Niños multitarea, ¿ventajas y desventajas?

Fernando Clementin 28 marzo, 2018
Aunque hacer dos o más tareas a la vez siempre ha sido un anhelo del ser humano, nuestro cerebro no está preparado para ello. Las nuevas tecnologías pueden generar esa sensación, sobre todo en los niños, pero en realidad sus efectos no son tan beneficiosos.

Los nuevos dispositivos tecnológicos han provocado en la sociedad muchos cambios actitudinales. Uno de ellos es la sensación de poder hacer “muchas cosas a la vez”. Los jóvenes, como grandes usuarios de la tecnología moderna, no quedan afuera de este fenómeno. ¿Cuáles son las características de los niños multitarea?

Un retrato bastante común en estos tiempos es ver a un niño haciendo una gran cantidad de cosas a la vez. Por ejemplo: mientras hacen las tareas del colegio, están hablando por WhatsApp con sus amigos, escuchan música y miran, de reojo allá por el fondo, lo que pasan en la televisión. Cada cinco minutos, además, revisan qué hay de nuevo en las redes sociales.

Los padres suelen quejarse, pero tampoco tienen la potestad de recriminar demasiado. ¿No suelen los adultos —pese a que está prohibido— conducir y hablar por el móvil a la vez? ¿O hacer su trabajo mientras dialogan con un colega?

Los niños multitarea son una parte más de una sociedad que cada vez más se adentra en ese camino. Sin embargo, como siempre ocurre, cantidad no es sinónimo de calidad…

Características de los niños multitarea

Los niños multitarea suelen presentar los siguientes comportamientos:

  • Utilizan varios dispositivos a la vez: pueden estar mirando un programa que les gusta en la televisión, pero también estarán chateando, navegando e incluso mirando vídeos en su móvil.
  • La música siempre está de fondo: por lo general, les gusta estudiar, trabajar o pasar el rato mientras escuchan música. Esto, muchas veces, perjudica su concentración.
  • Se creen más productivos: lejos de notar las consecuencias negativas de ser multitarea, los niños se creen capaces de hacer todo a la vez.

Los déficits que presentan los niños multitarea

En primer lugar, hay que dejar en claro que los seres humanos no somos capaces de prestar atención a dos cosas a la vez. Ni siquiera cuando una de las acciones se realiza de forma automática. ¿Has notado que cuando vas caminando y debes prestar extrema atención a lo que te dicen por teléfono, ralentizas o directamente frenas la marcha?

La tecnología hace que los infantes se conviertan en niños multitarea.

Lo que las personas hacen, incluidos los niños multitarea, es redirigir rápidamente la atención de una acción a la otra. Esto es conocido en el ámbito de la ciencia como “alternancia continuada de la atención”.

Aunque a simple vista puede sonar como una ‘megacapacidad’ típica de seres evolucionados del siglo XXI, la verdad es que no es algo del todo conveniente. Los niños multitarea, así como todas las personas multitasking en general, suelen presentar los siguientes inconvenientes:

Menor calidad en su trabajo

Es imposible hacer dos cosas a la vez y hacerlas bien. Inevitablemente, por más esfuerzo que se ponga, siempre lo más importante se llevará un mayor porcentaje de atención. En ese “ir y venir” que el cerebro realiza de una acción a la otra, quedarán perdidos muchos detalles que no pasarían por alto si nuestra total atención estuviera en ello.

Al cambiar de una actividad a la otra, la concentración se detiene y debe reiniciarse para comenzar con algo nuevo. Luego, al volver a cambiar, el proceso se repite. Esto, además, favorece la desconcentración, ya que el cerebro es incapaz de enfocarse al cien por cien en algo sin atender al contexto.

“Los seres humanos no somos capaces de prestar atención a dos cosas a la vez. Ni siquiera cuando una de las acciones se realiza de forma automática”

Mayor desgaste mental

Está comprobado que los niños multitarea suelen terminar “quemados” por sus actividades. Esto pasa incluso cuando no se les ha exigido mucho. Lo que ocurre es que, al intentar hacer tantas cosas a la vez —aunque muchas de estas acciones sean de importancia mínima—, el cerebro se cansa más y en menos tiempo.

La razón es justamente la misma que para el apartado anterior. Detener la concentración y centrarla en otra cosa cada algunos minutos produce una angustia y un estrés muy grandes para la mente.

Los niños multitarea son muy influenciados por las nuevas tecnologías.

Merma de concentración y la memoria

En la investigación de Stanford citada arriba, los especialistas analizaron ciertas capacidades de los estudiantes mediante distintas actividades cognitivas. Tanto en la que requería de concentración para seguir una consigna como en la que probaba la memoria, los grupos de jóvenes con “menor capacidad multitarea” lo hicieron considerablemente mejor que los otros.

Aunque este estudio fue hecho con adolescentes, sus efectos podrían trasladarse a los niños multitarea sin problemas.

Finalmente, también hay quienes apoyan la teoría de que los millennials traen incorporada esta capacidad de enfocar su atención en múltiples objetos. De hecho, existen estudios que hablan de las personas “supertareas” y se están investigando sus características y capacidades.

No obstante, pese a algunas excepciones y teniendo en cuenta también que muchas empresas están haciendo grandes cambios para favorecer este poder mutitasking, todavía se trata de algo poco viable para la mayoría de las personas.

Sus desventajas están mucho más probadas que sus ventajas; será mejor ir de a una cosa por vez, aunque la tecnología nos haga sentir omnipotentes muchas veces.

Te puede gustar