden causar metahemoglobinemia. Esta enfermedad puede causar daños cerebrales permanentes, pues impide a la hemoglobina transportar oxigeno hacia los tejidos. Como consecuencia, el cerebro puede sufrir lesiones, e incluso puede ocurrir el fallecimiento.

Molestias que se complican

Está de más decir que cuadros serios de diarrea y fiebre deben ser controlados, aun cuando se sepan que son ocasionados por la dentición. No obstante, estas no son las únicas complicaciones que pueden suscitarse. A la hora de comer el bebé puede experimentar dolor o picor, por lo cual quizá esté dejando de alimentarse adecuadamente.

Por otro lado, en ciertos casos el diente que va a salir, no continúa su evolución y se queda dentro de la encía. Esta situación interrumpe el proceso de dentición natural. Cuando el diente se queda sin salir, produce un abultamiento que puede degenerar en un quiste. Ante este panorama, el pediatra o dentista puede decidir hacer una incisión para que el diente continúe su curso.

Si fuera el caso y no habíamos descubierto que su molestia se debía a la dentición, quizá no notemos lo del diente incrustado. En consecuencia, notaremos que en la encía se forma un hematoma. También, es preciso observar el acompañamiento de otros síntomas mencionados.