Nevus congénito: todo lo que debes saber

Si bien los nevus congénitos suelen ser comunes e inofensivos, pueden desarrollar algunas complicaciones a futuro. ¿Quieres conocer más sobre ellos?
Nevus congénito: todo lo que debes saber
Maria del Carmen Hernandez

Escrito y verificado por la dermatóloga Maria del Carmen Hernandez el 06 agosto, 2021.

Última actualización: 06 agosto, 2021

Los nevus congénito son una de las manifestaciones de la piel más frecuentes. Su importancia clínica radica en la posible asociación con el melanoma maligno y algunas complicaciones neurológicas. Si bien en su mayoría son lesiones benignas, su inocuidad depende en gran medida del tamaño y de su evolución.

¿Qué es un nevus congénito?

Los nevus congénito son lesiones oscuras (pigmentadas) que están presentes desde el nacimiento. También pueden aparecer a los pocos meses de vida y entonces se los llama nevus congénito tardío.

En la mayoría de los casos, los nevus son benignos; sin embargo, un pequeño porcentaje de ellos pueden transformarse en melanomas malignos.

Los nevus se componen de un conglomerado de melanocitos (células del pigmento) y esto ocurre como como resultado de mutaciones ocurridas en la vida intrauterina. Los niños con múltiples nevus congénitos suelen heredar esta condición de sus familiares.

De acuerdo a una revisión de la Asociación Española de Pediatría, las consultas motivadas por este tipo de lesiones son cada vez mas frecuentes.

Clasificación de los nevus congénito

Para determinar la probabilidad de riesgo de transformación maligna, los nevus congénito se clasifican según el tamaño de la siguiente manera:

  • Pequeños: menos de 1,5 cm de diámetro.
  • Medianos: 1,5 a 20 cm de diámetro.
  • Grandes: 20 a 40 cm de diámetro.
  • Gigantes: mayores de 40 cm de diámetro.

Si bien los nevus congénito gigantes ocurren en los niños, son muy raros. Esto lo asegura a un estudio publicado por The British journal of Dermatology.

Otras clasificaciones de nevus congénito se establecen en base a características de la forma o el momento de aparición de las lesiones. Dentro de los tipos más frecuentes, se destacan los siguientes:

  • Nevus tardío: aparece un tiempo después del nacimiento.
  • Nevus lentiginoso moteado: es una mancha marrón plana con pequeñas manchas más oscuras en su interior.
  • Halo nevus: es un nevus que posee un halo blanco a su alrededor. Este lunar se desvanece de manera gradual con el paso del tiempo, dejando solo la mancha blanca.

Evolución de los nevus congénito

Este tipo de lesiones crecen a la par del niño. Por ende, pueden volverse más pequeñas o más grandes con el tiempo o incluso tornarse más oscuras, con mayor relieve o agregarse pelos. En algunos casos pueden desaparecer por completo, aunque esto es más raro.

Toda persona que nazca con un nevus congénito mediano, grande o gigante debe realizar controles dermatológicos con regularidad. Y además, estar pendiente ante la aparición de alguno de los siguientes signos:

  • Aumento de tamaño.
  • Hiperpigmentación.
  • Forma irregular.
  • Protuberancias.
  • Cambios de tonalidad.

Al nacimiento los nevus son claros y planos, pero es habitual que sufran cambios a lo largo de la infancia.

dermatologia infantil nevus congenito gigante mancha cafe con leche niño infantil

Quizás te interese: Cuidados para niños con pecas

Complicaciones posibles

En algunos casos, los nevus congénito se manifiestan con eccema y prurito (picazón) y esto se puede controlar con cremas con corticoides. Pero las complicaciones más graves suelen ocurrir en aquellas personas con nevus congénito más grandes. A continuación, mencionamos las más relevantes.

Melanosis neurocutánea

La melanosis neurocutánea es una enfermedad que se asocia a la presencia de melanocitos a nivel de la medula espinal y el cerebro. En general, afecta entre el 5 y el 10 % de los nevus congénito gigantes.

