Papa, ¡te he hecho un pastel!

Invita a tu niño a hacer un pastel para obsequiar a su papá el día de los padres. La receta que elijas debe ser fácil de elaborar para que tu hijo pueda participar en ella. En eres mamá traemos a tu consideración una que reúne esa característica pero, además, es bastante económica y, por si fuera poco, está pensada para tiempos o países en donde la vida se hace difícil y tener un horno o una merenguera puede ser un lujo.

¡Que este día de los padres todos los niños puedan darles un pastel de obsequio a sus papás!

Ese es nuestro deseo. Esperamos que también sea el tuyo.

Pastel de coco y chocolate para el día de los padres

Para elaborar el pastel de coco y chocolate con el que festejar el día de los padres en familia debes tener los siguientes ingredientes:

1 taza de harina
2 tazas de azúcar refino
3 huevos
1 pizca de aceite
5 cucharadas de coco rallado (se obtiene rallando la masa del coco)
3 cucharadas de chocolate en polvo
3 cucharadas de mantequilla

cosas-que-jamas-te-dijeron-de-ser-papa-de-una-nina-3-730x483

Utensilios

1 cazuela resistente al calor que tenga tapa con orificio por donde, de a poco, pueda salir el aire.
1 hoja de papel blanco
Tijeras
Hornilla eléctrica
Cuchillo de mesa
1 plato llano para servir el pastel

Modo de preparación

Parte todos los huevos, separa las yemas de sus claras y pon las tres claras en un recipiente hondo. Toma un tenedor y bate las claras sin parar para hacer el merengue. Pídele a tu niño que te ayude en esto.

Toda vez que el merengue esté a punto de nieve tu hijo le deberá agregar 1 taza de azúcar, luego, habrá que seguir batiéndolo hasta que el azúcar se disuelva y notes que toma una tonalidad brillante. Tu hijo podrá comprobar todo esto si le da una probadita, seguro le encantará esta petición. Luego dile que eche las tres yemas de huevo y continúa sin dejar de batir.

A continuación, vete añadiendo poco a poco la taza de harina. A medida que lo hagas mezcla de manera suave. Continúa echando otro poco de harina y sigue revolviendo de manera suave. Esto te tomará algunos minutos, pero es importante que no te apures.

Cuando todos los ingredientes estén mezclados deja la masa por un momento.

Embadurna el fondo de la cacerola que utilizarás como molde con la pizca de aceite y escurre todo el que sobre. Luego toma las tijeras y recorta el papel del mismo tamaño que tiene el fondo del caldero.

Toma el círculo de papel y ponlo en el fondo del caldero. Notarás que el papel absorbe el aceite. Luego pídele a tu niño que eche toda la masa dentro del recipiente cuidando no embarrar sus paredes.

Ponle la tapa a la cacerola y colócala sobre la hornilla a fuego lento. Luego de 10 a 15 minutos aproximadamente la masa habrá crecido y ya casi tendrán listo el postre de papá.

Para cerciorarte de que toda la panetela esté cocida puedes introducirle un cuchillo de mesa al mismo centro de la masa. Si el cuchillo sale limpio es señal de que ya puedes retirarla del calor, si sale embarrado deberás darle un poco más de tiempo.

nino-da-cereales-padre-p

Una vez que bajes la cacerola de la hornilla toma el cuchillo de mesa y pásalo por todo el borde de la panetela para que se despegue de las paredes del recipiente. Busca el plato llano, ponlo sobre el caldero y sin separarlos invierte la posición de los dos recipientes de manera tal que la panetela caiga sobre el plato.

Con el mismo cuchillo vete ayudándote a despegar el papel, ahora chamuscado, de la masa; luego voltéala y tendrás un gracioso pastel de forma convexa.

Deja que la panetela se enfríe y vayan haciendo el almíbar y la cubierta de chocolate.

Para lo segundo dale a tu hijo un recipiente con la mantequilla y el chocolate juntos y pídele que no pare de revolverlos hasta tenerlos completamente mezclados.

Para lo primero pon al fuego la otra taza de azúcar refino, agrégale un poco de agua y el coco rallado. Deja que el almíbar con coco cocine durante 5 minutos aproximadamente cuidando de que no se haga muy espesa para que pueda mojar el pastel.

Cuando estén el almíbar y la cubierta de chocolate listas toma el cuchillo y corta la panetela a la mitad de manera horizontal. En el interior agrégale toda el almíbar con coco. Vuelve a unir las dos tapas y con el mismo cuchillo comienza a regar toda la cubierta de chocolate hasta cubrir la panetela completa.

Refrigera y ¡sírvela de postre el día de los padres!

Categorías: Ocio y maternidad Etiquetas:
Te puede gustar