¿Cómo saber si los lunares son cancerígenos?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Nelton Ramos el 3 enero, 2019
Naí Botello · 3 enero, 2019
Los lunares se caracterizan por tener formas individuales y particulares, de ahí que sea tan necesario poder identificar si son benignos o cancerígenos. 

Los lunares, también llamados nevus melanocítico según su nombre científico, son manchas en la piel de diferentes tonalidades y formas que están presentes en todas las personas, siendo los más susceptibles a presentarlas las personas de tez blanca. Como su forma y color suelen variar, muchas personas se cuestionan cómo saber si los lunes son cancerígenos. Te lo contamos aquí.

Los lunares son alteraciones en los tejidos. Su condición como benignos dependerá en parte del cuidado que se les proporcione, de factores genéticos de la persona o de cambios en su salud. Si eres caucásico y tu tez es muy blanca, presentas muchos lunares en tu piel o sientes molestias en alguno de ellos, este artículo te interesa especialmente.

Principales consideraciones sobre las anormalidades

Hay varias consideraciones que debes tener en cuenta sobre los lunares antes de que te evalúen. Los lunares sanos o nevus comunes son asintomáticos. Esto quiere decir que no tienen por qué generar prurito, ardor, supuración, inflamación o piel enrojecida.

como-saber-si-los-lunares-son-cancerigenos

Ya con estas primeras descripciones de lo que engloba tener un lunar sano puedes hacerte una primera idea sobre cómo identificar si tienes una anomalía en la piel y si este tumor será propenso a convertirse en cancerígeno. De aquí se desprende uno de los primeros baremos de identificación: su forma y color.

Identifica tus lunares

Mediante la forma

Los lunares tienen un aspecto circular, con bordes bastante definidos. También pueden presentarse de forma ovalada y su diámetro no sobrepasa los 5 milímetros de ancho. Para que puedas hacerte una idea, estamos hablando de un tamaño máximo estimado como el del borrador de un lápiz.

Existen dos tipos de lunares según su forma. Los lisos que suelen ser los más comunes, además de los que presentan elevación. Por tradición popular se considera que si un lunar presenta un relieve palpable o crece, puede enmascarar un melanoma, o su condición no es óptima, pero esto no es cierto. 

Si bien cuando se habla de anormalidades en los nevus la irregularidad de la forma puede salir a colación, será solamente el criterio del médico dermatólogo el que determinará su verdadera naturaleza. Se hace esta aclaración porque los lunares no se deben extirpar ni tocar de ninguna forma a menos que estos piquen, ardan o supuren y, en todo caso, será el especialista en una intervención ambulatoria el que debe realizar el proceso.

Mediante el color

Con respecto al color, generalmente se presentan en una paleta vinculada a tonos ocre o marrón, incluyendo también el negro, el azul, y el rojo, en los llamados lunares de sangreEl color de los lunares también puede ser un posible indicativo de alteraciones, pero como lo mencionamos cuando hablamos de la forma, si el lunar es asintomático, en teoría no hay nada que temer.

El color del lunar también tendrá una estrecha relación con el tono de piel de la persona. Las personas caucásicas y rubias tienen lunares con tonos entre el rosado y el marrón claro, mientras que las personas de cabello oscuro o tez morena presentan nevus de color marrón oscuro y negro.

¿Cómo saber si los lunares son cancerígenos?

Es muy poco común que un lunar sano se torne en melanoma, se deben dar condiciones excepcionales para que esto ocurra. También es cierto que algunos individuos son más propensos a sufrir esta condición, sobre todo los de piel muy blanca o los que se exponen al sol sin protección.

tipos-de-lunares

Es importante acotar que, aunque es bueno que identifiques si hay cambios o alteraciones en tus lunares, solo el dermatólogo tendrá la capacidad de determinar la condición exacta del lunar y el tipo de cuidados que merece. Así que si presentas más de diez nevus en tu piel, acude pronto a un chequeo para que el médico te guíe correctamente sobre este tema.

Para finalizar, queremos que sepas que  la prevención y el cuidado de la piel serán siempre excelente aliados para que tengas una piel saludable y tus lunares se mantengan sin riesgo a desarrollar células cancerígenas.

  • De Argila Fernandez-Duran, D. (2010). Cáncer de piel. Medicine. https://doi.org/10.1016/S0304-5412(10)70019-6
  • Mora Ochoa, M., Olivares Savigñon, R., González Gross, M., & Castro Mela, I. (2010). El sol: ¿enemigo de nuestra piel? Medisan
  • Owens, B. (2014). Melanoma. Nature. https://doi.org/10.1038/515S109a