Esta condición puede cursar de forma asintomática, pero cuando se manifiesta con síntomas estos son bastante notorios:

  • Vómitos repetidos.
  • Dolores de cabeza.
  • Convulsiones.
  • Irritabilidad.
  • Problemas del neurodesarrollo.

Esta variante sintomática de la enfermedad tiene alta mortalidad y generalmente ocurre en los primeros 3 años de vida.

Melanoma

Los melanomas son tumores malignos de la piel. Cuando ocurren a partir de un nevus congénito suelen ser muy agresivos. En general se manifiestan como nódulos o pápulas que pueden ulcerarse. Al momento del diagnóstico, el paciente suele tener metástasis en los ganglios linfáticos.

Los nevus congénitos poseen un riesgo considerable de malignizar en los primeros 15 años de la vida del niño. Por lo tanto, el 70% de los melanomas malignos que ocurren sobre ellos se manifiestan antes de la pubertad.

¿Qué tratamiento requiere el nevus congénito?

Todos los pacientes deben ser evaluados de manera individual, ya que los riesgos de desarrollar una enfermedad grave dependen de varios factores. Además del riesgo oncológico, el impacto psicológico es uno de los aspectos determinantes a la hora de optar por extirpar la lesión.

Las opciones terapéuticas se dividen en quirúrgicas y no quirúrgicas. Entre las quirúrgicas se incluyen las siguientes:

  • Escisión con reconstrucción.
  • Legrado.
  • Escisión tangencial.
  • Escisión en bloque o en serie.

Los tratamientos no quirúrgicos sirven para reducir la pigmentación y mejorar la apariencia estética de los nevus. Entre ellos:

  • Abrasión dérmica.
  • Crioterapia.
  • Peelings químicos.
  • Electrocirugía.
  • Láser ablativo.

Ante la presencia de nevus congénitos múltiples o gigantes siempre se recomienda un seguimiento médico estricto. Además, la melanosis neurocutánea debe ser evaluada también por un neuropediatra.

Los nevus congénitos más pequeños pueden ser extirpados a través de una escisión primaria. No obstante, las lesiones más grandes pueden necesitar una cirugía más compleja.

Nevus congénito y la consulta dermatológica anual

dermatologo infantil niño brazo dermatoscopio contro salud lunares nevus anual rutina prevencion cancer piel melanoma

La dermatoscopia es uno de los procedimientos más importantes para la evaluación de los nevus. Es es un método rápido, barato y no invasivo, que le brinda al especialista la información necesaria para diferenciar un nevus congénito de otras lesiones pigmentadas. Siempre que exista alguna sospecha de melanoma, será necesario recurrir a una biopsia de piel de manera urgente.

Por este motivo, realizar las consultas de rutina con el dermatólogo es una excelente manera de prevenir el cáncer de piel.



  • Levy R, Lara-Corrales I. Melanocytic Nevi in Children: A Review. Pediatr Ann. 2016 Aug 1;45(8):e293-8. doi: 10.3928/19382359-20160720-07. PMID: 27517357.
  • Castilla EE, da Graça Dutra M, Orioli-Parreiras IM. Epidemiology of congenital pigmented naevi: I. Incidence rates and relative frequencies. Br J Dermatol. 1981 Mar;104(3):307-15. doi: 10.1111/j.1365-2133.1981.tb00954.x. PMID: 7213564.
  • Kinsler VA, O'Hare P, Bulstrode N, Calonje JE, Chong WK, Hargrave D, Jacques T, Lomas D, Sebire NJ, Slater O. Melanoma in congenital melanocytic naevi. Br J Dermatol. 2017 May;176(5):1131-1143. doi: 10.1111/bjd.15301. Epub 2017 Apr 4. PMID: 28078671; PMCID: PMC5484991.
  • Arad E, Zuker RM. The shifting paradigm in the management of giant congenital melanocytic nevi: review and clinical applications. Plast Reconstr Surg. 2014 Feb;133(2):367-376. doi: 10.1097/01.prs.0000436852.32527.8a. Erratum in: Plast Reconstr Surg. 2014 May;133(5):1312. PMID: 24469170.