Papá solo hay uno. 8 perfiles de papá que debes conocer

Ariana · 27 octubre, 2015

 

“¡Cuando sea grande quiero ser como mi papá! ¡Mi papá es el mejor del mundo!” De seguro en algún momento de nuestra vida nos hemos expresado así, o hemos escuchado a algún niño con ojos radiantes decir estas frases.

Es cierto que las madres son quienes dan a luz, y nunca se insistirá lo suficiente en el valor de una madre. Sin embargo, los niños precisan de un padre que los ame, que esté a su disposición y haga todo lo posible por ayudarlos a convertirse en adultos responsables y dignos de confianza.

Un estudio destacado en la revista The Wilson Quartely mencionó: “El deterioro de la paternidad es un factor determinante en la mayoría  de los problemas que afligen a la sociedad estadounidense” y, podríamos añadir, también al resto del mundo.

Otros estudios llegan a la conclusión de que muchos de los trastornos del comportamiento juvenil, como la agresividad, la rebeldía, el bajo rendimiento escolar y la apatía, a menudo se deben a la ausencia paterna.

Aunque hay muchas tareas en la vida que resultan difíciles, ser un buen padre es unas de las más complejas e importantes. Todo padre de familia debería cumplir bien con su papel, dado que el bienestar y la felicidad de los suyos depende de ello.

8 Perfiles de papás que debes conocer

Conocer los múltiples estereotipos de padres permite al hombre reflexionar e identificar los aspectos que puede mejorar para crecer como líder de su familia. Te citamos algunos:

  • El papá con presencia presente es aquel que está con su hijo de manera completa, es decir, emocional, física y económicamente. Acompaña siempre con cariño y cuidados y participa en su desarrollo integral.
  • El papá ausente presente es quien satisface las necesidades económicas pero no las emocionales.
  • El papá presente ausente cubre el aspecto emocional del hijo pero no en lo económico.
  • Cuando el papá no está en ninguno de los aspectos de la vida de su hijo se conoce como ausente.
  • El papá  entrenador (sabe todo sobre su hijo).
  • El papá educador (todo es una lección).
  • El papá inquisidor (sólo aparece para regañar y castigar).
  • El papá genial  (celebra todo lo que hace su hijo sin guiarlo).
shutterstock_167843546

 

 Lo que más necesitan los hijos es pasar tiempo con sus padres. Eso no lo sustituye nada: ni el dinero ni los regalos ni los viajes.

 

Papá solo hay uno. ¿Cómo Lograrlo?

Nadie dijo que ser un buen padre era fácil. Sin importar la edad de tu hijo o cuántos tengas, debes saber que el trabajo de un padre nunca termina.

Además, cada bebé nace en circunstancias, entornos y momentos de madurez del hombre particulares.

La crianza, el desarrollo y la educación de los hijos no son cuestiones de recetas o patrones porque ellos son seres humanos únicos, irreemplazables e irrepetibles. Así, para cada hijo hay un padre.

Por tal razón, el verdadero papá es quien se enfoca en profundizar sobre el conocimiento de su hijo para acompañarlo y guiarlo en la aventura de vivir una vida plena.

Los expertos sugieren que para que logres este propósito debes concentrarte en aprender más de ti mismo, te relajes, disfrutes y confíes. Ser padre es cosa de hombres, que requiere de una permanente y diaria interrelación.

Recuerda que el mejor papá es aquel que se compromete, responsabiliza, participa y actúa para satisfacer las necesidades emocionales, físicas, espirituales, mentales y económicas que su hijo o hija requiere para ser un hombre o una mujer que enfrente adecuadamente la vida.

No asumas que una vez que tu hijo alcance la mayoría de edad o que tenga un título universitario tu trabajo como padre habrá terminado. Si bien es importante alentar a tus hijos a volverse independientes financiera y emocionalmente, también es importante hacerles saber que te preocupas, que siempre estás ahí para ellos y que los valoras.

En conclusión para ser un buen padre, debes estar presente, saber impartir disciplina y el buen ejemplo, y ser comprensivo con las necesidades de tus hijos sin mostrar debilidad. Esto te hará ser un papá único.