Niños de alta demanda

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga María Alejandra Castro Arbeláez el 15 marzo, 2019
Viviana Schafer · 15 marzo, 2019
¿Qué son los niños de alta demanda? ¿Cómo puedes saber si tu hijo es uno de ellos? Si el niño necesita máximos cuidados o necesidades, te causa frustración, agotamiento y te hace dudar de tus capacidades como madre, seguramente sea un niño de alta demanda.

Los niños de alta demanda son activos y requieren de cuidados máximos, ya que son más sensibles y absorbentes. Si tu hijo llora todo el tiempo, siempre tiene hambre, necesita que lo atiendas primero, quiere estar todo el día pegado a ti, siempre requiere de algo más, agotándote y haciéndote sentir frustrada, es probable que tengas un niño de alta demanda.

Es completamente normal que te sientas angustiada, en especial cuando cumples con todas las necesidades de tu hijo y aún así no deja de llorar. Esto puede resultar muy confuso si eres madre primeriza, ya que los bebés requieren mucha atención. Entonces, puede surgirte la siguiente pregunta: «¿es mi hijo demandante, caprichoso o es un bebé de alta demanda?»

La alta demanda no es otra cosa que una característica propia de la personalidad de tu hijo que lo hace diferente de los bebés demandantes o de los pedidos comunes de estos. Podrías pensar que es un malcriado, que estás haciendo algo mal, pero la verdad es que es un bebé muy sensible que requiere de mucho amor y paciencia.

Lo más importante es reconocer su carácter. Cada bebé es un mundo y no existe una sola forma de crianza, pero sí que existen ciertas características comunes que puedes reconocer fácilmente para saber si tu hijo entra dentro de la categoría de niños de alta demanda.

Características de los niños de alta demanda

Es muy importante conocer cuáles son las características de los niños de alta demanda para poder diferenciarlos de un niño demandante.

  1. Reclaman atención y contacto físico constante. Necesitan todo el tiempo estar en brazos, que duermas con ellos y que les des cariño. Necesitan estar constantemente cerca de ti.
  2. Son hiperactivos. Son niños que lloran mucho y duermen poco. Se despiertan al mínimo ruido, les cuesta dormirse y son muy inquietos.
  3. Son agotadores. Tienen mucha energía, siempre quieren más y les cuesta parar. Son grandes esponjas, ya que absorben la energía de los demás.Niños de alta demanda.
  4. Nunca están satisfechos. Nada les alcanza, exigen siempre más: más tiempo, más cariño, más atención o más explicaciones.
  5. Son impredecibles. Lo que pudiste hacer ayer para calmar una rabieta o para lograr que comiese, si lo pruebas nuevamente, deja de tener el mismo efecto.
  6. Son hipersensibles. Tienen mucha consciencia de lo que ocurre en su entorno. Si hay demasiado ruido o recibe demasiados estímulos, pueden llegar a irritarse con facilidad, pero esto puede brindarles en el futuro una gran empatía y sensibilidad.
  7. No se calman solos. No saben contenerse y autorregularse, por lo que necesitan de ti para calmarse.
  8. Tienen hambre frecuentemente. Cuando aún son pequeños y les das de comer, lo que realmente quieren es que los atiendas y sentir contacto físico, ya que esto les brinda sensación de seguridad.

¿Cómo actuar con niños de alta demanda?

Lo primero que debes tener en cuenta es que los bebés de alta demanda, a medida que van creciendo, se convertien en niños, adolescentes y adultos de alta demanda.

Esto no tiene por qué considerarse como negativo, sólo hay que tenerlo en cuenta durante la crianza y suavizar dichas características o hacer que evolucionen hacia otras nuevas.

Su alto grado de sensibilidad e intensidad suele hacer que se frustren con facilidad, por eso es importante que los guíes para que aprendan a tolerar su frustración. Son muy conscientes de sus acciones y, si aprenden a canalizar mejor su frustración, podrán hacer todo lo que se propongan en la vida.

Es importante cambiar de cuidador para que nos ayude con su educación. Es muy difícil admitir que como madre no puedes con todo y que necesitas también momentos de descanso y desconexión, lo que te permitirá recuperar energía y despejar tu mente.

Al ser altamente sensitivos, perciben todo, por ello debes evitar utilizar palabras negativas, ya que pueden atribuírselas a ellos mismos. Lo mejor que puedes hacer en estos casos es acompañarlos en su plano emocional, ser positiva y sustituir los castigos, las etiquetas y las palabras negativas por afecto.Niños de alta demanda.

Otras recomendaciones

También debes ser constante y coherente con lo que le dices a tus hijos y lo que luego haces. Debes dar ejemplo. A veces estás tan cansada de escucharlos gritar que acabas cediendo a sus demandas, pero no puedes ceder a todo lo que reclaman pues, si lo haces, estarás colaborando en potenciar su inseguridad y angustia.

Además, hay que remarcar que los niños de alta demanda son normales, solo que son más intensos, curiosos y pueden ser agotadores, pero no olvides que tienen cualidades maravillosas que hace que los ames con la misma intensidad con la que ellos hacen todo.