Nunca te vayas sin despedirte

Gladys · 6 octubre, 2015

Muchas veces las madres evitamos situaciones que puedan irritar a nuestros hijos porque no deseamos verlos llorar, patalear y pedir que los llevemos a hacia donde nos dirigimos. Es una tarea en principio fuerte pero debes asumirla, por lo cual nunca te vayas sin despedirte


Seguramente en tu rol de mamá te ha tocado hacer algún tipo de acrobacias: caminar en puntillas, generar distracciones y finalmente desaparecer sin despedirte como el mejor de los escapistas con la finalidad de evitar que nuestro hijo se irrite para lograr que te quedes o irse contigo.

Introducirnos en el papel de una espía tratando de concretar alguna misión solo para dirigirnos al trabajo, hacer las compras u otras tareas, además de agotador puede convertirse un círculo vicioso del cual debemos salir por el bienestar de todo el entorno familiar.

No lo engañes y despídete cada vez que te alejes

Una vez que tu hijo descubra que te has ido se sentirá engañado, desprotegido y desconsolado, aunque sea todo lo contrario a lo que se quiere proyectar. Las “salidas silenciosas” pueden ser continuamente frustradas y complicadas, trayendo como resultado retraso a nuestro destino, preocupaciones o angustias, al igual que potenciará las conductas inadecuadas del niño.

Despedirte  de manera natural y recordarle que volverás, será sano para ambos y harán que este evento sea menos traumático para tu hijo y tu entorno familiar

A medida que pasa el tiempo lograrías dejarle un mensaje de alerta y negativo en el subconsciente sobre “desaparecer” sin despedirte, por esa razón dejar en evidencia que te irás comunicándolo con las técnicas adecuadas será más conveniente para ambos a pesar de que el infante no lo comprenda en los primeros intentos.

Inculcarle el hábito de despedirse además de ser agradable y parte de la educación en sociedad paulatinamente conseguirás minimizar las conductas irritables.

Explicarle que te irás debe ser parte de tu comunicación cotidiana como madre hasta que  tu hijo asuma el evento con mucha naturalidad, por lo cual progresivamente podrás zafarte de las miles de artimañas que has aplicado hasta los momentos.

shutterstock_246259492

Enviale un mensaje positivo

Frecuentemente las madres solemos evidenciar la pena que nos da dejar a nuestro pequeño, ya sea con gestos o palabras, si evitamos transmitir o disimular este mensaje negativo el infante se sentirá más cómodo y a salvo, lo cual facilitará este cotidiano proceso.

Resaltar que estará seguro, repetirle quien lo acompañará durante tu ausencia, recordarle el tiempo que te tardaras son las claves para hacerlo sentir seguro en tu ausencia.

Mentir jamás debe ser una opción para salir sin despedirte, dado que, los niños suelen repetir las conductas de sus seres cercanos y es un anti valor para su desarrollo. Decirle un bello mensaje o entregarle algún objeto o juguete con el que posea afinidad le proyectará apoyo y distracción sana en los momentos de tu ausencia.

Refuerza el mensaje positivo

Aunque aparente sea obvio recalcar alegremente que llegaste, preguntarle cómo se portó, que hizo durante el día, describir que hiciste o mostrarle el objeto que compraste por ejemplo de existir esa posibilidad erradicará cualquier comportamiento negativo, notara que era cierto que volverías y se reforzará la seguridad y confianza entre ambos.

Premiar cada cierto tiempo  su buen comportamiento será una acción que debes implementar y ayudará a controlar cualquier irregularidad asociada a una mala actitud.

shutterstock_275628875

Reconoce sus sentimientos

Aclararle que es normal sentir temor, inquietud y apego ayudará a que se sienta comprendido, explicarle que esa pequeña separación les servirá a ambos para hacer cosas distintas, pero que siempre volverás y estarás para brindarle amor y entendimiento.

Menospreciar sus sentimientos o hacerles ver que nos chantajean emocionalmente prolonga el enojo o el sufrimiento, recuerda que como adultos podemos tener el control de la situación y nuestro deber como mamá es ayudarles finalmente cada vez que necesiten nuestro apoyo.

Recomendaciones que harán menos traumático el momento

A continuación encontrarás algunas recomendaciones para que no te vayas sin despedirte y convertir este momento en algo natural:

  • Mantener la serenidad
  • Ser lo más breve posible
  • Demostrar afecto
  • Recordar que volverás
  • Comunicarle con las personas que se quedará
  • Sugerirle las actividades que puede hacer en tu ausencia: tales como: un dibujo o manualidad para ti, recoger los juguetes, etc.
  • Recordar lo beneficioso que puede resultar un buen comportamiento
  • Premiar buenas actitudes
  • Escuchar lo que le incomoda
  • Responder o aclarar sus dudas