Pensamientos negativos en el embarazo

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Ramos el 7 febrero, 2019
Yamila Papa · 7 febrero, 2019
Que al niño le suceda algo, que el parto sea muy doloroso o que la relación de pareja empeore. Estos son algunos de los pensamientos negativos más habituales en el embarazo. Aprende a dominarlos y reducirlos en cuanto aparezcan.

Cuando nos enteramos que estamos esperando un bebé, una mezcla de sensaciones nos invade. Pero, además de los sentimientos bonitos, hay bastantes pensamientos negativos en el embarazo. No eres la única que los ha tenido, tranquila. En este artículo te contaremos sobre ellos y cómo evitarlos o reducirlos.

¿Pensamientos negativos en el embarazo?

Es normal sentir miedo, pensar que no estamos preparadas para ser madres, o no tener ni la menor idea de cómo es criar a un bebé. Así pues, muchas mujeres creen que los pensamientos negativos en el embarazo son un signo de ser una “mala madre” ya desde los inicios. ¡Pero nada más lejos de la realidad!

Aquellos que te rodean te quieren hacer sentir mejor con palabras de aliento, con un “ya pasará”, pero tú te sientes cada vez peor. En lugar de disfrutar lo que se supone que es el mejor momento de la vida de una mujer, te invaden las dudas y las ideas pesimistas.

Existen diferentes tipos de pensamientos negativos en el embarazo; algunas mujeres los experimentan todos y otras solo algunos. El problema reside en cuántas veces al día piensas en ellos o cómo te sientes al respecto. Debes tener en cuenta que están basados en la incertidumbre, en la ansiedad y en el desconocimiento. Los pensamientos negativos en el embarazo más frecuentes son:

1. La salud del bebé

En primer lugar, es normal que la mujer embarazada tenga miedo de que su hijo padezca alguna enfermedad grave, que le suceda algo malo durante la gestación o incluso después de nacer. El principal temor de las madres es no sentir al bebé moverse en su interior. También se teme que nazca antes de tiempo.En esta imagen aparece una mujer embarazada sujetándose la barriga sobre un fondo negro de pizarra. Sobre su cabeza, hay una nube de tiza que nos da a entender que está pensando.

2. El parto

Desde el momento en que supiste que estabas embarazada, te obsesionas con vídeos sobre partos o preguntas a tus amigas y familiares que tienen hijos sobre el momento del nacimiento. ¿Me dolerá mucho? ¿Sufriré como en las películas? ¿No sabré cuándo empiezan las contracciones? Son las preguntas más habituales.

3. El futuro

Claro que ser padres es todo un desafío y no sabemos a ciencia cierta qué sucederá, qué tipo de crianza le daremos a nuestros hijos o cuántas veces nos equivocaremos. Entre los pensamientos negativos en el embarazo no podemos dejar de lado esa sensación de que seremos las peores madres del mundo, que no sabremos cómo actuar o que dejaremos de lado muchas cosas por nuestros hijos.

4. La pareja

Muchos son los cambios que suceden en la pareja cuando quedamos embarazadas. La relación no es la misma, de eso no hay dudas, pero tampoco significa que empeore, simplemente será diferente a partir de ahora.

Algunas mujeres tienen miedo a que pase algo con su pareja y se puedan quedar solas durante el embarazo y en la crianza de los hijos. Asimismo, otras piensan que la relación se estancará o no tendrá la estabilidad de antes.

Los pensamientos negativos en el embarazo son repetitivos, automáticos, nos generan mucho miedo e inseguridad y están basados en todo lo que no queremos que suceda, tanto a nuestro bebé como a nosotras mismas.

¿Qué hago si tengo pensamientos negativos en el embarazo?

Es verdad, traer un hijo al mundo no es tarea sencilla, pero no ganarás nada poniéndote nerviosa o pensando en cosas malas. Dado que no podemos evitar que los pensamientos negativos aparezcan, sí tenemos la posibilidad de quitarlos de nuestra mente haciendo actividades placenteras como pueden ser:

1. Escucha música

Puedes poner tu canción favorita y cantarla a viva voz, o buscar algo más tranquilo (por ejemplo, música clásica, jazz, bossa nova) y reducir la ansiedad. Elige, por supuesto, melodías que no te generen tristeza ni te hagan acordarte de una situación poco feliz.Para evitar los pensamientos negativos en el embarazo, la música siempre es una buena aliada. En este caso, la mujer está tumbada en la cama escuchando música.

2. Sal a caminar

El ejercicio durante el embarazo es muy importante (respetando tus posibilidades) y una buena caminata siempre es buena para dejar de lado los malos pensamientos. No es necesario que sea muy extensa, incluso puedes dar unas vueltas a la manzana y regresar a casa.

Si tienes la posibilidad de caminar por la playa, por el campo o por algún sitio natural, es preferible antes que hacerlo en plena ciudad. ¡Verás cómo te relajas enseguida y piensas en cosas bonitas!

3. Halágate

Muchas mujeres no quieren mirarse al espejo durante el embarazo porque se ven gordas. Pero este ejercicio se utiliza muchas veces para halagarte y honrarte por lo que estás haciendo en este mismo instante: ¡formando una vida!

Por ello, ponte frente al espejo, di cosas bonitas y mímate un poco. Acaricia el vientre y dile a ese pequeño que crece en tu interior que serás la madre más fuerte del mundo y que nada ni nadie podrá vencerles.

4. Medita

Una excelente manera de eliminar los pensamientos negativos en el embarazo (y en cualquier etapa de la vida) es la meditación. Sin embargo, no es necesario ir a un templo budista, por ejemplo, ni nada por el estilo, solo elegir el momento del día donde todo está más tranquilo en casa, encender un sahumerio, poner música instrumental y cerrar los ojos.

Céntrate en la respiración y haz que las ideas que llegan a tu mente se vayan como las nubes en el cielo cuando hay viento.

Los pensamientos negativos durante el embarazo son comunes y todas las mujeres los tienen. De ti depende reducirlos o encauzarlos en algo positivo.

  • Clarindhi, E. (2013). La música en el Embarazo. Estimulación Temprana.