Plan de parto: qué es y cómo utilizarlo

08 Enero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la matrona Eva Manuela Cotobal
En el plan de parto puedes expresar tus deseos y preferencias sobre el proceso de dilatación, parto y puerperio.

La sociedad y el ritmo de vida actual hacen, en muchas ocasiones, que todo lo que hacemos en nuestra vida esté muy bien planeado. Hoy en día, podemos contar con una buena planificación familiar y decidir cuándo quedarnos embarazadas. Durante el embarazo, planeamos lo que pasará o pensamos qué pasará tras el parto, la habitación del bebé, la ropa del bebé…

Pero ¿qué pasa con el parto? Durante el embarazo, es conveniente acudir a las clases de educación maternal con tu matrona, sobre todo si es tu primer hijo. En dichas clases es donde te hablarán del plan de parto.

¿Qué es el plan de parto?

El plan de parto es un documento en el que puedes expresar tus preferencias, deseos, expectativas y decisiones en cuanto al proceso de parto y nacimiento de tu bebé se refiere. Cada hospital tendrá su documento de plan de parto, en función de sus infraestructuras y recursos disponibles, por lo que el primer paso es haber decidido en qué hospital darás a luz.

Lo ideal es elaborar el plan de parto alrededor de las 28 a las 32 semanas de gestación. Siempre tu matrona puede ayudarte a elaborarlo y resolver dudas. Este plan de parto se puede modificar en cualquier momento. Cuando acudas de parto a tu hospital, lo entregarás al personal sanitario que vaya a atenderte, pero aun así, después de ello, puedes cambiar de opinión durante el proceso de parto.

La finalidad del plan de parto no debe ser que todo ocurra según lo planeado, sino que cuentes con toda la información necesaria, antes del parto, para tomar decisiones sobre lo que deseas y lo que no, y para que, en caso de que la evolución del parto no permita que ocurra según lo planeado, seas capaz de tomar nuevas decisiones sin que esto sea frustrante para ti.

En el parto, a veces, son necesarias medidas y actuaciones que no esperabas que se tuvieran que llevar a cabo, y es importante no verlas como un fracaso, saber por qué se realizan y qué consecuencias tienen. Aunque cada hospital tiene su plan de parto, en ninguno de ellos habrá la posibilidad de elegir prácticas que no estén actualmente apoyadas por evidencia científica.

Mujer a punto de coger a su bebé recién nacido después del parto.

¿Qué recoge habitualmente el plan de parto?

Acompañamiento

Es importante que durante la dilatación, parto y puerperio estés acompañada por una persona de tu confianza, que te de tranquilidad. En el plan de parto puedes dejar constancia de por quién quieres ser acompañada, así como de por quién no te gustaría ser acompañada.

Necesidades especiales

En este apartado del plan de parto podrás recoger cualquier necesidad especial que requieras durante el parto, como por ejemplo, por motivos culturales o de idioma.

Espacio físico en el plan de parto

Esto dependerá totalmente de cada hospital. Otras preferencias son si deseas utilizar tu propia ropa o ropa del hospital, por ejemplo.

Dilatación

Sobre la dilatación, lo ideal es que, en la medida de lo posible, te atienda el mismo personal. Ya no se recomienda administrar un enema antes del parto ni realizar rasurado sistemático. Lo ideal es que se permita beber líquidos durante la dilatación y que puedas tener libertad de movimientos.

Tratamiento del dolor

En el plan de parto, puedes manifestar tus preferencias, expresando si no deseas (en principio) ningún tipo de analgesia farmacológica, si deseas analgesia epidural, si prefieres otros tipos de analgesia no farmacológica, etc.

Intervenciones en el plan de parto

En este apartado del plan de parto expresarás tus preferencias sobre la monitorización fetal, si deseas que sea continua o intermitente (siempre que las circunstancias lo permitan).

En cuanto a los tactos vaginales, se deben realizar los mínimos necesarios. La canalización de una vía venosa no es imprescindible en un parto normal, no deben administrarte medicamentos para acelerar el parto por rutina.

En cuanto al sondaje vesical, se realizará cuando sea necesario, de manera intermitente y con tu consentimiento. La rotura artificial de la bolsa amniótica no se realizará rutinariamente si no lo deseas, salvo situaciones clínicas que lo requieran.

Expulsivo

Durante el periodo del expulsivo, en principio, los pujos deben ser espontáneos, salvo que por alguna situación o analgesia epidural deban ser dirigidos. Sobre la episiotomía, actualmente no es un procedimiento indicado por rutina, sino que debe reservarse a los casos en que se necesite.

Mujer con contracciones muy dolorosas durante el parto.

Nacimiento

Tras el nacimiento de tu bebé, si todo ha ido bien, el único cuidado que precisa es que le coloquen piel con piel contigo, favoreciendo un ambiente intimo, sin excesivas luces ni ruidos. No está indicado realizar aspiración de secreciones ni sondajes al recién nacido; lo único que necesita es permanecer piel con piel las dos primeras horas.

Corte del cordón umbilical

Lo ideal, según la ultima evidencia científica, es cortar el cordón umbilical cuando este ha dejado de latir, si la situación lo permite, ya que esto evita anemias en el bebé, pues esa sangre que hay en el cordón es sangre del bebé. Es importante saber y tener en cuenta que si se decide realizar una donación de cordón, ya sea pública o privada, no se podrá realizar este pinzamiento tardío.

Inicio de la lactancia materna

Si has decidido darle a tu bebé lactancia materna, es ideal que en la primera hora de vida, mientras se realiza el contacto piel con piel, tu bebé inicie el agarre al pecho de manera espontánea, sin interferencias.

Alumbramiento de la placenta

En algunos planes de parto puedes expresar tus preferencias sobre si deseas ver la placenta.

Técnicas a realizar al bebé en el plan de parto

Siempre que sea posible, estas se realizarán delante de ti, con tu bebé piel con piel. Las únicas medidas indicadas por protocolo en el tiempo que permanecerás en paritorio son la administración del antibiótico oftálmico, que previene infecciones oculares y debe realizarse pasadas las dos primeras horas para no interferir en el contacto visual de madre y bebé.

Así como la vitamina K, que se administrará para la prevención de hemorragias en el recién nacido. El método más efectivo y aconsejado es la vía intramuscular, pero existe como alternativa la vía oral.

Puerperio

En esta parte, recogerás tus preferencias sobre los cuidados y la higiene de tu bebé, la estancia hospitalaria, la alimentación de tu bebé, entre otras.

En conclusión, lo importante es que llegues a tu parto informada y empoderada, para poder vivir esta experiencia como tuya, en la que tomes tus decisiones y seas capaz de encajar cambios que puedan producirse durante la evolución del parto.