Parques de bolas: ¿peligrosos para la salud de los niños?

14 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López
Una investigación de una revista americana pone de manifiesto que los parques de bolas son focos de infección para los niños. La búsqueda de alternativas a estos parques es clave.

Seguro que han invitado a tus hijos alguna vez al cumpleaños de algún amiguito y lo han celebrado en un parque de bolas. También puede ser que tú misma hayas llevado a tus pequeños alguna tarde para soltar la adrenalina o como atracción en las ferias, pero ¿son seguros para la salud de los niños estos parques?

Los parques de bolas son populares porque resultan muy divertidos para los niños y es una manera de que jueguen y liberen energía. Estos son un recinto lleno de bolas de colores de plástico donde los niños pueden pasar horas sumergidos en ellas. Además, a ellos les encanta.

Ahora una investigación nos pone en alerta de lo peligrosos que pueden ser para la salud de los niños ¿Quieres saber más acerca de este tema? Sigue leyendo.

¿Por qué son peligrosos para la salud de los niños los parques de bolas?

Una investigación publicada en la revista americana American Journal of infection Control, ha puesto en evidencia que las piscinas que se utilizan para terapia física con niños, parecidas a las de los parques de bolas de cualquier restaurante, contribuye a la transmisión de multitud de gérmenes que pueden resultar muy peligrosos para la salud.

Niño feliz jugando en un parque de bolas.

En concreto, se analizaron de 9 a 15 bolas de los parques y se encontró que tienen suciedad visible entre las que se encontraban restos de orina, heces y vómitos, por lo que genera un entorno contaminado.

Según el estudio, los restaurantes o zonas de entretenimiento pueden pasar semanas hasta limpiar a fondo dichos parques de bolas. Esto hace que los microorganismos crezcan y se acumulen a niveles importantes y que puedan desencadenar infecciones en los niños hasta ponerlos muy malitos. Se identificaron hasta 31 especies de bacterias y una especie de levadura.

Algunos tipos de bacterias que se detectaron en los parques de bolas son:

  • Streptococcus oralis. Este microorganismo puede producir shock estreptocócico, endocarditis y síndrome de dificultad respiratoria en adultos.
  • Staphylococcus hominis. Este puede causar infecciones en la sangre y puede ser causa de una sepsis en los niños.
  • Enterococcus faecalis. Puede producir infección del tracto urinario, septicemia, endocarditis y meningitis, entre otras.
  • Acinetobacter lwofii. Este microorganismo puede provocar neumonía, meningitis, infecciones en la piel y tracto urinario e incluso septicemia.

Las investigaciones recomiendan la limpieza regular en profundidad de estos parques de bolas para cuidar la salud de los niños, pero también de los trabajadores y monitores de los centros lúdicos.

¿Qué alternativas tenemos a los parques de bolas?

Es verdad que los parques de bolas son una opción muy solicitada por los padres, sobre todo en la época invernal, ya que es un lugar cerrado donde no pasar frío y los niños se lo pasan bien.

Pero no es esta la única opción de la que disponemos los progenitores para que nuestros hijos se diviertan. Podemos buscar infinidad de oportunidades y ser creativos. Por si no se te ocurren, aquí tienes unas cuantas ideas.

Paseo por el campo

Pasear por la naturaleza puede ser una muy buena opción de cara al buen tiempo. Los niños liberarán ese exceso de energía, con el ejercicio físico de andar y además conocerán la naturaleza en su máximo esplendor. Podemos ir equipados con ropa adecuada y una mochila con agua y algo de comida. Seguro que será algo muy divertido para toda la familia.

Taller de cocina, una de las mejores alternativas a los parques de bolas

Cocinando podemos pasar ratos realmente divertidos con nuestros niños; a ellos les encanta pringarse y, además, podemos enseñarles hábitos saludables conociendo los alimentos a fondo, las frutas, las verduras, los tipos de cocinado que existen, etc.

Niño jugando en un parque de bolas.

Juegos de mesa

Cuando el tiempo no acompañe, podemos utilizar el tan socorrido parchís, el ajedrez, las cartas o cualquier otro juego de mesa que tengamos en casa. Hay una gran variedad de juegos que pueden resultar muy educativos para los niños y se lo pasarán pipa.

Ir al parque

Podemos preparar la pala y el cubo e ir a visitar los parques con zonas verdes para poder jugar los niños libremente.

Visitar la biblioteca

Esta opción puede resultar muy divertida y fascinante para los niños. Además, acercarlos a la lectura es algo muy importante. Además, existen actividades en las bibliotecas, como cuentacuentos o algunos talleres, que encantarán a mayores y pequeños. Podemos informarnos previamente para que el niño vaya, así, potenciará y desarrollará su creatividad e imaginación.

Como ves, los parques de bolas pueden resultar peligrosos para la salud de nuestros niños, y la verdad es que ningún padre quiere eso para sus hijos. Esperamos que estas ideas para hacer con los más pequeños de la casa y evitar en la medida de lo posible el contacto con los parques de bolas os encanten y las llevéis a cabo. No obstante, si visitáis estos lugares, no olvidéis extremar la higiene de los niños.

  • Oesterle, M.E, Wright,K., Fidler,M., Johnson, P. & Bialonska, D. (2019). "Are ball pits located in physical therapy clinical settings a source of pathogenic microorganisms". American Journal of Infection Control, 47 (4).