¿Qué pasa con los niños mimados cuando se convierten en adultos?

Los niños mimados no se van a acabar nunca. Hasta los padres que aspiran ser los más estrictos terminan sucumbiendo ante los sentimientos por su hijo. A nadie se le puede prohibir que sea amoroso y consentidor con su hijo, pero a veces nos excedemos.

Algunos especialistas creen que se acerca la generación más débil. Estos niños que son muy mimados, cuando llegan a adultos pueden tener ciertos inconvenientes. La vida adulta conlleva un montón de responsabilidades, de alguna manera aprendemos muchas de estas cosas cuando somos niños.

Sin embargo, aquellos pequeños que tienen la vida resuelta, en ocasiones deben aprender desde cero. Por lo general, mimarlos de manera exagerada implica que la protección alcance todas las actividades. Estos niños están rodeados de comodidades y todo se les hace muy fácil. Por lo tanto, cuando llegan a adultos tienen problemas para desenvolverse por sí solos.

Educando a los adultos

La autora del libro “Hiperpaternidad”, Eva Millet, explica que los niños no nacen mimados desde ya. Somos los adultos quienes comenzamos a sobreprotegerlos. Con el tiempo ellos van descubriendo las herramientas con que cuentan.

Comenta que en la actualidad hay niños que no se levantan al caer, sino que esperan a que los levanten. Este patrón comienza a observarse más seguido, por lo cual, el sistema educativo ya está mostrando  preocupación. Es difícil cambiar este comportamiento de un día para otro, tanto en padres como en niños.

Aunque no todos vayan a estar de acuerdo, se trata de una intervención necesaria, dice Millet. Hace falta un poco de carácter para criar a los adultos del mañana. La escritora plantea que en este caso la educación tradicional tiene sus ventajas. En algunos colegios británicos mantienen la vieja escuela. En ese país, un niño que puede levantarse por sí solo, no puede esperar a que lo levanten.

377ce1197ea4654623b6745bbbee3b53

La educación en España se enfoca en los valores. Sin embargo, los especialistas hablan de la necesidad de que esos valores sean defendidos a la hora de actuar. Hace falta que se muestre decisión, habilidad para actuar y responsabilizarse por las consecuencias.

Fomentar carácter en el niño mimado

Cuando llegan a adultos, la mayoría de los niños mimados son débiles e incapaces de resolver rápidamente. Por lo general, son personas que no actúan ante los problemas, sino que se quejan y derrumban.

El filósofo Gregorio Luri,  autor del libro “Mejor Educados”, afirma que les estamos enseñando a los niños “las náuseas y no el apetito”. Con esto quiere decir que estos niños están preparados para identificar con rapidez  lo que no les gusta, pero no pueden actuar ante esto. En otras palabras, no saben cómo resolver los problemas que les aquejan.

Para él, no está mal criarlos en valores; pero deben salir de esta evaluación reflexiva a la acción. Esto se fomenta con ejemplos y ejercicios prácticos, si un niño sufre el acoso, vamos a defenderlo. Enseñémosle a no ceder ante la presión del grupo,  y que puedan proteger al más débil.

«Para mí, los rasgos del carácter son esas cualidades que nos engrandecen como personas: la resistencia, la habilidad para trabajar con otros, enseñar humildad mientras se disfruta del éxito y capacidad de recuperación en el fracaso»

– Nicky Morgan. Exministra británica-

Según los expertos, ya tienen suficiente con ser mimados. Advierten que mimarlos no implica que los dejemos indefensos ante el futuro. Los padres de ahora, están acostumbrados a ir a revisar los exámenes de sus hijos. Estos niños también esperan a que sus padres se enfrenten al árbitro. No les enseñan humildad, los sobreprotegen y los vuelven egoístas, según los autores.

La “generación blandita”

18a762eea7f4a707fee6456a86a8be0b

Otros pensadores señalan que no se debe hacer un escándalo de esto. Socialmente se evoluciona en ciclos de desarrollo que son bastante normales. Las familias no están dispuestas a que sus hijos pasen  las mimas necesidades que ellos pasaron. Si de niños sufrieron el carácter de sus padres o no tuvieron apoyo emocional, no quieren cometer ese error con sus pequeños.

La sociedad actual no admite comportamientos forzados, busca mayor comodidad y es menos exigente en los hogares. Sucede también que culturalmente existen nuevos modelos. Hay madres que se sacrifican para que sus hijos vistan a la moda. Es decir, mimar a los niños no tiene que ver con dinero. Los niños mimados vienen de distintos estratos sociales.

 

Categorías: Educación Etiquetas:
Te puede gustar