Pólipos en el útero

Leticia · 26 septiembre, 2017

¿Has oído hablar de los pólipos en el útero? Aunque no lo creas, son más frecuentes de lo que piensas. Tienen una incidencia mucho mayor en mujeres a partir de los 35-40 años. Si quieres saber más sobre los pólipos en el útero, sigue leyendo.

Aunque la palabra tumor puede asustar en un principio, los pólipos en el útero representan un grupo de tumores que, en su mayoría, son benignos y asintomáticos.

Los pólipos en el útero o pólipos endometriales son crecimientos anormales de la capa que recubre el útero, el endometrio. Pueden tener diferentes tamaños, aunque normalmente son pequeños.

En la mayor parte de los casos, no provocan problemas de fertilidad, aunque en un porcentaje pequeño pueden obstaculizar la llegada de espermatozoides al óvulo. Como suelen ser asintomáticos, es decir, no hay señal alguna que nos indique que están ahí, por eso es recomendable que te realices las revisiones oportunas con tu ginecólogo.

Diagnóstico de pólipos en el útero

Los pólipos en el útero se pueden encontrar realizando ecografías transvaginales, histerosorografías o histeroscopias.

  • Las ecografías transvaginales son pruebas de imagen en la que se realiza una exploración, introduciendo un trasductor a través de la vagina, útero, ovarios y trompas.
  • Las histerosografías son un tipo de ecografías basadas en la observación del endometrio. Para ello, se utiliza suero fisiológico, que ayuda a distender la cavidad uterina. Son más exactas en el diagnóstico que las ecografías transvaginales.
  • Las histeroscopias son las pruebas más completas, ya que no sólo se consigue un diagnóstico válido, sino que también pueden extirpar el tumor, en caso de que este sea pequeño y fácil de extraer. Para las histeroscopias se utiliza una cámara microscópica que se introduce por la vagina y con la que se obtiene una clara imagen del pólipo o pólipos en el útero. Así, se puede extraer un pequeño trozo para realizar una biopsia o extirparlo entero.
Los pólipos en el útero son asintomáticos

¿Qué causa los pólipos en el útero?

La causa específica que los provoca es aún desconocida. Pero se sabe que ciertos factores están íntimamente relacionados con la aparición de estos tumores. Estos factores son:

  • Aumento de los niveles de estrógenos.
  • Tamoxifeno. Es un medicamento cuya eficacia ha sido probada contra el cáncer de mama.
  • Edad. A partir de los 40 años hay un mayor índice de casos de pólipos uterinos.
  • Obesidad. La obesidad va asociada a múltiples complicaciones, entre ellas la aparición de pólipos.
  • Hipertensión arterial.
  • Tratamientos hormonales en mujeres menopáusicas.
  • Otras enfermedades. El síndrome de Lynch o el síndrome de Cowden -entre otros- tienen relación con el crecimiento de tumores en el útero.

Los pólipos en el útero pueden ser causa de abortos recurrentes, porque impiden la correcta implantación del embrión

Síntomas de los pólipos en el útero

Normalmente son asintomáticos, por lo que es importante realizarte revisiones periódicas para descartar su aparición.

Aún así, existen pólipos que se presentan con síntomas. El más común es el sangrado uterino anormal. Se entiende por sangrado uterino anormal aquel que se presenta como:

  • Menorragia o periodos menstruales con sangrado muy abundante.
  • Metrorragia o sangrado no relacionado con la menstruación. Este suele ser poco abundante.
  • Sangrado después de mantener relaciones sexuales.

Este sangrando anormal puede producir anemia, lo que se puede comprobar a través de un análisis de sangre. Si presentas una de las situaciones de sangrando anormal, no dudes en comentárselo inmediatamente a tu ginecólogo.

Visitar a un ginecólogo puede ayudarte a tratar los pólipos en el útero

Tratamiento de los pólipos en el útero

Siempre hay que tener en cuenta que cada caso debe ser tratado específicamente, pero, por lo general, se puede decir que el tratamiento de los pólipos pasa por la extirpación de los mismos.

Dentro del grupo de mujeres postmenopáusicas, se recomienda la extirpación de los pólipos siempre. Para el caso de las mujeres premenopáusicas, se recomienda su extirpación si estos producen síntomas, son grandes, o si están situados en el cuello uterino. Las mujeres premenopáusicas que no presenten síntomas y cuyos pólipos no sean múltiples deberán seguir las indicaciones y recomendaciones médicas, que se adaptarán a su caso particular.