Pipí stop: ¿en qué consiste?

11 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicopedagoga María José Roldán
¿Conoces el método pipí stop para el control de la enuresis nocturna? Hablamos con más detalle sobre esta técnica a continuación.

El método pipí stop está pensado para acabar con la enuresis nocturna. Es una técnica basada en el condicionamiento clásico con la que el niño aprende teniendo como base un estímulo. Pero hay que tener mucho cuidado con este método, ya que podría dañar la autoestima del pequeño. El control de esfínteres es un proceso natural y hay que respetar el ritmo de menor.

¿Qué es el pipí stop?

El pipí stop es un método en el que se utiliza un despertador inteligente para que el pequeño aprenda a controlar la micción a través del condicionamiento. Está pensado para niños mayores de 5 años para enseñarles a dejar de orinarse por la noche.

Este método suele durar entre 4 y 12 semanas, y asegura entre un 80 y un 90 % de éxito. El método se puede realizar con un despertador normal para despertar al niño cada dos horas y que vaya a orinar. O con una pequeña cajita que se engancha al pijama con un interruptor y un sensor de humedad colocado en la parte extrema de un cable.

Niño con las sábanas mojadas porque se ha hecho pis en la cama por la noche.

El sensor de humedad es pequeño y se introduce un salvaslip, que se pega al calzoncillo o a las braguitas. Cuando el menor empiece a orinar y la primera gota humedezca el sensor, sonará el zumbador. Esto hará que el pequeño despierte rápidamente y de forma sobresaltada, lo que detendrá, en algunos casos, la micción.

¿Por qué pipí stop no siempre es buena opción?

Lo primero que debemos tener presente es que, con este aparato, el niño puede sentir que está haciendo algo malo. Pensará que orinarse por la noche es algo negativo que hay en él.

Ello puede hacer que se sienta culpable e incluso se dañe su autoestima. Un niño que se orina por la noche es absolutamente normal, incluso pasados los 7 años. Es necesario respetar el ritmo evolutivo del menor.

La enuresis nocturna puede ocurrir por muchos factores, como estrés emocional, enfermedades como la diabetes, tener una vejiga más pequeña o, incluso, puede ser un factor hereditario. Contar con un aparato en estos casos para intentar frenar la micción nocturna es totalmente contraproducente, sobre todo cuando hay una causa médica que debe tratarse.

Pipí stop: un aprendizaje que puede dañar emocionalmente

Este aprendizaje basado en castigos y frustraciones porque el niño se hace pipí involuntariamente daña el autoestima del pequeño. El aprendizaje puede llegar después de muchos fracasos y muchas interrupciones del sueño, y los niños necesitan dormir. Además, no es un aprendizaje natural, algo que puede hacer que el pequeño sienta gran frustración.

Es necesario reforzar la autonomía del niño y que haga pipí antes de ir a la cama y nada más despertar. Incluso si se le pone pañal durante la noche, no hay que recriminarle nada.

En este sentido, cuando se levante con el pañal seco varias semanas seguidas, se le puede animar a confiar en su propio control de esfínteres. De esta manera, su autoestima se verá fortalecida y sabrá que es el protagonista del cambio y de su evolución.

¿Hay algo bueno en este método?

Aunque, como hemos comentado, este método tiene muchos contras, no podemos negar que también existe alguna ventaja para usar únicamente durante un periodo corto de tiempo.

Niño haciendo pis en un orinal gracias al método pipí stop.

Por ejemplo, los padres pueden saber a qué hora su hijo suele hacer pipí durante la noche y anotarlo. De esta manera, podrán despertar con cariño a su pequeño a esa hora para que vaya al baño y después distanciarlo en el tiempo hasta que sea capaz de aguantar toda la noche sin orinar.

Pero es una ventaja muy pequeña, porque implica interrumpir su sueño y el de su hijo, y socavar la autoestima del pequeño, que pensará que no es capaz de hacer las cosas por sí mismo.

Es necesario ser consciente de que este proceso depende de su maduración fisiológica y no de su capacidad de control. Solo de esta manera los padres podrán comprender mejor a su hijo y no culpabilizarlo porque se hace pipí encima.

Ayuda a tu hijo a controlar la enuresis nocturna

Por supuesto, como padres tenéis la oportunidad de ayudar a vuestro hijo a controlar la micción nocturna sin necesidad de seguir el método pipí stop. Lo primero que debéis tener en cuenta es potenciar su autoestima y su autoconfianza. Podéis hacerlo a través de cuentos infantiles en los que se normaliza el hacerse pipí por la noche para buscar soluciones a través de la motivación y no del castigo.

Vuestro hijo os necesitará a lo largo de su vida para superar diferentes etapas y esta es una de ellas. Cuando crezca, quizá tengáis que ayudarle en otras cosas, como a hacer amigos o a preparar una conferencia para hablar delante de toda la escuela. Es importante que os sienta a su lado, desde el amor y el apoyo incondicional y no desde los castigos.

  • Bragado Álvarez, C. (2009) Enuresis nocturna: Tratamientos eficaces. Editorial: Pirámide
  • Alcázar, A. I. R., Meca, J. S., Rodríguez, J. O., & Martínez, F. M. (1998). La intervención conductual de la enuresis en España: una revisión meta-analítica. Análisis y modificación de conducta24(96), 557-578. https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/7076973.pdf